Cuento de Terror 32: "Terror en el Baño"

-Oh, no- dijo Martina, retorciéndose sobre la butaca. 
   Su amiga, que comía palomitas de maíz de a puñados mientras observaba la película de terror, se dio vuelta fugazmente. 
   -¿Qué ocurre? 
   -Tengo que ir al baño. 
   -Entonces ve. 
  -No quiero. Esta es la mejor parte de la película. 
   -Pues entonces no vayas. 
   -Si no voy, mi vejiga estallará. 
  Su amiga abrió la boca para responderle, pero entonces recibieron chistidos desde diferentes partes de la sala de cine. 
   -Volveré enseguida- susurró Martina-. Luego me cuentas lo que ocurrió.
   Abandonó su butaca y corrió en dirección al baño. Eran cerca de las doce y media de la noche y no había mucha gente en el centro comercial, apenas un muchacho que cansinamente barría el suelo, y un par de empleados de la cafetería que guardaban las cosas para marcharse de allí lo antes posible. Martina se detuvo delante de la puerta del baño y lanzó una maldición: la entrada estaba cruzada con un letrero de plástico amarillo. Retrocedió sobre sus pasos y miró en derredor, desesperada. Vio una escalera y se lanzó decidida hacia el lugar. La escalera, que no era mecánica, la condujo a un corredor de pisos relucientes, con tiendas comerciales ya cerradas y oscuras a ambos lados. A unos cincuenta metros, suspendido de unos cables del techo, un letrero luminoso le indicó la presencia de los sanitarios. Martina, infinitamente aliviada (ahora ya no le preocupaban tanto las escenas perdidas de la película, sino sus ganas insoportables, casi dolorosas, de orinar) se metió corriendo en el lugar. Los pisos del baño brillaban impecablemente bajo la dura luz de los fluorescentes del techo. La chica, como era su costumbre, eligió el último de los cubículos para hacer sus necesidades. Antes de sentarse limpió la tabla del inodoro y luego colocó un buen colchón de papel higiénico sobre la misma, y recién entonces se sentó. 
    Y allí, mientras trataba de orinar lo más aprisa posible, comenzó a escuchar algo extraño. Era como si alguien, en algún cubículo vecino, estuviera rascando la madera con sus uñas. Pero no podía ser, estaba segura que no había nadie al momento de entrar. Aguzó el oído y escuchó. Y al rato el ruido se repitió, y además de eso Martina oyó el sonido de unas arcadas intensas, como si alguien estuviese vomitando dentro de algún cubículo. 
   La chica tuvo el impulso de agacharse y mirar por debajo del tabique divisorio, pero luego se dio cuenta que estaba completamente sola y aislada en esa parte del centro comercial, y entonces ya no quiso hacerlo, no quiso mirar, porque aquellos sonidos le ponían los pelos de punta. Quiso moverse, quiso levantarse y abotonarse el pantalón para salir pitando de allí, pero no pudo, estaba paralizada, sabía que algo horrible estaba a punto de suceder. Sacó desesperada el celular, con el propósito de alertar a su amiga de la situación. Y justo en ese momento vio la inscripción sobre la puerta, escrita con marcador negro: 

“Si escuchas ruidos raros, no mires hacia arriba. 
 Hanako-San te observa”. 

   La luz de los fluorescentes del techo se oscureció. Algo había trepado al cubículo y asomaba por encima del panel de madera. Martina podía verlo de refilón: era una cabeza. Una cabeza de piel blanca y cabello negro como el carbón. La chica comenzó a sollozar. Sus manos temblaban tanto que dejó caer el celular, que resbaló sobre los mosaicos y se perdió dentro de un desagüe. Sintió que algo, unos dedos húmedos, le acariciaban lentamente el cabello. La chica gritó y se encogió sobre el inodoro. Y luego, contradiciendo las indicaciones del graffiti, miró hacia arriba. 
    No era una mano lo que había acariciado su pelo. Era una lengua. Una lengua negra y ondulante, de aproximadamente dos metros de largo, que salía de la boca de aquella cabeza suspendida sobre el panel del cubículo. La lengua, como una desquiciada serpiente, se enredó en las profundidades de su pelo, mientras Martina gemía aterrorizada. Pasó por sus ojos y sus mejillas, dejando un rastro húmedo y fétido sobre su piel. Y luego se enroscó en torno a su cuello, donde comenzó a apretar. 
    Media hora después, el empleado de limpieza, alertado por la amiga de Martina, entró al baño y revisó los cubículos, uno por uno. No le agradaba entrar allí; desde que una turista japonesa había muerto dentro de un cubículo, ahogada con su propia lengua durante un ataque epiléptico, se decía que aquel baño estaba embrujado y podían escucharse ruidos escalofriantes durante la noche. Sin embargo, no encontró nada raro durante la inspección, excepto por el desconcertante grafiti en la última puerta, que decía: 

“Si escuchas ruidos raros, no mires hacia arriba. 
Hanako-San te observa. 
Y Martina también”.

50 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Saludos!!

      Eliminar
    2. Olle ya no kiero ir al baño

      Eliminar
    3. es muy pero muy buena

      Eliminar
  2. Ya no quiero ir al baño!!!

    ResponderEliminar
  3. Hooolaaa mi querido Mauro demasiado buenas la historia... Ese tipo d historia si q son bastant aterradoras y ponen los pelos d punta. Ya habia scuchado algo parecido a esa historia con esa chica q segun se suicido o algo malo le paso en un bano y para serte franca cuando voy alos banos lo q me acuerdo es d eso porq paso d verdad.y trato d ir cuando hay gente o acompanada jijijiji. Bastant original la historia al final y hasta me hizo reir. Spero x mas cada vez se ponen mejores tus historias me encantan....saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad Hanako es una leyenda urbana japonesa, yo la conté a mi manera y por supuesto, le agregué algunas cosillas macabras jeje. Es por eso que te resulta algo conocida la historia. Un saludo Yuri, y nos encontraremos el viernes para la siguiente historia!!

      Eliminar
  4. Genial!!!¡ espeluznante
    ATT
    Mafe

    ResponderEliminar
  5. Virginia esta historia si les gusto a mis hijos. Y les dio. Mucho miedo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, espero que no queden traumatizados jaja. Pero no me llamo Virginia, mi nombre es Mauro Croche y soy el autor de todas estas macabras historias (o Virginia te llamas vos??). Un saludo!!

      Eliminar
  6. Tienes un talento literario muy buen ! Aprovechalo al maximo

    ResponderEliminar
  7. Hola Mauro, buena historia... inesperado final.... ya tienes otra fiel lectora (y admiradora).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nare, bienvenida al blog!! Me alegra que te haya gustado, un saludo.

      Eliminar
  8. Amigo, usa Copyscape; están tomando tus cuentos sin citarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por avisar, no sabía lo que era copyscape y lo busqué en google, muy buen dato, lo voy a usar, gracias!!

      Eliminar
    2. Buenisima!! Ahora en el cine no voy al baño nunca mas xD xD

      Eliminar
  9. Mauro buena historria y muy aterradora me gusto

    ResponderEliminar
  10. Me dio mucho miedo esta MUY interesante

    ResponderEliminar
  11. holaaa graciaas por la historia estoy buscando cuentos jaja para relatarlo en el instituto(Tranquilo tenemos que decir de donde sacamoz el cuento porque si era dee inventar para eso ya tengo mi cabezita adoro escribir) pero me han pedido mia compañeros que busque un cuento largo... vamos que dure toda la hora... jaja y me gusta esta.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ok, suerte con la historia!! Después me cuentas como te fue!! Saludos...

      Eliminar
  12. Excelente... me dio mucho miedo al leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa XD

      Eliminar
  13. que espezlunante cuento me gusto y muy buen gusto saludos1!!!

    ResponderEliminar
  14. Me encanto estuvo muy buena escalofriante.cm me gustan!!!

    ResponderEliminar
  15. muy buenas historias, esta me hizo acordar al fantasma hanko, del anime historias de fantasmas, seguramente sera la misma historia japonesa, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente Anto, este cuento está basado en esa leyenda urbana, veo que tienes mucha cultura animé. Un saludo!!

      Eliminar
  16. muy buena! ya había escuchado la historia de hanako, tu versión esta genial n.n saludos!

    ResponderEliminar
  17. oigan si me dio miedo ya no quiero ir a los baños de las tiendas ni de lo cines aaaaa muy bueno cuento de terror gracias por subirlo atte stephanie

    ResponderEliminar
  18. me sirvio para mi clase atodos les gusto y les dio miedo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, me alegro. Un saludo para vos y tu clase.

      Eliminar
  19. Hola Mauro muy originales. Y buenas tus historias ya e leido varias una amiga yuri no se si la recuerdas me sugirio tu blog y d verdad me paren geniales t voy a recomendar con varias paginas y varios amigos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida al blog, Analeth, me alegra que te haya gustado la historia. Y claro que conozco a tu amiga Yuri, siempre se da una vuelta por aquí y es una de mis lectoras más cariñosas y fieles. Un saludo!!

      Eliminar
  20. tus historias son geniales, ya me dio miedito porque estoy sola y en mi baño al mirar al espejo se mira a alguien que se asoma por la puerta de la regadera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que describes es un buen escenario para un cuento!! Gracias por los elogios...

      Eliminar
    2. me podrias escribir un cuento con ese tema????

      Eliminar
    3. este cuento se lo conte a unas amigas en la escuela y al rato de contarselos, a una amiga que iba conmigo le dio ganas de ir al baño pero se aguanto porque le daba miedo por la historia y como ya sabes, los baños de las escuelas son mas o menos como en el cuento.

      Eliminar
    4. Sí, de hecho mencioné lo del escenario porque me gustó, así que cuando lo escriba te lo dedico. Saludos!!

      Eliminar
    5. podria ser la protagonista alguien llamada alondra amalia esque es la que se asusto mas con el cuento y dice que se pasa por esta pagina todo el tiempo y quiero darle un susto con tu historia. puedes?

      Eliminar
    6. Ok Yenifer, vamos a ver si podemos asustarla jaja!!

      Eliminar
  21. Q excelente historia enverdad te atrapa de principio a fin saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gabriela, bienvenida al blog. Publico todos los viernes y casi todos los martes. te mando un saludo.

      Eliminar
  22. Excelente historia, muy atrapante, felicitaciones y saludos. Espero con ansias la siguiente historia.
    (ME LLAMO PALOMA)

    ResponderEliminar
  23. Umm Realmente Buena ! Creo Que No Ire Mas Ah El Bño De Un Centro Comercial Y Menos Sola! :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno si gustas yo te acompaño :D

      BlackBerry9790_Profile_ID_00022544_12566_For_Application.

      Eliminar
  24. Mmm nose pero derrepente se me fueron las ganas de ir al baño.
    maría gutiérrez

    ResponderEliminar
  25. me encanta como escribes que bueno haber encontrado este blog

    ResponderEliminar
  26. KAWAIIIIIIIIIIIIII!!!!!!!!!!!!!!!!!!!( lindo)
    ME GUSTO MUCHO TU HISTORIA YA QUE ES UNA LEYENDA URBANA JAPONESA
    bueno se dice en muchos modos de esta leyenda de hanako-san
    podrias acer otra sobre otra leyenda japonesa o una historia algo parecida
    SAYONARA CHICA ANÓNIMA XD

    ResponderEliminar
  27. hay por dios se me pusieron los pelos de punta con tu historia muy buena mauro cierro los ojos y me imagino esa lengua larguisima hay me dejaste con miedo ajjajjaj tenes un grandisimo talento para escribir historia e entrado a varias paginas de cuentos de terror y ninguna es buena como la tuya desde el primer dia que lei una historia tuya (la cola del diablo) me encantaron voy a seguir leyendo tus historias hasta que nose me canse o hasta que entre a ese baño ajjaja bueno no te quito tu tiempo un abrazo gigante y nos vemos la proxima .chau. :D

    ResponderEliminar

Más Cuentos de Terror:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...