Cuento de Terror 33: "La Cuarta Vez"

-¿A dónde vas?- le dijo su padre, hundido en las profundidades de su sillón. 
   -Voy a casa de Vero, tenemos que realizar una tarea- mintió ella. 
   -Vuelve antes de las cinco. Y cuidado con andar haciendo cosas raras. 
  -Sí, papá- dijo de inmediato Agustina. Tomó su mochila y salió de la casa. Caminó un par de cuadras en dirección a la casa de Vero, pero luego de mirar hacia atrás y asegurarse que nadie la observaba, desvió el camino. Nerviosa, volvió a observar su celular. “Estaré esperándote en la esquina de Gaona, a las dos y media”, decía el mensaje de Nahuel. La chica sonrió. Eran las dos y cuarto de la tarde de un día espléndido, y ella por fin iba a conocer personalmente a Nahuel Cerro, el chico con el cual había estado chateando los últimos dos meses. Recordó las fotografías que él había enviado y su sonrisa se ensanchó. Era bien parecido, pero lo que más le gustaba era su mirada. Salvaje y tierna a la vez. Como la de un animal domesticado que puede morderte en cualquier momento. Y a ella le gustaba el peligro. Los demás chicos le parecían insulsos y corrientes, ninguno le llamaba la atención. Pero Nahuel… Nahuel había capturado su corazón de inmediato. 
   “Nahuel…” repitió la chica en voz alta, embriagada de emoción y felicidad. Llegó a las dos y cuarenta. No había nadie en los alrededores, excepto un perro que se rascaba las pulgas en la vereda. El auto de Nahuel, un vehículo de alta gama que le había regalado su padre para su decimo octavo cumpleaños (había gente que tenía muchísima suerte, pensaba con envidia Agustina), estaba estacionado en la esquina convenida, bajo la sombra de un árbol. Tenía los vidrios polarizados y no se veía el interior, aunque Agustina supo que era de él por las descripciones previas que el muchacho le había brindado. La chica se detuvo delante de la puerta del conductor y se hizo sombra con las manos, exhibiendo aquella sonrisa que (lo sabía muy bien) derretía a los chicos más duros. Golpeó el vidrio con aire juguetón y dijo: 
    -Hey, Nahuel, ábreme, soy yo, Agustina. Me puse el vestido rojo que me pedist… 
     La puerta de repente se abrió y una mano la agarró de los cabellos y la jaló en dirección al vehículo. La chica sintió un golpe terrible en la cabeza y comenzó a ver puntos negros. Antes de desmayarse, contempló confundida el rostro de su atacante: no se parecía en nada a Nahuel. Ni siquiera era un adolescente, sino un hombre grande, de la edad de su padre. Agustina ensayó un tibio pedido de auxilio, que ni siquiera fue un susurro, y luego se desmayó.
    Despertó en una habitación umbría y agobiante. Se escuchaba música de rock and roll a todo volumen. Las paredes estaban cubiertas con humedad y había algunos pósteres de grupos juveniles colgados de unos clavos. También había una fotografía obscena, aunque ella apartó de inmediato la mirada. Trató de moverse y descubrió que estaba atada a una silla. Su corazón bombeaba a una velocidad imposible y por un momento creyó que volvería a desmayarse. Pero luego escuchó un ruido a sus espaldas, y ella, de repente alerta, giró la cabeza hacia atrás. 
   -Hola, Agustina- dijo el hombre. Era alto, tan alto como una puerta, y estaba vestido completamente de negro. Tenía algo en su mano, que en un primer momento Agustina no pudo identificar-. Dormiste mucho… ¿Te sientes bien? 
   -¿Quién eres? ¿Qué crees que estás haciendo? 
  -Soy Nahuel, ¿no me reconoces? Aunque debo admitir que las fotos que subí al Facebook… bueno, quizás no se parezcan mucho a mí. Y en cuanto lo que estoy haciendo…- el hombre se puso delante de ella, y le mostró una procesadora eléctrica, manchada con una sustancia verduzca-. Estoy preparando tu comida favorita. Pollo al verdeo. Me esmeré mucho en hacerlo, así que estoy seguro que te gustará. 
    -Déjame ir. Por favor, déjame ir. 
   -No puedo hacer eso, y lo sabes- dijo el hombre, poniéndole una mano en la barbilla. La chica de inmediato comenzó a llorar. El hombre negó con la cabeza-. No llores, muñeca. No llores, porque… 
   Se escuchó un ruido de cristales rotos, y el hombre cayó despatarrado en el suelo. Todo ocurrió tan de repente que Agustina ni siquiera atinó a reaccionar. El hombre tenía la cabeza cubierta de sangre y sus ojos miraban despavoridos hacia uno y otro lado. Y al rato, la chica vio que una figura conocida ingresaba a través de la ventana rota. 
   -¡Papá!- dijo Agustina, llorando ahora de alegría-. ¡Oh, papá, me has seguido! Perdóname por mentirte… 
   -Hablaremos de eso después- dijo el padre. En su mano tenía una piedra similar a la que había arrojado en dirección a la cabeza del pedófilo. Miró en derredor y luego hizo un gesto de asco con los labios-. Primero me encargaré de esta basura. Le quitaré las ganas de salir con niñas. 
   Y cumplió con su palabra, o al menos lo intentó. Ató al hombre y comenzó a darle puntapiés y trompadas. Volaron dientes, sangre, incluso astillas de hueso cuando el padre le quebró el brazo con un martillo que encontró en otra habitación. Luego tomó una cuchara de sopa y le escarbó el ojo hasta sacárselo. El hombre que decía llamarse Nahuel se retorcía de dolor y suplicaba por su vida. Lejos de prestarle atención, el padre siguió con la venganza durante las siguientes tres horas. Lo sumergió en la bañera, le aplicó electricidad, le arrancó las uñas con una pinza. Le sacó el otro ojo y se lo comió como si fuese una uva. Finalmente, le bajó el pantalón y le picó el pene con la procesadora. 
   Cuando terminó, aquello era un baño de sangre. El padre estaba cubierto de rojo de pies a cabeza, y Agustina no se quedaba atrás, porque lo había ayudado en muchas de las “tareas”. Contemplaron lo que quedaba de Nahuel y luego Agustina echó un escupitajo sobre las vísceras del hombre, que habían quedado al descubierto. 
   -Perdón, papá- dijo la chica, abrazando a su padre. 
   -Estás perdonada, hija- dijo el hombre, devolviéndole el abrazo-. Pero la próxima vez, presta más cuidado. Esta es la cuarta vez que te pasa algo así, y yo no puedo andar matando pedófilos a cada rato. 
   -Te quiero, papá. 
   -Yo también, Agus- dijo el padre, con súbitas lágrimas de emoción-. Yo también. 
   Se limpiaron la mugre y luego salieron, abrazados, a la calidez de la noche de verano.

                ------------------------------------------------------------

Autor: Mauro Croche
Para seguirme por Facebook clic aquí: Facebook de 666cuentosdeterror
Para seguir este blog y no perderte ninguna historia clic aquí: Miembros

28 comentarios:

  1. Holaaa otra vez Mauro!!! Grandiosa historia, un poco sangrienta (para mis gustos),pero increible narracion!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nare, de vez en cuando es bueno un baño de sangre, hace bien a la piel jaja. En realidad esta historia la publiqué para varios lectores que pedían algo más gore de lo que habitualmente publico. Un saludo!!

      Eliminar
  2. Woooow mi querido mauro q tremenda historia esta...cada vez lo haces mejor y con mucho mas suspenso y aterrador. Y es una realidad q sta ala vista a nivel mundial pero no todos contamos con la proteccion d nuestros padres para defendernos en el momento preciso..cuantos casos horrorosos han pasado y q todavia hay crapulas abusando d menores aprobechando la internet. Muy buen relato sto lo deberias de publicar hasta en pamcartas para q muchos padres abran los ojos y protejan asus hijos tanto d mounstroos como el d las historia y como de la internet.cada vez me sorprendes mas sigue asi, Un besoteee y un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yuri, gracias como siempre por comentar y pasarte por el blog!! Lo del tema de la pedofilia en facebook es muy actual aquí en Argentina, e imagino que muchos lectores se sentirán identificados con los sentimientos asesinos del padre... Bueno, espero que andes bien y supongo que nos cruzaremos en la próxima historia. Un saludo!!

      Eliminar
  3. wooow me gusto muxo este cto!!
    terminó en un final felíz(bno no para el pedófilo) ggg amo tus ctos!! saludos!!
    Att.- Leonor

    ResponderEliminar
  4. muy buen cuento , pero no me gusto el fin ,podria mejorar

    ResponderEliminar
  5. Bueno anonimo dejame decirt q los cuentos d terror tienen mucha diversidad en cuantos a finales o principios se trata..xq a veces siempre nos imaginamos el mismo fin rutinarios d todas las historias d terror. Y particularment ami me encantan las historias q crea mauro x su creatividad, diversidad y sentido comun d la imaginacion... Asi como pued terminar d una manera puede terminar d otra jajajaja...mi querido mauro ya stoy anciosaaa ya hoy es martes. Spero x mas un abrazooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aaahhh salió Kill Bill Yuri a defenderme de las críticas jaja.

      Eliminar
    2. Hablando un poco más en serio, es normal que haya lectores que tengan diferentes opiniones sobre una misma lectura, es imposible agradar y gustar a todos. Y con las críticas no tengo problemas, siempre y cuando sean respetuosas y no tengan como objetivo "destruirme" jaja. Un saludo Yuri, pronto publicaré una historia que sé que te gustará...

      Eliminar
  6. Te felicito, descubri el blog de casualidad. Lei varios cuentos y uno mejor que el otro.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gabriela, bienvenida al blog, espero encontrarte seguido por aquí!! Un saludo...

      Eliminar
  7. La ultima parte me dio asco ya que, quien se come los ojos de alguien y le saca las biseras y le pica el pene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángel, precisamente diste en la clave de la historia, el padre tal vez estaba tan o más demente que el secuestrador... Un saludo!!

      Eliminar
  8. Excelentes tus historias mauro laverdad q este blog si que super genial y aterrador. Me lo recomendo yuri y al principio me parecio aburrido y de poca monta pero los lei todos y cada historia deja algo q pensar y q contar. t felicito por tan buena imaginacion y gracias a yuri tengo algo enq entretenerme en mis tiempos libres.tambien me comento sobre las historias a pedidos megustaria dejart un tema.saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ok, gracias por los elogios. Y con respecto a la historia a pedido, soy todo oídos!! Los amigos de Yuri sin mis amigos jaja. Un saludo!!

      Eliminar
    2. le voy a pedir a yuri q sea mi amiga jajajaaja

      Eliminar
    3. jajajaja yo tambien!! me encantaria una historia sobre monjas asesinas o algo asi

      Eliminar
  9. Wauuuuu cada ves me impresionan mas tus cuentos este estuvo genial

    ResponderEliminar
  10. q padres estan tus historias

    ResponderEliminar
  11. Ho eso maten al pedofilo
    Att. Mf

    ResponderEliminar
  12. La historia esta muy chevere. Pero lastimosamente el caso de la pedofilia en las redes sociales es cada vez mas común y ni deberia ser asi, ese tipo de gente, debería jamas salir de prisión.
    Maria gutiérrez

    ResponderEliminar
  13. excelente...!!! como siempre excelente!!!

    ResponderEliminar
  14. BUENA HISTORRRRRRRRRRRRIA MAURO !!!!!!! osea que el padre de agustina ya habia matado a otros pedofilos ....) OoO KAWAIIIIIIIIIIIIIIII SIIIIIIIIII MUERTE A LOS PEDOFILOS JAJAJA ME GUSTO MUCHO muro no cambies !!!!!!!!!!!!!!!!!!! CHICA ANÓNIMA XD

    ResponderEliminar
  15. Final inesperado. Pero, que joyita de pareja padre-hija

    ResponderEliminar

Más Cuentos de Terror:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...