Cuento de Terror 41: "Navidad Sangrienta"


La siguiente historia va dedicada para Jlanime Hernández, quien pidió un cuento de terror de Navidad. El martes que viene, 24 de Diciembre, no publicaré ninguna historia, por lo que aprovecho este post para desear, a los lectores que la celebran, una muy feliz Navidad. Les mando un saludo, y nos encontraremos el próximo viernes para la siguiente historia de Terror, Misterio y Suspenso.


El timbre lo sacó del pesado sopor de la resaca. Lo primero que hizo fue cubrirse los ojos con las manos: por la ventana entraba una luz impiadosa y tórrida. Ya había amanecido, era la mañana o la tarde del veintiséis de diciembre. El timbre volvió a sonar y el hombre farfulló algo y se levantó. En el instante antes de abrir la puerta se dio cuenta de que estaba vestido únicamente con calzoncillos (manchados), entonces regresó al dormitorio y se vistió. Volvió a la puerta. Abrió. Un chiquillo, de no más de seis años, lo miraba con una furia turbadora. En su mano sujetaba un camioncito de juguete.
   -Yo no te pedí esto, Santa- dijo el niño, sin dejar de mirarlo de esa manera tan perturbadora-. No te pedí un camión. Te pedí un juego para la Play, la última versión de “Call of Duty”.
   -¿Ah?- dijo el hombre, tratando de acomodar sus ideas.
   -No quiero este camión- repitió el niño-. Quiero mi juego. Te lo dije bien claro ayer, en la juguetería. No quiero juguetes. Este camión es una porquería.
   Se lo arrojó a los pies y se le quedó mirando, a la espera de una respuesta. El hombre se apoyó en el marco de la puerta y luego alzó la vista. La calle estaba desierta; la mugre de los festejos de la noche anterior aún permanecía en las veredas. Regresó la vista al chico.
   -Hey, nene, ¿dónde están tus padres?
   -Eso no te importa, Santa- dijo de inmediato el niño-. Quiero que me des el juego de la Play que te pedí.
   -Mirá, querido, primero y principal: yo no soy Papá Noel. Soy un tipo al que le pagaron por usar ese traje de porquería. Tal vez ayer te dije que te iba a traer ese jueguito para la Play, pero era mentira, ¿está bien? Me pagaron para decir esas cosas y sacarme fotos con nenes maleducados como vos. Quienes deben comprarte los regalos son tus padres. Y segundo: ¿cómo mierda supiste que vivo acá?
   -Quiero mi juego, Santa.
   -Llamaré a la policía para que te lleve con tus padres, pendejo.
   Cerró la puerta y llamó al número de la policía, pero nadie atendió. El hombre maldijo en voz alta. En la comisaría debían estar todos borrachos. Regresó a la puerta y antes de abrir recogió el camión que había quedado en el piso.
   -Mirá, nene…
   Pero se interrumpió. Dos chicos más se habían sumado al primero. Uno sostenía un caballito de juguete, el otro un tanque de guerra del tamaño de una caja de zapatos.
   -Estos no son los juguetes que pedimos, Santa- dijeron los niños a coro.
   El hombre cerró la puerta. Algo se estaba saliendo de los límites de la normalidad. ¿Acaso por fin la bebida lo habría vuelto loco? Regresó al teléfono y volvió a llamar a la policía, pero de nuevo nadie le contestó. Se acercó a la ventana y miró. Ahora había al menos diez o doce chicos frente a su puerta. Todos sosteniendo distintos juguetes: desde pelotas hasta libros infantiles, pasando por mesitas de madera y triciclos de plástico. El hombre abrió la ventana y de inmediato los chicos giraron la vista hacia él.
   -Miren, queridos, no sé qué mierda se pensaron que soy, pero se equivocaron- gritó a través de la ventana. El corazón le latía a un ritmo acelerado. Sentía la boca pastosa y seca, un poco por el miedo, pero sobre todo por la resaca-. Yo no soy Papá Noel. Ayer me vieron en esa juguetería, pero porque un chino explotador hijo de puta me contrató. Si quieren vayan a reclamarle a él. O mejor a sus padres. Pero a mí me dejan en paz. O de lo contrario…
   Vio que uno de los chicos se agachaba y luego arrojaba algo en su dirección. El hombre atinó a protegerse el rostro antes de que el vidrio de la ventana explotara en mil pedazos.
   -¡Mierda! ¿Qué carajo…
   -¡Esto no fue lo que te pedí, Santa, viejo degenerado!- chilló el chico que había arrojado la piedra, alzando un trencito por sobre su cabeza-. ¡Te pedí una bicicleta, no esta porquería! ¡Quiero mi bicicleta, AHORA!
   -¡Me rompieron la ventana, hijos de puta! ¡Voy a llamar a sus padres! ¿Me escucharon? Ahora mismo voy a…
   Más piedras comenzaron a volar por los aires. Una de ellas, del tamaño de un puño, dio de lleno en su mejilla y sus ojos se inundaron en lágrimas. El hombre gritó y trató de cerrar los postigos, pero la lluvia de piedras arreció y tuvo que refugiarse detrás del respaldo del sillón. Y en ese momento los chicos comenzaron a entrar por la ventana. Algunos se cortaban con los vidrios, pero igual seguían adelante. Parecían enardecidos. El hombre salió de su improvisado refugio y atacó al primero que se le acercó. Lo derribó de un puñetazo, y luego hizo lo mismo con el segundo. Estaba a punto de hacerse cargo del tercero cuando sintió que algo duro y pesado se le hundía en la frente. Otra piedra. El hombre sintió que la sangre le corría caliente por la cara, y luego se desmayó.
   Se despertó preso de un dolor inconmensurable en el estómago. Trató de aferrárselo con las manos, pero no pudo: se las habían atado al respaldo de la cama. Alzó la cabeza. Los chicos lo rodeaban. La habitación estaba en penumbras, los ojos de los chicos brillaban como los de los gatos. El hombre volvió a sentir aquel dolor agudísimo y bajó la vista hacia su panza. Los chicos le habían abierto la carne: metían sus manitos dentro del estómago y apretujaban y amasaban sus tripas, como revolviendo un guisado. El hombre se sintió a punto de desmayar otra vez.
   -¿Dónde están nuestros putos juguetes, Santa?- le dijeron a coro.
   -No lo sé- gruñó el hombre, escupiendo un espumarajo de sangre-. Ya les dije… yo no soy Santa… mierda…
   Su cuerpo se convulsionó y sus ojos se pusieron en blanco. Segundos después, el hombre expiró.
   -No, no es Santa- suspiró el chico que quería el juego de “Call Of Duty”. Retiró sus manos de la barriga abierta del hombre y las limpió en las sábanas apestosas-. ¿Quién es el siguiente?
   Otro de los chicos, el del trencito eléctrico, consultó un papel.
   -Vive en la calle San Juan, al mil doscientos. Lo vimos ayer en el Centro Comercial del Este.
   -Tal vez sea él.
   -Sí- dijo “Call of Duty”, y sus ojos brillaron aún más-. Tarde o temprano encontraremos al verdadero Santa. Y entonces tendrá que darnos los juguetes que pedimos.
   -¡Sí!-  gritaron con entusiasmo los otros chicos, aplaudiendo y dando pequeños saltitos de alegría. Recogieron sus juguetes y se marcharon del lugar.
   Media hora después, un hombre flaco, que acababa de despertarse de la siesta, abrió la puerta a un chico menudo, que sostenía con sus manos un camioncito de juguete.
   -Este no es el juguete que te pedí, Santa- dijo el chico, mirándolo con ojos furibundos.
     ________________________________________________________

Autor: Mauro Croche
Se autoriza la copia y publicación de este cuento, siempre que se cite la fuente y el autor.
Para seguirme por Facebook, clic en el siguiente link: Facebook de 666

43 comentarios:

  1. Madre mía,Mauro!!! Menuda pandilla de sicópatas te sacaste de la manga ,jjjaaajjaaaaaaaaa,muy buen cuento como todos.Felices Fiestas,Mauro,un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felices fiestas a ti, Manoli!! Gracias por comentar. Abrazos.

      Eliminar
  2. Dios,despuès de esto no pienso permitir a ningùn conocido mìo trabajr de Santa en ningùn lugar.Muy buena historia y Feliz Navidad a tì tambièn.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Ivette. Pasala bien con tus seres queridos, cuidado con pasarte con el brindis!! jaja

      Eliminar
  3. Estos niños de ahora, no se conforman con nada! Gran cuento, siges sin defraudarme...

    En otros de tus cuentos lei un comentario tuyo que decia que estabas escribiendo (o por escribir) una novela de terror... es verdad o lei mal?? si es verdad POR FAVOR danos al menos una pequeña sinopisis...

    Felices Fiestas Sthepen King Argentino!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja gracias por lo de SK argentino, salvando por supuesto las distancias jeje. La novela ya casi está terminada y muy pronto habrá noticias de ella. De momento puedo adelantarte que la acción transcurre en un solo día, en una escuela secundaria, los personajes son casi todas chicas adolescentes y creo que es muy delirante y aterradora jaja. Te mando un saludo, y felices fiestas para vos también!!

      Eliminar
  4. Jajajaja!!! Alocado cuento mi querido Mauro, me recuerda cuando era pequena yo le colocaba una cartita debajo d la cama al nino jesus o a santa; el primero q lo leyera responderia a mi peticion, pero cuando revisaba al otro dia bajo la cama o el arbol d navidad encontraba la misma carta llena d polvitos, me daba tremenda rabia y lo q me provocaba era ir a buscarlos y darle tremenda tunda por no traerme mi regalo. Jejeje. Derepent no fui la unica q penso en hacer eso tambien. Bueno en ese tiempo mis padres no tenian para complacerme y como es d sperar la mayoria d los ninos no comprenden eso, sino hasta despues d grand. Excelente historia mi principe del terror. Tenemos una conversa pendient... Besitos para tiiiiii

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yuri, como siempre gracias por los elogios, y es cierto que esta historia está un poco basada en los sentimientos de los chicos que no reciben el regalo que querían, yo también lo experimenté, y como bien dices cuando uno es niño no comprende la situación económica de los padres, diste en el clavo con eso. Te mando un saludo y que pases una muy feliz Navidad. Creo que ya se a lo que refieres con la conversacion pendiente jaja. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Puxa lokito ta serio la histori me llamo jordy y soy d peru bueno xvre tus historiaz y un saludo y felices fiestazz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos amigo peruano, felices fiestas para vos también!!

      Eliminar
  6. Ola .. Me gustaron tus historias están fantásticas 👍

    ResponderEliminar
  7. Joder,como san puesto los chavales.
    Mauro,como va la de marionetas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Niko, gracias por comentar. La historia de las marionetas ya la tengo imaginada, me falta escribirla, eso sí debes tenerme un poquito de paciencia, porque tengo muchos cuentos pedidos, aunque tarde o temprano llegará, no te preocupes por eso. te mando un saludo!!

      Eliminar
  8. Hola, yo soy un dibujante y si me lo permites, me gustaría utilizar algunas de tus historias para pasarlas a formato de comics. Solo si me lo permites, claro. Aunque ultimamente ando realizando varios mangas, me gustaria poder hacer algun día uno de terror. Mi blog es Torrijoscomics.blogspot.com por si quieres pasarte. Un saludo, me gusta mucho tu blog :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Facundo, recién me pasé por tu blog, si bien no entiendo mucho de manga me parecieron geniales las ilustraciones, y sobre todo me gustó tu disposición para seguir aprendiendo y mejorando la técnica, aceptando incluso las críticas constructivas de otros dibujantes con más experiencia. Ese considero es el único camino para llegar a la perfección, así que te felicito. Y con respecto a mis historias, tenes toda la autorización para usarlas como mejor te parezca. Si queres, una vez que esté la historieta terminada, publico un link en esta página y en la fanpage para que más gente pueda apreciar tu arte. Un saludo.

      Eliminar
    2. Muchisimas gracias. En unos días voy a subir algunos dibujos con un estilo diferente para que los puedas ver :) Lamentablemente ahora estoy haciendo un fan manga que no lo puedo terminar aún. Tengo muchas ganas de dibujar alguna de tus historias pero no quiero dejar el fan manga que estoy haciendo a medias. Me parece muy buena la idea de publicar el link para que mas gente pueda ver mis dibujos. En serio, muchas gracias por permitirme utilizar algunas de tus historias. Un saludo.

      Eliminar
    3. Ok, Facundo, no hay apuro, si la haces algún día simplemente avisame y le hacemos algo de publicidad. Saludos!!

      Eliminar
  9. Mi querido Mauro cuando stes dispuesto y desocuopado para discutir sobre la conversa pendient avisame enverdad no quiero incomodart , ni molestart. Y t lo comento es porq me. Causa demasiada curiosidad. Jejeje... Es q t tome bastant carino y ya formas part d mi a traves d tus historias q d alguna forma pasan a ser reales, cosas q pasan en la vida. T quiero mi principe dl terror. OJO no me lo vayas a tomar a mal.besitos para ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja no hay problemas con eso, aunque manda un mensaje a mi correo personal maurocroche@gmail.com para hablar de ese tema. Te mando un abrazo!!

      Eliminar
  10. Estupendo! de principio a fin me tienen en suspenso y agrado tus historias. att joss :) pero creo que no entendi por que la policia no le atendio las llamadas, y si en cada vivienda intentan llamar a la policia seria rarisimo que a ninguno les contestaran! saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Joss es cierto, ese detalle puede ser un punto débil en la historia. La justificación que doy es que probablemente todos en la comisaría están borrachos por los festejos, aunque eso podría ocurrir en un pueblo pequeño y no en una ciudad grande. Te mando un saludo, me alegra tener lectores atentos como vos.

      Eliminar
    2. gracias, Tus historias merecen toda atencion! son muy buenas, jajaja y que buena justificacion seria mucha coincidencia, me causa mucha risa por que casualmente soy policia, que irresponsabilidad seria jaja xd

      Eliminar
  11. Buena historia mauro. Feliz navidad abrazoo psicologico fen :)

    ResponderEliminar
  12. Enverdad sigues y sigues impresionando estuvo genial tu historia y divinos lo niños psicopatas ajajajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja gracias Gabriela, para de leer mis historias o te quedarás ciega jaja. Saludos!!

      Eliminar
  13. Solo comparable a la de la guerra, lo cual significa que para mi gusto, no sirve. De 41 cuentos, solo 2 de ellos no son buenos. Igual, eres un excelente escritor. Felices fiestas y espero con ansias el siguiente cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felices fiestas para vos también, anónimo lector. Vamos a ver si la historia del viernes te agrada un poco más. Te mando un saludo.

      Eliminar
  14. Wow Mauro, cómo ha crecido el blog, y junto con él la calidad de tus historias. No estoy de acuerdo con el comentario de arriba, esta historia me pareció fantástica (obviamente no es la mejor, es algo corta para mi gusto), en definitiva es atractiva por el misterioso ataque de los niños y, finalmente, aterradora al descubrir el plan de los pequeños. De igual manera, la historia de la última batalla me llamó bastante la atención por la temática y la manera en la que es narrada, desde el punto de vista del personaje ficticio, que creemos, no tiene conciencia. Y nada, solo me falta decir que nunca, jamás en mi vida me disfrazaré de Papá Noel. Oh, y... ¡Que tengas una feliz navidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mizu, gracias por comentar. Las opiniones de los lectores siempre son, por supuesto, personales, y yo la verdad no tengo problemas en que alguien me diga "esto no me gustó", o "esto puede mejorarse", siempre y cuando lo diga en forma educada y con argumentos. La verdad me ayudan a mejorar y a querer superarme, dado que no me creo un super escritor intocable que se las sabe todas. Hay relatos que a algunos lectores les gusta, y a otros no. ¿Y quien lleva la razón? Tal vez no importe demasiado. En mi caso particular, me basta con tener lectores, porque un escritor no es nada si no tiene a nadie quien lo lea. Te mando un abrazo, y felices fiestas para vos también.

      Eliminar
  15. guau!es la primera vez q leo tus historias,muy buenas d verdad!!ana :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Ana, me alegra que te hayan gustado!! Espero que sigas escribiéndome y dejándome tus impresiones. Saludos!!

      Eliminar
  16. Me ha gustado mucho.

    Me gustaria que hizieras un cuento de terror psicologico que se desarroye en un tren.

    ResponderEliminar
  17. ey¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ nose vale los chicos me quitaron la ideaaaaaaa ami me deve mas de 14 años de regalo supongo al final encontraron al verdadero SANTA y lo mataron POR ESO NO ME TRAE MAS REGALOS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! ah eso lo explica todo bueno me haoraron el trabajooo JAJA JAJA (risa desanimada) T-T ME GUSTOOOOOOOOOOOO CHICA ANÓNIMA XD

    ResponderEliminar
  18. Hola, estoy leyendo de adelante para atrás las historias. Todavía no me puedo imaginar al señor golpeando a los niños, jajaja. Voy a continuar leyendo el resto de los cuentos.

    ResponderEliminar
  19. Hice un video contando la historia les dejo el link :) tambien di creditos en la descripcion https://www.youtube.com/watch?v=svQZadH3TtA&feature=youtu.be

    ResponderEliminar
  20. esta historia fue muy escalofriante no puedo creer que esos niños hicieran eso por unos juguetes

    ResponderEliminar
  21. este cuento me sorpredio con las cosas que tenia

    ResponderEliminar

Más Cuentos de Terror:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...