Cuento de Terror 59: "El Peligroso Oficio de un Plomero"

I

Luego de recibir el misterioso llamado, Rubén Britos, de profesión plomero, se dirigió de inmediato a la dirección facilitada por su cliente. Eran tiempos malos, y Rubén tenía poco trabajo, por lo que estaba dispuesto a realizar la tarea a cambio de poco dinero. Debían ser las seis o siete de la tarde y ya había comenzado a oscurecer. El hombre golpeó la puerta de la casa y al rato salió a atenderlo una mujer de unos setenta años, con el cabello recogido en un pulcro rodete. La señora lo hizo pasar a un living repleto de fotografías viejas, casi todas de un deprimente color sepia, y lo invitó con una taza de café, que el plomero rechazó gentilmente. Luego de las presentaciones de rigor, el hombre le preguntó cuál era el problema que la aquejaba. A lo que la mujer, sin perder la compostura, respondió lo siguiente:
-Señor Rubén, quiero que me diga que estoy loca.
El plomero pestañeó estúpidamente, mirando con creciente sorpresa a la mujer.
-¿Perdón?- dijo.  
-Pues eso: que quiero que me confirme que estoy loca, que todo esto que estoy viviendo es cosa de mi mente enferma- repitió la mujer, jugando nerviosamente con el dobladillo de su vestido-. Verá, le contaré. Esto comenzó hace ocho días atrás, mientras una noche me cepillaba los dientes frente al espejo. En ese momento yo pensaba, mejor dicho, intuía, que algo estaba por suceder. ¿Nunca le ocurrió algo así, señor Rubén?- no esperó que el azorado hombre respondiera, de hecho siguió hablando sin pausa alguna-. Escuché los primeros ruidos segundos después, al agacharme para escupir la pasta dental. Provenían desde lo profundo de las tuberías, y despertaban ecos cavernosos, como si éstas tuvieran kilómetros de longitud y se perdieran en el centro mismo de la Tierra. Yo me eché hacia atrás, sobresaltada, y sin querer me tragué la pasta dental. Un escalofrío me recorrió de punta a punta el cuerpo y abandoné el baño de inmediato. Y esa noche… -la mujer bajó los ojos, avergonzada-. Esa noche tuve que hacer mis necesidades en el patio trasero.
Rubén, que escuchaba atentamente el relato de la mujer, de repente sintió la necesidad de mirar hacia atrás. “Hay algo aquí que no está bien”, pensó. Pese a que estaba acostumbrado a toda clase de delirantes parloteos por parte de sus clientes, aquello era bien extraño. No obstante, luego de asegurarse de que no había nada peligroso en la habitación, alentó a que la mujer siguiera con el relato, porque después de todo él se dedicaba a arreglar tuberías, y muchas veces el parloteo estúpido de sus clientes venía en el combo.
-¿Y cómo eran esos ruidos, señora?- preguntó, alzando una ceja-. Tal vez se trataba de alguna rata…
-No eran ratas- dijo la mujer de inmediato, clavándole una mirada vidriosa, que hizo que el plomero se sintiera más inquieto aún-. Eran voces. Y risas. O quizás gritos. Sentí que alguien, una voz rasposa y cargada de enojo, me llamaba por mi nombre. Y luego alguien, un niño, volvió a gritar. Al principio me pareció una voz conocida, y al rato supe por qué. Era la voz de mi nieta, que desapareció en un bosque cuando tenía ocho años. Gritaba y reía al mismo tiempo. Quería que fuera con ella. Dijo…
La voz de la mujer se quebró. Rubén aguardó sin decir nada, consciente de que aquél era un momento delicado. Mientras la mujer se enjugaba las lágrimas con la falda de su vestido, el plomero, siguiendo un irrefrenable impulso, volvió a mirar hacia atrás, pero no vio nada fuera de lo común, excepto quizás esas horribles fotos antiguas, que parecían robadas de las lápidas de un cementerio.
-Mi nieta… mi nieta dijo que sufría mucho, porque estaba en el Infierno- siguió la mujer, luego de un breve e incómodo silencio-. La siguiente vez que escuché los ruidos, fue hace tres días atrás, mientras miraba televisión en la cama. Esta vez nadie dijo nada, sólo se escuchó un grito interminable, terrible, que llenó toda la casa y me dejó paralizada de miedo. Parecía que cientos, miles de personas gritaban a la vez. O tal vez reían. No lo sé. La tercera y última vez fue ayer a la noche. Yo había cerrado la puerta del baño, de hecho hace una semana que no entro ahí y hago mis necesidades en una bacinilla, pero los sonidos de las tuberías se escuchan igual. Y ahora me habló una voz nueva, una voz gruesa y potente y odiosa, que yo supe enseguida era la voz del Demonio.
-Jesús, señora- dijo Rubén, sin poder evitarlo.
-Prometió venir por mí esta noche- una lágrima de miedo, única y brillante, corrió por las arrugadas mejillas de la mujer-. Y yo tengo tanto miedo, y estoy tan sola y cansada…
-No sé qué es lo que quiere que yo haga, señora- dijo Rubén, apiadándose un poco de la mujer-. Yo sólo soy un plomero. Este tipo de cosas debe consultarlas con otra persona… quizás un cura, o algo así.
-Quiero que revise esa tubería. Por favor- suplicó la mujer-. Le pagaré el doble. No tengo mucho dinero, pero puedo hacer ese esfuerzo. Quiero que me diga que no hay nada allí abajo. Que simplemente estoy loca. Sería un alivio para mí. Prefiero estar loca antes que todo sea real. Porque si fuera así… el dueño de esa voz también lo será…
Rubén sentía mucha inquietud, era un hombre profundamente religioso, y sabía que lo que contaba la mujer podía tratarse de algo demoníaco, pero no pensaba reconocer su debilidad delante de una dama. Era un hombre chapado a la antigua y tampoco creía correcto marcharse del lugar y dejar desvalida a una mujer, por más que, efectivamente, aparentase estar más loca que una cabra. Así que recogió su caja de herramientas, abrió la puerta del baño (de inmediato un olor repugnante invadió sus fosas nasales) y se metió en el lugar.
Y apenas dio dos pasos hacia el interior, escuchó que la puerta a sus espaldas se cerraba.

II

Rubén primero permaneció quieto, sin saber si la puerta se había cerrado por alguna brisa o qué diablos. Recién cuando tiró del picaporte, y éste presentó su resistencia de acero, tuvo que reconocer que estaba encerrado en forma premeditada.
-Señora, ¿qué está haciendo?- dijo, sacudiendo todavía el picaporte-. Abra de inmediato.
-¡Ahora!- comenzó a chillar la mujer desde el otro lado de la puerta, con una voz horrible de pájaro-. ¡Es ahora, mi Señor de la Oscuridad! ¡Te he traído al siervo que te prometí! ¡Haz un festín con su carne corrompida, y devuélveme a mi querida nieta, que tan injustamente me has arrebatado!
-Señora… abra de inmediato. Deje de decir estupideces…
-Es la Hora, Señor de lo Oscuro- ahora la voz de la anciana había cambiado, parecía más bien un susurro-. Es la hora de reclamar tu ofrenda. Yo te invoco. Te invoco en nombre de la Sangre y el Cordero. Te invoco en nombre de los cien…
El plomero tomó carrera y arremetió contra la puerta. Era un hombre fornido, casi gordo, y sus ciento cinco kilogramos de peso astillaron la madera y de repente la fuerza que retenía la puerta cedió. Rubén asomó la cabeza justo a tiempo para ver cómo la mujer salía despedida hacia atrás, para luego caer de espaldas sobre los duros mosaicos del suelo.
-¡¡NOOOOOOoooooo!!- gritó con desesperación la señora.
-Maldita loca…
Salió del baño y pasó por encima de la mujer, sin preocuparse en verificar si estaba bien o no. Sólo quería marcharse de allí, porque era evidente que algo en aquella casa estaba mal. Hizo dos o tres pasos en dirección a la puerta, y cuando estaba llegando a la pared con aquellas inquietantes fotografías sepias, escuchó, para su infinito asombro, que una voz a sus espaldas, una voz cavernosa y maligna, lo llamaba por su nombre:
-Rubén…
El plomero se detuvo y miró hacia atrás. Sintió que, pese al miedo, no tenía otra alternativa. A través de la puerta abierta del baño, vio que algo estaba saliendo desde el agujero del lavamanos. Parecía un tentáculo viscoso, con el extremo rematado en una larga uña negra, que rascaba la porcelana blanca del lavatorio. De todas maneras nunca estuvo seguro de lo que vio, porque en ese momento sintió un dolor agudo en el tobillo derecho, que hizo que saltara de la sorpresa. Miró hacia abajo. La mujer se había arrastrado hacia él y le mordía, a través de la gruesa tela de sus pantalones de trabajo, la pierna derecha. Tenía los ojos desorbitados y de su boca manaba una increíble y repugnante cantidad de saliva de color amarronada. Al parecer se había quebrado la columna al caer, porque su torso mostraba una posición antinatural, por lo que se movía y reptaba como una serpiente enloquecida. Rubén trató de desprenderse de la mordida, pero la mujer le había clavado muy profundo sus dientes amarillentos, y cualquier movimiento le arrancaba horribles destellos de dolor. Mientras se debatía aullando de miedo y rabia, descubrió que aún sostenía la pesada caja de herramientas en una de sus manos. Sin pensarlo dos veces, estrelló la caja de metal contra la cabeza de la mujer. El ruido que se produjo fue estremecedor, fue como un chasquido repugnante de metal y hueso, y supo en ese instante que jamás lo olvidaría. La señora de inmediato aflojó la mordida y quedó inmóvil sobre el piso. Rubén abandonó renqueante la casa, sin mirar atrás, balanceando la caja de herramientas -que ahora tenía un abollón horrible en uno de los laterales de chapa. Se metió en la camioneta y regresó a toda prisa a la ciudad. En el camino se detuvo para arrojar la caja al río: estaba seguro que había matado a la mujer, y no quería tener consigo la prueba del delito.
Al llegar a su casa se limpió, con manos temblorosas, la herida de la pierna. Era profunda y se veía muy mal. Le echó un frasco entero de alcohol medicinal y luego la cubrió con una venda. Hizo todo esto en el baño, echando nerviosas miradas hacia el sumidero. Pensaba que si escuchaba algo raro se pondría a gritar hasta quedar ronco. Pero no sucedió nada, aunque durmió en el sillón del living, que era el cuarto de la casa más alejado del baño.
Durmió, extrañamente, toda la noche, casi sin soñar. Y recién se despertó a las seis de la mañana, cuando alguien comenzó a aporrear la puerta con terrible violencia. 

III

Saltó del sillón y se acercó a la mirilla de la puerta. Vio, con creciente miedo, que eran policías. ¡Ya sabían todo! Durante un instante de vértigo pensó en huir, pero luego desechó la idea. Sería inútil. Así que, casi resignado, abrió la puerta.
-¿El señor Rubén Britos?- preguntó uno de los policías.
-S-soy yo- tartamudeó el plomero.
-Venimos por una denuncia de la señora. Dice que en el día de ayer, ella le pagó una suma de dinero para realizar un trabajo, que usted nunca cumplió.
-¿La señora? ¿Qué señ…
Y entonces, para su desasosiego, la vio. Venía detrás de los policías, apoyada en un bastón de fina madera. Imposiblemente, increíblemente, parecía en perfectas condiciones de salud, como si en vez de sufrir un ataque con una caja que pesaba veinte kilos, volviera de un spa para ancianos.
-Yo… -dijo Rubén, confundido. Volvió a observar a la mujer, incrédulo. Ni siquiera evidenciaba un golpe en la cabeza, cosa que por supuesto era imposible, dado que aún resonaba en su mente el sonido tétrico de la caja metálica al quebrar el hueso del cráneo. ¿Y qué diablos era eso de que le había pagado una suma de dinero? Si nunca le había pagado nada… Aunque supo que ése era el menor de los problemas que se le podía presentar-. Yo… creo que hubo una confusión. Pido disculpas por lo sucedido, y prometo devolver el dinero… que la mujer me pagó. No recuerdo la cifra, pero…
-Eran ocho mil quinientos pesos- dijo la señora de inmediato, sin dejar de mirarlo de esa manera tan inquietante.
Rubén enrojeció. Esa cantidad de dinero era lo que él ganaba con un mes de duro trabajo. Comenzó a protestar, pero calló cuando la mujer agregó:
-Aunque se lo dejaré en ocho mil. Me considero una persona bondadosa, y sé que usted perdió algo fundamental para el oficio de plomero: su caja de herramientas- sus ojos, de un azul desteñido, por momento se volvieron burlones. O tal vez era imaginación del plomero-. No pienso aprovecharme de su situación, señor Britos. No soy de esas personas. Sólo quiero que me devuelva algo de mi dinero, y todos quedamos en paz.
-Vamos, amigo, ya escuchó a la señora- intervino el policía, mirándolo con desprecio-. Le está haciendo un descuento por su caja, ¿qué más quiere?
Así que fue a buscar el dinero. Sabía que pasaría por apuros económicos el resto del mes. Pero, visto y considerando que minutos atrás se había imaginado detrás de las rejas, el precio a pagar le parecía toda una ganga.
Regresó con el dinero y se lo dio a la anciana, que luego de meterse el fajo en el corpiño, miró a los policías:
-¿Me permiten un momento con el joven?
-¿Segura, señora?
-Sí, por favor.
Una vez que los policías se retiraron, la anciana se acercó unos pasos al plomero. El hombre retrocedió, con el corazón latiéndole a mil por hora. “¿Y ahora qué quiere?”, pensaba.
-Con respecto a lo de ayer…
-¿Lo de ayer, señora?
-No te hagas el estúpido- la mujer miró hacia atrás, para ver si los policías se encontraban lo suficientemente lejos como para escucharla-. No fue nada personal. Lo lamento.
-No, claro. Sólo trató de encerrarme en el baño con… con esa cosa… y ofrecerme en un maldito sacrificio… ¿Qué es usted, una bruja?
-Algo así. Pero sólo trato de recuperar a mi nieta. Hice un pacto y debo cumplir mi parte. Es todo- volvió a mirar hacia atrás, y luego sacó unos billetes de su corpiño-. Tome. Le devuelvo parte de su dinero. Pero quiero que me haga un favor.
-No quiero el dinero. Sólo quiero que se vaya.
Y era verdad. Rubén sólo podía pensar: “estoy hablando con una mujer que debería estar muerta”.
-Quiero que envíe a uno de sus colegas a mi casa- dijo la mujer, clavándole sus ojos de águila-. Necesito la carne para el sacrificio, ¿entiende? Y prometo que todo quedará olvidado.
Rubén dijo que no, que todo aquello era una locura, que no quería involucrarse en brujerías así. Y le cerró la puerta en las narices. Pero a la noche, cuando desde el sumidero de su baño escuchó que una voz lo llamaba por su nombre, y luego risas, y luego sollozos de dolor y de locura, y luego la voz inconfundible de su mujer, muerta años atrás, que le decía que iría a buscarlo a la noche, cambió de idea. A primeras horas de la mañana llamó a Antonito, que era su única competencia en el pueblo, y le dijo que por motivos de apretada agenda no podía atender a un cliente, que si no la quería tomar él.
-Claro- dijo Antonito, a quien no le sobraban muchas neuronas. Parecía sorprendido y agradecido al mismo tiempo-. Muchas gracias, Rubén.
Le pasó la dirección de la anciana, y nadie volvió a saber de Antonito. La anciana apareció muerta al día siguiente, sentada en el inodoro del baño y con heridas horribles en el rostro. La policía valló la casa con una cinta, no sin antes retirar, con absoluto desconcierto, a una joven de unos dieciséis años de su interior, que al parecer era la nieta de la vieja y que se encontraba en la lista de “Niños perdidos” desde hacía por lo menos diez años.
“La dábamos por muerta”, admitió tiempo después el jefe de policía, frente a los numerosos periodistas. “Aún está en estado de shock, y no ha podido decirnos dónde estuvo todo este tiempo…, pero yo creo que se trata de un milagro”.
Mientras el país debatía el caso, Rubén, sin muchos sentimientos de culpa, se aprovechó de su condición de único plomero del lugar, y su situación económica mejoró notablemente. Pero luego, una noche, al escuchar la voz de Antonito llamarlo burlonamente desde el desagüe de la cocina, sin perder un momento se marchó del pueblo, y nunca nadie volvió a saber de él.


87 comentarios:

  1. Buenísima historia,me gusto bastante, vieja loca que miedo encontrársela por ahí jajajajaja

    cariños!!
    Fabiola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fabiola, gracias por escribirme. Leí también el otro comentario que dejaste en el cuento anterior, sobre la responsabilidad de los padres en lo que los chicos ven en internet, no te respondí para no seguir insistiendo en el tema, pero creo que tienes razón y me gustó mucho tu argumentación. Abrazos!!

      Eliminar
    2. Gracias :) ahora a seguir esperando con ansias la próxima historia, podrían haber varios temas por ser viernes santo o no? quizás generaría mas debates jajajajajajaja

      Cariños!!
      Fabiola

      Eliminar
    3. Otra cosa que estaba dejando pasar en relación a la inmadurez de aquellos que critican sin dar la cara, es fácil hacerlo bajo el anonimato, pero da lo mismo, recuerda siempre que "perro que ladra, no muerde", bueno excepto por Boni en las Primeras palabras del Bebe jajajajajajaja

      Cariños!!

      Eliminar
    4. Lo de la historia de viernes santo hubiese estado genial, no sé por qué no se me ocurrió, me dormí jaja. Igual cuando leí tu sugerencia, ya era tarde... quizás para el próximo año. Abrazos!!

      Eliminar
  2. me gusto mucho ese cuento

    ResponderEliminar
  3. Me encanto la historia, no entendí porque la anciana murió si se supone que Rubén le había mandado a Antonito para el sacrificio???? aún así me gusta tener la parte de la incertidumbre, aunque luego no pueda mandar comentarios siempre te leo, porque a veces se bloquea la red y no me deja pero en fin
    Aprovechando cual es el link para leer "Donde el diablo mora" no lo encontré dentro de la pagina, gracias saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Búscalo en la fanpage de Facebook: https://es-es.facebook.com/pages/666cuentosdeterrorcom/184012511768780

      No sé si lo he pegado como hipervínculo.

      Eliminar
    2. Hola Alma, creo que la anciana muere porque el Diablo, si bien cumple con su trato, siempre trata de llevarse algo más (no por nada es el diablo), por lo que toma también la vida de la mujer. Y no hay problemas con lo de los comentarios, mientras me escribas de vez en cuando para saber que estás ahí me basta. Abrazos!!

      Eliminar
    3. bueno quiza es como dice el autor aunque yo creo que la vieja muere porque de hecho "ruben" si la mato. la vieja vive porque el diablo lo permite para que cumpla su parte del trato una vez cumplido su parte del trato ya no tiene necesidad de dejar la vieja viva. "La anciana apareció muerta al día siguiente, sentada en el inodoro del baño y con heridas horribles en el rostro" la caja de herramientas que el le tiro...

      bueno es mi interpretacion---

      Eliminar
  4. Qe cuento mas ... mas .. increible me encanto
    SIGE ASI MAURO

    ResponderEliminar
  5. La verdadera victima de esta historia es la nieta, ella es la que se va a quedar con el trauma el resto de su vida! lo que no entiendo es porque el demonio mato a la vieja si ella cumplio con la parte de su trato! o como termino la niña en el infierno... pero tratar de entender algunos de tus cuentos son imposibles :P !!!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de cómo terminó la niña en el infierno, eso no lo sé, aunque se me ocurren algunas posibilidades. Y con respecto a por qué mata a la anciana... bueno, como dije en un comentario anterior, ella hace un trato con el diablo, y como todos sabemos el diablo es traidor y siempre busca llevarse algo más... por algo es el diablo jeje.
      Abrazos Nare!!

      Eliminar
  6. Gracias Mauro, GRACIAS A TI TENDRÉ MIEDO A LOS BAÑOS AJKJKJAKJKJAKJA
    MUY BUENA LA HISTORIA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos por comentar, Carlos. Te mando un abrazo!!

      Eliminar
  7. Muy buena historia Mauro. Jamás acudiré a ayudar a una ancianita ni aunque me pague, jajaja.
    Ayer encontré tu blog y no paré hasta terminar de leer todos tus relatos.
    Que tal imaginación que tienes, te felicito, cada historia es completamente diferente pero igual de buena.
    Realmente eres un gran escritor y todas tus historias son realmente muy buenas.
    Estaré atento a tus publicaciones.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ok, Eduardo, me alegra que te haya gustado mi blog. Espero tenerte seguido por aquí, recuerda que publico todos los viernes y algunos martes. Un abrazo!!

      Eliminar
  8. Wow wow wow!! Eres lo máximo Mauro! Tus cuentos me ponen lod pelos de punta y hace que mii imaginación vuele. Muchos abrazos
    Con cariño, Lucero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abrazos para vos, Lucero. Me alegra que te gusten mis historias!!

      Eliminar
  9. Hola Mauro, me gustó la historia aunque lo que sí no, fue la fotografía del sink, la sangre me producen náuseas y me ataranta un poco jajaja. Tu historia me hizo recordar una peli q vi, la anciana me la imagine así cm la de tu historia, jajaja Saludos q estés bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Raquel, esta imagen es muy sangrienta, aunque si te fijas bien, se nota que está hecha con un efecto de edición (obviamente). No es que sea un gran consuelo, pero...
      Un abrazo!!

      Eliminar
  10. Diiiiooossss!! Esta re Buenaa!! Justo encontre esta historia,La nesecitaba para un trabajo practico de Literatura muy complicado,Y No tenia ganas de usar mi mente!!Jiji,hoy es el primer dia de trabajo en lo practico!Por suerte lo entrego el 16 de mayo,Tengo 35 dias para hacerlo pero ya voy preparando LAS Hojas!.Te lo digo y te lo repito sos Un Genio MAURO!! Muchas Graacccias, Atte:KaThú♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ok Ka Thu, me alegra que esta historia te sirva para tu trabajo. Pero ojo, mira que los profesores se dan cuenta si la historia está copiada de internet, así que ten cuidado!!
      Gracias por escribirme, espero que sigas leyéndome. Abrazos!!

      Eliminar
    2. Sii,Pero por Lo Menos me diste La Idea! Pero igual algunas Palabras Hay Que cambiarlas Porque cada profesor se da cuenta la manera Que esribe uno)!Igual me re sirvee Gracias Campeoon!

      Eliminar
  11. Por Diooss Mi querido Mauro!! Se q sta bien tard el comentario. Xq ya lo echo, echo sta. Scribi un comentario cuando borraste la historia anterior, pero menos mal qno se pudo publicar( x fallas d cobertura d internet.) Ese dia staba super furica, molesta q lance gusanos y culebras a todos aquellos anonimos stupidos q andan con charlatanerias dejando comentarios stupidos, solo x llamar la atencion para q tu les rerspondieras no mas. Ahora stoy mas calmada y con la sangre fria. Solo t digo q sea la ultima vez q usted le de el gusto a ciertos envidiosos y osiosos d borrar las historias en ste blog. Son tus ideas, es tu blog; y tu eres el dueno y autor d scribir lo q quieras. Nosotros tus lectores- seguidores y fanz somos mayorias y t vamos apoyar en tu gan recorrido. Asi q la mejor pelea en ganar la batalla es la ignorancia. Si tu no le paras a stupidos comentarios d mal gusto. Nosotros tampoco tendremos la necesidad d hacerlo. Asi d simple y ya veraz q los resultados se mejoran. Ellos muy felices y tranquilos riendose d ti. Y tu agobiado y hasta decepcionado d lo q has echo. No,no,no mi principe dl terror. Noquiero q t sientas acongojado. Se q eres demasiado sencible, sencillo y muy complacient. Pero ya veraz q poco a poco t vas a fortalecer y con el recorrido q alo largo staras haciendo. Vas star curado d todo mal comentario y simplement lo vas a ignorar. Y mejor no sigo xq ya seme sta calentado la sangre. En cuanto a sta historia si q me aterre. Ahora tengo q ir acompanada. Jaja!!. X eso digo q nunca se deben d hacer tratos con el"bicho malo", x mas buenas o tentadoras q sean; xq ala final todo resulta el doble d mal. ( Si vuleves a cometer ese pequeno error x 3vez) t voy a buscar hasta dond stes y t jalare las orejas. Ok. T envio un gran besoootee!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yuri, son muy sabias tus palabras, y por supuesto me ayudan mucho a tomar decisiones y planes para el futuro, como así también fue muy bueno el apoyo de otros lectores como Kalei o Manoli.
      Yo siempre digo que las críticas negativas son esperables, es imposible gustar a todos, y por eso trato de tomarlas como un aprendizaje necesario y fortalecedor; otra cosa son los comentarios destructivos, ahí sí que no se puede aprender nada y es necesario ignorarlos.
      Pero la crítica a la que te refieres no me pareció tan destructiva (aunque sí, había algunas cosas que me di cuenta estaban escritas en forma malintencionada), pero detrás había un debate interesante y me pareció necesario responder, y actuar en consecuencia.
      No me sentí mal, como ya he dicho anteriormente, a los comentarios negativos los acepto y trato de sacar algo bueno de ellos.
      Creo que hay un solo tipo de crítica que sí me hace hervir la sangre, y justamente hoy me la dejaron en este cuento, un poco más abajo (si lees te vas a dar cuenta grrr).
      Abrazos y besos!!

      Eliminar
  12. Hola:
    Eres un excelente escritor, la primera vez que lei tus historias fue en mi trabajo, me toco el turno nocturno y me quitaste el sueño. Siempre estoy al pendiente de tus historias, pero esta es la primera vez que comento. Eres increible. Me encanto esta historia y todas.
    Saludos
    Chica Perry

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chica Perry, gracias por tomarte el trabajo de escribirme!! Ya van varios lectores que me dicen que me leen en el trabajo, aunque yo no me hago cargo de los problemas que puedas tener con tu jefe jaja. Un abrazo, muchas gracias por tus palabras!!

      Eliminar
  13. Mauro permiteme qe te diga una cosa please
    me gustaria qe subieras cuentos mas seguidamente , porqe tardarias 3 o 4 años en llegar a los 666 cuentos , eres el unico escritor qe a consegido darme miedo de erdad un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi estimado lector anónimo, creeme que me encantaría publicar más seguido, pero escribir cada historia me lleva bastante tiempo y además, para qué negarlo, soy un escritor un poco vago jaja.
      Otro motivo por el cual publico poco es que me autocensuro constantemente, motivo por el cual, cada tres o cuatro historias que escribo, publico sólo dos, las otras las descarto porque no me parecen buenas.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  14. Muy bueno, pero, como en otro cuento me recuerda a otra historia.
    He leído todo tipo de cuentos, no solo en internet, y sé que muchos se parecen, es posible...
    Igual espero que no estés tomando ideas de otros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Anónimo, lo admito: he copiado esta historia.
      De hecho, todas los otros cuentos publicados aquí son plagios, pero como por este blog no pasa nadie (sólo unas cien mil personas por mes), pensé que nadie se daría cuenta...
      Ahora que, gracias a tu privilegiado cerebro, te has dado cuenta de la verdad, no tendré otra opción que matarte...

      Eliminar
    2. Te enojaste, así que no estoy equivocado. Lo sabía. Los que se "inspiran" demasiado en el trabajo de otros tarde o temprano caen.
      Hasta te "inspiraste" en uno súper conocido de Lovecraft. Es una lástima, porque narras bien.

      Eliminar
    3. Te estoy diciendo que sí, que cometo plagio, todo esto es plagiado, incluso este comentario que estoy escribiendo aquí (en su momento lo escribió Stephen King, para responderle a otro lector idiota).
      Ahora, por tu culpa, tendré que echar a la basura otras historias plagiadas que había escrito, como por ejemplo: "Cementerio de mascotas", "Actividad anormal", "Sábado 14", "Pesadilla en 47 Street" y "El señor de los Aretes".
      ¡Shit!

      Eliminar
    4. Jajaja!! Asi es q me gusta mi principe dl terror!! Es solo disfrutar la funsion d "los payasos" yo me siento a leer stupideses d lectores anonimos y riendome y comiendo palomitas d maiz.... Y a todos ellos les digo tambien shittttt!!! Muchos besos para ti mi querido Mauro

      Eliminar
  15. Hola Mauro, esta historia también me gustó demasiado ya que el genero de terror es algo similar al anterior; Como amí me gusta. Y yo creo que el ritmo en que publicas las historias está más que bien... Y otra cosa, en un comentario más arriba, no entendí muy bien el comentario de Yuri, pero creo que dijo que borraste una de tus historias anteriores o entendí mal? De haberlas borrado, me gustaría saber el motivo y cual fue la historía que borraste.

    Un abrazo, sigue así!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien se quejó porque en la historia anterior aparecía la palabra "pechos" y "excitada".
      Eso le provocó un aneurisma cerebral y me inició juicio por daños morales, espirituales y psicológicos.
      Así que tuve que retirarla jaja.
      Un abrazo, Facundo!!

      Eliminar
    2. ¿En serio pasó todo eso? No estaba ni enterado. Creo que para ahorrarte explicaciónes , al principio del blog deberías poner algo como "Entras bajo tu propio riesgo" o algo similar que de a entender que si alguien leé algo "fuerte" (Que no llega ni a eso) tu no tienes la culpa. Es una lastima que hayas tenido que borrar el cuento anterior, que era de mis favoritos, pero supongo que si lo hiciste fue porque consideraste que era la mejor opción. En fin, son cosas que pasan jaja ¿También ocurrió lo mismo con el de San valentin? Porque no lo encuentro en el blog.
      Un abrazo, cuidate :)

      Eliminar
    3. Pasó lo mismo, sí, pero creo que fue una buena decisión.
      Saludos...

      Eliminar
  16. simplemente genial.... te felicito ;)

    ResponderEliminar
  17. Mi principe dl terror, ya vistes q comentarios asi como el anonimo q scribio esa tremanda stupidez el q sta arriba, esas se ignoran no se le paran "bolas" como decimos aca en venezuela. Es mas d ahora en adelant mi consejo es q respondas a comentarios q tengan su nombre como aparecen en varios lectores. Pero anonimos stupidos nooooo. Ok. Y yo soy la unica q scrine en anonimo xq tengo "la llave d san simon" jajajaja!! Y para nada diria un comentario d mal gusto. Y con los otros scritores q. He leido sus historias si e tenido mis puntos d vistas y q x cierto no son buenos para ellos; pero simplement no las comento me las guardo. Igual el autor nunca comenta y le da lo mismo si hacen un comentario bueno o malo. Es x eso qt digo mi querido Mauro q ha "palabras necias oidos sordos". T envio un gran abrazooo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena sugerencia, Yuri, pero es que a veces dicen tantas estupideces que no resisto la tentación de reírme de ellos jaja.
      Además, dicen que si en tu blog no aparecen los pesados y los críticos, entonces lo que escribes no tiene relevancia, por lo que ellos me hacen entender que estoy haciendo las cosas bien...

      Eliminar
  18. Hola Mauro, Soy Camii. Ya te habia comentado la historia anterior. Amé esta historia . Me encanto ! :D Al igual que todas las otras. Creo que ya soy una fan tuya. :D Segui asi, que vas exelente. Besos♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por escribirme Camii, te mando un abrazo...

      Eliminar
  19. Mauro ,por Dios!! Me parto de risa con tus comentarios,no se que es mejor eso o las historias,jjajjjajaaaaaaa,ay!!! Madre....la historia me encantó parece que estaba viendo a la anciana y cada detalle,muy bien narrado!!!! Como siempre enhorabuena,sigue así,amigo!! Abrazosssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manoli, a veces, sobre todo cuando se trata de ignorantes, hay que tomarse las cosas con humor jeje. Abrazos!!

      Eliminar
  20. Buenisima vieja loca y por gusto xq murió


    ResponderEliminar
  21. saludos mauro una vez mas reitero que me encantan tus cuentos, el aneurisma cerebral me da a mi cada vez q leo algunos comentarios que nada que ver con criticas basadas en buenos argumentos... pero entiendo que alguien debe hacer el papel de comentarista fastidioso en tan grato ambiente jejeje muaaaa fen :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fen, gracias por comentar. Como he dicho en otra ocasión, las críticas son buenas y de hecho las espero porque me hacen reflexionar y hacer ver otro punto de vista, excepto cuando son destructivas y no tienen otra intención que hacer daño. En ese caso hay que ignorarlas, o tomarlas a chiste. Espero que andes bien y me sigas leyendo. Abrazos!!

      Eliminar
  22. Hola mauro, no había podido escribir. Me quedo la duda porque la nieta se la llevó..muy buena hipótesis, la magia negra a nada te lleva, y sobre los comentarios creo son envidia, ellos no tienen la suficiente imaginacion creatividad para poder escribir, mientras no tengan argumentos y te dejen algo para poder criticar en bien o mal, no tienen derecho de hablar tonterías, yo Espero que ANÓNIMO, escriba y se anime a dejarnos algún cuento y así tus lectores poder darle la razón... saludes y no te desanimes con LAS CRÍTICAS DESTRUCTIVAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que efectivamente, se llevó a la mujer como una especie de "condición extra" en el "contrato", supongo que si yo fuera el diablo siempre trataría de obtener alguna ventaja. Con respecto a lo otro, no me desanimo, es difícil desanimarme, ¿cómo lo voy a hacer si el 96 % de los comentarios que recibo en el blog y la fanpage son positivos? Distinto sería si el porcentaje fuese al revés jaja.
      Un abrazo, gracias por tus palabras de apoyo!!

      Eliminar
  23. Hola mauro como siempre me encanto el cuento y me dejo con algo de miedo
    Soy muy miedosa pero no puedo dejar de leer las historias jaja eres un excelente escritor y aunque no tengo el gusto de conocerte en persona me atrevo a decir q eres alguien muy educado y eso me gusta mucho esa fue la razon por la q me quede con esta pagina como favorita en algunas acasiones encontramos a personas negativas q no debemos tomar mucho en cuenta tu sigue siempre adelante eres muy bueno y tienes tanta razon de decir q de las criticas se aprende un saludo y un fuerte abrazo a se me olvidava yo quiero leer la de sabado 14 jajajaja porfa !!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja puede ser "Sábado 14" o "Jueves 12", tengo de las dos!!
      Y gracias por tu apoyo, Joana. Es inevitable recibir críticas, uno no puede gustar a todo el mundo (por más que le gustaría). El tema es cómo uno actúa ante ellas, al principio debo admitir que fue bastante chocante (como también lo fue recibir los primeros elogios), pero luego uno se acostumbra y empieza a dejar que todo "fluya". Lo que siempre me ha llamado la atención es que, aquellos que me dedican palabras negativas (que por suerte son la gran minoría), nunca dejan de leerme... dejo que saques tus propias conclusiones.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  24. No me entere de el problema que tuviste con la historia retirada. Me gustaria que me empaparas de ese episodio, si es posible. Me encanto este cuento, muy al estilo de Mauro Croche. Afortunadamente, tu bache no duro demasiado. Es como te lo dije, buenos escritores pasan por baches no muy largos y continuan haciendo excelentes relatos como este, que, repito, derrocha todo tu estilo. Perfecto.

    -Don Corleone

    ResponderEliminar
  25. Bueno, acabo de leer todo el problema con la historia anterior. Me parece que no estas en lo correcto cuando borras tus relatos. Acaso el imbecil que lo critico de manera tan estupida, no sabe que en el ciber espacio podemos encontrar de todo? Acaso no existen paginas pornograficas, por mencionar un ejemplo, y cuando demonios se limita ese contenido? No hagas caso de criticas tan estupidas, por favor. No me parece que estes quitando tus cuentos. Si no quieren leerlos, no los lean, si no les dan miedo, no se asomen a este blog! Pero dejen que los que disfrutamos de estas historias, nos gocemos con ellas!

    P.D. se que tambien te he criticado, pero no lo he hecho de la forma en la que el otro lo hizo. Critico estrictamente en sentido literario, y sigo siendo fan de tus trabajos. Adelante Mauro.

    -Don Corleone

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente los relatos que retiré siguen en la fanpage, no es que los borré del todo, mi estimado Don. Los borré porque algunos lectores se quejaron de las escenas sexuales, que si bien eran bastante "light", podían caer en manos de niños. Mi postura sigue siendo que yo no puedo hacerme cargo de los chicos ajenos, para eso están los padres, pero es cierto que a este blog lo visitan muchos menores de edad.
      La solución más lógica: poner un aviso de que este sitio tiene contenido para adultos, pero eso me hubiese significado menos visitas, porque Google los pone en el fondo de los buscadores. Así que consideré que lo mejor que podía hacer era sacarlos de aquí, aunque reitero, siguen estando en la fanpage y además sólo eran dos cuentos.
      Y con respecto a las críticas, sé diferenciar cuando tienen carácter destructivo. Sé que las tuyas no lo son, porque siempre me hacen reflexionar y me sirven de mucho.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  26. Genial historia mi querido Mauro, y como dicen los demas no hagas caso a comentarios estupidos ,que horror leer esos comentarios anonimos idiotas ,pero weno tu sabs que tus seguidores somo muchisiiiiiiiiimosss , siempre te leo pero no comento xq estoy en el trabajo y la red casi siempre esta blokeada , sigue asi mi querido Mauro!!! saludos de Perú. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abrazos Marilu, sé que este lugar tiene muchos seguidores, y que sólo una porción muy pequeña me escribe, pero entiendo que resulta difícil por cuestiones de tiempo, acceso a la tecnología, ganas, etc. Es por eso que valoro mucho los comentarios, y tú me has dejado un montón. Saludos desde Argentina :)

      Eliminar
  27. Genial!!!! Que macabra historia. Es muy buena, igual que todas. Besos, Cleo

    ResponderEliminar
  28. Excelente!!! Si que me puso nerviosa, muy buena narrativa.

    ResponderEliminar
  29. ta muy bueno saludos alessandra

    ResponderEliminar
  30. Mauro esta estuvo muy interesante :D, me gustó. Anotado: sacrificar plomeros jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noooo ese no es el mensaje jaja. Un abrazo!!

      Eliminar
  31. Interesante, muy buena ay detallada, pero... que habra pasado con la señora, habra salido mal algo con su sacrificio, hasta llegue a pensar que la nieta la asesino asi de horrible, jaja bueno es el misterio de toda historia, saludos.. Josse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como comenté más arriba, creo que el diablo, además del pobre tipo sacrificado, también la llevó a ella, simplemente por una cuestión de que es el diablo... Abrazos!!

      Eliminar
    2. Asi es jaja xd... Abrazos! sigue adelante

      Eliminar
  32. Buena la historia, me quedo pegada cada vez que empiezo a leer un cuento. Saludos desde Lima - Perú.

    ResponderEliminar
  33. Uy quieto..!!!.. tenias q mencionar el baño.....excelente historia ..pero inquietante!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que te pusiste al día Alexandra, bueno, me alegro que te hayan gustado las historias. Abrazos!!

      Eliminar
    2. claro que si mauro, como no me van a gustar si son las mejores!!!... eres cada vez mas y mas excelente!!!..

      Eliminar
  34. uy espero nunca encontrar una vieja aci me gusto mucho la historia SAYONA CON CARRRRRRRRRIÑO CHICA ANÓNIMA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola chica anónima, gracias por comentar en todos y cada uno de mis cuentos!! Veo que ya estás llegando al final, ahora sólo te queda la novela, ¿o ya la leíste? Después te respondo los otros comentarios, muchas gracias por la buena onda y simpatía! Abrazos!!

      Eliminar
    2. KYAA estoy tannn feliz que me hayas respondido que buenas historias haces no hay ninguna que no me aya gustado ahhhh y la no de la novela aun no luego la voy a leer BESOS TE QUIEROOOOOO NO CAMBIES

      Eliminar
  35. Amo este cuento realmente es uno de los mejores!estoy releyendo tus cuentos nuevamente ya q nunca m cansos de ellos :-) espero ansiosa la fecha q volverás a publicar.atte ana pacheco :-)

    ResponderEliminar
  36. Que buena historia....el factor sorpresa de la abuelita fue genial!!!! Te felicito me encantan tus historias las empece a leer hoy y no puedo parar....

    ResponderEliminar
  37. Que buena historia....el factor sorpresa de la abuelita fue genial!!!! Te felicito me encantan tus historias las empece a leer hoy y no puedo parar....

    ResponderEliminar
  38. Que buena historia me gusto mucho.... aunke si da miedo encontrarse con algo asi, apenas encontre la pagina comence a leer desde ayer ya lei varias todas muy buenas te hacen entrar en la historia.... felicidades....

    ResponderEliminar

Más Cuentos de Terror:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...