Un Largo Viaje a la Oscuridad (Capítulo 2)

En la primera parte, un hombre, llamado Dan, ve cómo su mujer, en mitad de la noche, es raptada (y aparentemente engullida) por una pesadillesca criatura surgida desde el cielorraso de la habitación. Luego de escuchar un revelador diálogo entre dos paramédicos, Dan se da cuenta de que el suyo no es un caso aislado, y que la criatura ha atacado anteriormente al menos una vez, llevándose a un chico en una ciudad vecina.
Decidido a encontrar a la criatura que ha raptado a su esposa, Dan parte rumbo al encuentro de los padres del chico desaparecido, aunque, como veremos a continuación, se llevará una pequeña sorpresa…

♣  ♣  ♣  

Cuando Dan llegó a la casa de Quiroga, alrededor de cuarenta minutos después, se dio cuenta de que necesitaba imperiosamente un trago.
En el camino, había estado a punto de dormirse varias veces, al punto que había tenido que volantear el coche para no terminar volcado en la cuneta. La noche era cerrada y apenas se distinguía el camino por delante de los faros encendidos. Al llegar, se bajó del coche con una expresión de alivio, estirando los miembros adormecidos.
La casa de Quiroga estaba ubicada en un lugar apartado de la ciudad, entre un bosquecillo de coníferas azuladas. La niebla cubría gran parte del patio, arremolinándose en torno a las escalinatas del porche. Una enorme pila de leña se recostaba contra la casa, como sosteniéndola; vio que algo se movía en la oscuridad; pestañeó; de la pila surgía un perro enorme, de color negro, que sin ningún tipo de mediaciones se abalanzó sobre él emitiendo un gruñido bajo. Dan se preparó para dar media vuelta y echar a correr; pero antes de hacer esto, se dio cuenta que el perro estaba atado a una cadena; entonces suspiró aliviado.
Se tambaleó rumbo a  la puerta, sin dejar de mirar al animal. Golpeó y esperó. El perro tiraba de la cadena y ladraba; de su hocico había comenzado a salir una baba blanca. Vio, con inquietud, que estaba atado a un leño de la pila; si el leño llegaba a moverse, o a zafarse de su lugar…
Volvió a golpear, con mayor fuerza. Al rato, el rostro hirsuto de un hombre apareció a través de una ventanilla.
-¿Quiroga? Soy yo, Dan.
Tuvo ganas de decir: “Abra, antes de que ese maldito animal me desgarre el cuello”, pero a último momento se  mantuvo con la boca cerrada.
Dios, cómo necesitaba un trago.
Quiroga abrió y lo saludó fríamente. Lo invitó a pasar. Dan aún se sentía incapaz de creer que, apenas unas horas atrás, una criatura infernal surgida del cielorraso se había llevado a su esposa. Se le ocurrió un nuevo pensamiento: ¿Y si todo era un sueño? ¿Y si en realidad seguía durmiendo junto a Liana, en el calor del dormitorio, sin ninguna irracional criatura que los acechara desde el techo?
Pero de inmediato se dio cuenta de que era un pensamiento peligroso, y se apresuró a apartarlo de su mente.
Ahora estaban en un living no muy amplio, de paredes forradas en madera, con una profusión de adornos y muebles oscuros en derredor. Había una estantería abarrotada de fotos a su izquierda: de una rápida y disimulada ojeada, se dio cuenta de que en cada una de ellas aparecía un chico de unos seis o siete años. Recordó que se había imaginado una escena así, mientras hablaba por teléfono con Quiroga; esto lo hizo sentir más irreal y extraño que nunca.
“No estoy soñando”, se obligó a decirse a sí mismo. “Esto no es un sueño”.
-Pase- lo invitó Quiroga, y luego le señaló una silla-. Si gusta, siéntese ahí.
No parecía muy acostumbrado a hablar con gente extraña. Sus palabras y su modo de moverse indicaban que Quiroga era un tipo solitario. ¿Dónde estaría su esposa? ¿Acaso se habrían divorciado luego de la desaparición del chico? Parecía una posibilidad muy real. Los matrimonios tendían a disolverse luego de la muerte de algún retoño. Las culpas compartidas y los espacios vacíos podían ser demasiado para los destrozados padres, que optaban por soportar el dolor en soledad.
Se sentó. El mundo le daba vueltas. “¿Hace cuánto que no duermo?”, pensó. Quiroga lo observó y pareció adivinarle el pensamiento:
-Parece que está pasado de sueño, amigo.
-Escuche- se apresuró a decir Dan, tratando de mantener el hilo de sus pensamientos-. Estoy aquí porque mi esposa fue atacada por una criatura similar a la que se llevó a su hijo, en el año 2007. Y quiero encontrarla. Usted me dijo que sabe dónde puede estar.
-Primero, antes de comenzar, quiero que beba un trago. Le hará muy bien.
De una alacena sacó unas copas, y las llenó con algo que parecía ser whisky. Ofreció una copa a Dan, que la miró con indisimulable interés.
-No creo… no creo que sea buena idea…
-Dan, sé que está despierto por lo menos hace dos días. Sé también que pasó por el hospital y la comisaría, donde lo tuvieron declarando durante horas- ante la mirada súbitamente alerta de Dan, se apresuró a aclarar:- Soy un hombre solitario, pero aún tengo mis contactos.
Fue entonces que Dan cayó en la cuenta. En la nota del periódico, se decía que Quiroga había atacado a la criatura con una “bayoneta” de los “tiempos de guerra de un familiar”. Eso quería decir que venía de una familia militar, y quizás él también lo fuera. Un militar o policía retirado, con acceso a ciertos datos de la fuerza del orden. No supo decidir si eso era bueno o malo. Por regla general, y debido a una mala experiencia, él desconfiaba de todos los policías.
-Si bebo el whisky, me emborracharé y me dormiré aquí mismo.
-No es whisky- dijo Quiroga, insistiendo con la copa-. Lo ayudará a permanecer activo. Tenemos una larga noche por delante.
Dan miró la copa durante un momento más, y luego la agarró. “Qué diablos”, dijo, “total, ya estoy jugado”.
La bebió de un trago.
Reprimió una arcada.
Era horrible. Un fuego le quemaba la garganta. Un vaho poderoso pareció subir y escapar por su nariz, dándole la sensación de que sus pelos se chamuscaban.
-Jesús- gimió.
Quiroga reía. Sus ojillos, por primera vez desde que lo viera, parecían levemente divertidos, con cierta aunque vacilante vida.
Sin embargo, Dan descubrió que comenzaba a sentirse mejor. De hecho, se sentía mucho mejor. El sopor que enlentecía sus pensamientos pareció disiparse con rapidez, como ahuyentado por un viento poderoso. Sus ojos, inyectados en sangre, se abrieron cómicamente y se llenaron de un humor acuoso. Los colores de las paredes parecieron intensificarse, lo mismo que ciertos olores, que hasta el momento le habían resultado casi inexistentes. Descubrió que en el ambiente flotaba un cierto aroma a caldo, a queso derretido, a insecticida en aerosol. Pensó que, si un perro hubiese tomado ese misterioso líquido, sin dudas hubiese muerto de sobredosis. Recordó al perro atado a los leños, la forma en que babeada y tironeaba de la cadena de metal. “Tal vez, después de todo, también le dio un poco de esta mierda”, pensó horrorizado.
Supo que Quiroga le había dado una droga. ¿Qué clase de droga? No lo sabía, pero sin dudas era prodigiosa. En su vida había probado varias sustancias prohibidas, heroína, cocaína, algo de LSD, pero ninguna le había proporcionado esos fabulosos efectos. Se sintió con ganas de saltar, de ponerse en pie y hacer algo, cualquier cosa antes que seguir sentado sobre esa silla, en esa vieja y solitaria cabaña.
Miró a Quiroga, que pareció comprender de inmediato.
-¿Mejor?
-¿Qué me dio? ¿Qué diablos es esto?
-Se lo dieron a beber a los soldados estadounidenses, durante la guerra de Irak- dijo tranquilamente Quiroga-. Pero luego, el ejército decidió suspender su uso. La droga tenía demasiados… efectos colaterales.
-¿Y de dónde sacó esto?
-Un amigo me lo regaló- dijo Quiroga, enigmáticamente-. ¿Se siente mejor, o no?
-Me siento con las suficientes energías como para correr un maratón de cuarenta kilómetros.
Quiroga asintió, sombrío.
-Entonces ya está preparado.
-¿Preparado?- pestañeó Dan, confundido.
-Preparado para la cacería.
Tenía un montón de preguntas que hacerle a Quiroga, pero antes de que pudiese formular una sola, el hombre desapareció detrás de una puerta.
“Esto es una locura”, pensó Dan, perplejo.
Quiroga no tardó mucho en regresar, pero como Dan se sentía al borde de un ardor exaltado, le pareció que transcurrían horas. Para tranquilizarse recorrió la habitación de punta a punta, hojeó una revista de jardinería que reposaba sobre una mesita ratona, observó las fotos de las estanterías. Vio que el chico de las fotos se parecía bastante a Quiroga, sus mismos ojos, la misma nariz aguileña y algo achatada, como la de los boxeadores. Parecía un chico muy sano y feliz. “Su muerte debió haber sido realmente devastadora”, pensó Dan, aunque el pensamiento atravesó su cerebro como una rápida estrella fugaz, y así como entró salió. Se sentía incapaz de mantener la atención en nada en particular, ni siquiera en algo tan importante como la desaparición de su esposa. “Si esta droga se masificara, el mundo se acabaría en menos de una semana”, pensó, entre divertido y asombrado.
Cuando Quiroga regresó de donde quiera que hubiese ido, lo hizo con un arma del tamaño de una metralleta en sus manos.
Dan se sobresaltó y retrocedió un par de pasos. Su pantorrilla golpeó la mesita ratona donde estaba la revista de jardinería y por poco no le hizo caer.
-¡Jesús!- exclamó-. ¿De dónde…
-Otro amigo- dijo Quiroga, y se dio vuelta para mostrarle unos tubos que colgaban de su espalda, mediante unos arneses de color pardo-. Es un lanzallamas. La única forma de hacer daño a ese hijo de puta es mediante el fuego.
Dan se sentía al borde de la irrealidad otra vez. Pese a su exaltada condición, aún tenía un resto de lucidez como para darse cuenta de que aquello era ridículo. Nadie, por más contacto que tuviera con las fuerzas paramilitares, guardaba un lanzallamas en el garaje de su casa. Eso, sin contar con aquella maldita droga estimulante, que parecía capaz de convertir a cualquier gordo sedentario en un deportista de élite…
-Creo que usted está loco- dijo, con voz ahogada.
A Quiroga, el comentario no pareció importarle en lo más mínimo.
Se ajustó el arnés y miró una de las fotos sobre la repisa.
-Los haremos por ti, Lucas- murmuró-. El momento ha llegado.
-El momento no habrá llegado hasta que me explique qué es lo que pretende hacer.
Quiroga alzó su vista hacia él. Por primera vez, Dan se dio cuenta de que la barba del hombre lucía totalmente sucia, con migas e incluso lo que parecían restos de hojas secas enredadas en la tupida pelambre.
“Sí que está loco”, pensó. “La muerte de su hijo lo ha enloquecido”.
Quiroga lo tomó de uno de los hombros y lo empujó hacia la puerta.
-Venga- dijo-. No hay tiempo que perder. Tenemos todo en la camioneta.
-Pero…
-En el camino le explicaré, no se preocupe- dijo Quiroga-. Esta vez somos dos, y con su ayuda, podremos atrapar a esa hija de puta.
-Pero…
Quiroga ya no le prestó atención. Sin cerciorarse si lo seguía o no, recogió al perro atado al leño y se dirigió a la parte trasera de la casa, donde Dan supuso tenía guardada la camioneta.
Dio un suspiro y se dispuso a seguirlo, preguntándose si su mujer aún estaría viva, y de ser así, si aún habría tiempo de salvarla…

♣  ♣  ♣  

En el próximo episodio, Dan y Quiroga se internarán en un sitio muy particular, que es el refugio de la criatura, con fines de darle caza y salvar a la mujer de Dan. Sin embargo, Dan tiene muchas dudas, porque sabe que está en manos de alguien claramente desequilibrado. Es decir, ¿cuán loco está Quiroga? ¿Cuánto hay de cierto en su historia? ¿Y si todo se trata de una trampa? Y en ese caso, ¿con qué fin?
Próximo viernes, misma hora, mismo canal, amigos.
Suerte y buen fin de semana!!
____________________________________________________________________________
® Todos los derechos reservados.
Advertencia para los administradores de otras páginas que copian y pegan estas historias: ¡Pongan la fuente y/o el autor!!!
Para seguirme por Facebook (ya somos +19.000!!): http://goo.gl/W1pgmC
Para seguirme por Twiter: http://goo.gl/g8KWjG
Para seguirme en Google+: http://goo.gl/V1Wd17
Si necesitas un amigo en el Face: http://goo.gl/Q81v1I

35 comentarios:

  1. Felicitaciones Mauro me encanto de verdad..
    Aunque siempre nos dejas intrigados, Pero entiendo Jaja! De eso se trata el suspenso ;)
    Me encanto. Vos sos grande..
    Un abrazo. Att Daniela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daniela, la idea es precisamente eso, dejar enganchado al lector para la próxima historia o episodio. Sé que no siempre lo logro, pero al menos, esa es mi intención...
      Un abrazo para vos, gracias por escribirme!!

      Eliminar
  2. Ayyyss Mauro me encanto!! Felicitaciones me dejaste con la boca abierta por la manera que escribías y como llevabas la lectura, con mucha intriga y muy interesante... Espero con ansias para leer la tercera parte muy bien hecho Mauro. Un abrazo..
    Arte: alba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Alba, muchas gracias, me alegra que te haya gustado. Esta parte de la historia, como verás, es algo diferente a lo que venía publicando, porque no hay monstruos, no hay sangre, no hay asesinatos, es sólo un poco de suspenso, y no sé si gustará a todos. Pero bueno, al menos a ti te ha gustado jaja. Un para vos!!

      Eliminar
  3. Hola mauro soy charo....y bueno como siempre dejas intrigados a todos...pero me parecio muy corta....o sera q cada vez queremos mas????? Me parecio muybuena....pero cada viernes esperar un relato nuevo..como q muy larga la haces mauro....pero bueno a esperar jejeje saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Charo, acepto que esta historia, como está subida por partes, necesita una mayor frecuencia de publicación, por lo que trataré de continuarla dos veces por semana, los martes y viernes.Veré si puedo hacerlo, pero como advertí en alguna otra ocasión, soy un escritor terriblemente lento... y también algo vago jaja.
      Abrazos!!

      Eliminar
  4. Hola Mauro.
    Esta historia esta muy interesante, narrada limpiamente.
    Como bien dices no hay sangre ni monstruos, pero relataste muy bien la preparación para la gran cacería. Si hasta me quería subir a la camioneta, jejeje.
    Realmente me has dejado intrigado y como dijo una lectora en un comentario anterior, me supo a poco, pero eso es por la necesidad de saber que mas pasa. Pero ni modo, a esperar hasta el prox viernes... grrr, me dejas con el clavo....
    Gracias por tus felicitaciones, se las hice extensivas a mi señora.
    Un fuerte abrazo y hasta el prox viernes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo, veremos si en el próximo episodio hay más sangre jeje. Este es un capítulo de transición, en el cual se presenta al personaje de Quiroga, y tuve que cortarlo antes del inicio de la cacería porque sino se hacía muy largo. Pero en el próximo empieza la acción de nuevo...
      Un abrazo, gracias como siempre por comentar.

      Eliminar
  5. Al habla Eli:
    No es mucho adelanto, pero estoy todavía más intrigada, muchísimo más. De eso se trata...
    Hoy hemos terminado el instituto,(el 25 a por las notas, pero da igual) y necesitaba un relato de los tuyos porque me despiertan más que la droga de Q. a Dan. Y es que se me hecha el trimestre encima. Son milagrosos, voy a correr ahora mismo 40 km...
    Hay, después de la apuesta....bueno, perdistes, lo siento....En realidad no.
    Sobre el relato, quitando que está muy bien esta parte, pero se me hace cansino repetir siempre que está muy bien porque eso ya lo sabes....Ni me molesto.
    1)Quiroga dice que el monstruo es un H. D. P., pero esos insultos/referencias a su madre podrían variar un poquito.
    2)Todo aparece bien enlazado, no eres de esa especie de narradores que no controlan lo que escriben y quedan partes sueltas.
    3)Sí, Quiroga está algo loco, pero no lo presentes así desde el principio, dale un momento de estar cuerdo...
    Por lo demás, nada que destacar, ni de bueno o malo; un aspecto positivo:
    No hay nada malo pero hay tanto bueno que me quedo sin palabras....
    Y menos mal que me quedo sin palabras porque sino, acabaría escribiendo la Biblia otra vez y no quiero tener que estar haciendo flexiones mientras XD.
    Es increíble pensar que entré en esta página cuando apenas había un par de relatos porque me aburría. Nunca me atreví a escribir ningún comentario, pero al final me animé
    y eso es porque la historia de cómo acabe justo aquí es bastante....rara. Y larga, así que empiezo a dejar de escribir.
    ¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!
    ¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!
    ¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!
    ¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!

    CÓMO MOLA, SE MERECEUNA OLA: uuoohhhhuuoohhhuuoohhh
    Saludos
    ////////////////////////////////
    Elisa
    PD:¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!
    ¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!¡ Tercera parte! Tercera parte!
    ¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!¡ Tercera parte! Tercera parte!
    ¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!¡ Tercera parte!¡ Tercera parte! Tercera parte!
    Ahora sí que paro de escribir, Dios, es que no puedo evitarlo...Cada vez que empiezo así resulto una pesada, pero no puedo parar....y sigo y sigo y sigo....
    Y me disculpo y me disculpo y me disculpo y me disculpo.
    Vale, vale ya termino.Chao y hasta el próximo comentario o el próximo relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísimas las recomendaciones, Eli, sobre todo la de no presentar tan loco a Quiroga desde el comienzo, eso me hizo acordar a una crítica que hizo Stephen King acerca del filme "El resplandor", cuando dijo que el personaje de Jack Torrance, encarnado genialmente por Jack Nicholson, parecía loco de remate desde el principio... claro que salvando las distancias, porque yo no soy Stephen King y este relato tampoco es "El resplandor".
      Y Dios, qué manera de comentar, si hablaras como escribieras, creo que no pararías nunca jaja.
      Creo que tus comentarios son más largos que mis relatos, con eso resumo todo jaja.
      Pero bueno, me gusta que aportes tu onda y tu energía en el blog, en la fanpage tenía una lectora así, casualmente (o no) de tu misma edad, y ahora que ha dejado de comentar se siente como un vacío...
      Y no sabía que me leías desde hace rato, pensé que tu aparición databa de unos dos meses (que fue cuando comenzaste a escribirme).
      Un abrazo, gracias por la buena onda!!

      Eliminar
    2. Ya es que yo soy así....No lo puedo evitar...
      Tampoco es un comentario tan largo. Ves, soy capaz de escribir poco, este comentario es cortito:
      Tengo la adaptación de "El resplandor"
      Hablo como escribo y no paro.
      Tus relatos son más largos(y más interesantes)
      Hoy no estoy de buen humor, la buena honda se fugó.
      /////////////

      Eliminar
    3. Lunes, nadie está de buen humor hoy jeje. Salvo tal vez los peluqueros... (aquí en mi país cierran el negocio los lunes, no sé cómo será en otros lados). Ya pasará... Saludis...

      Eliminar
  6. Me emocionastes..!! Y lo terminas en lo mejor .El virrnes tenemos cita: ) cuidate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos cita el próximo viernes, claro que sí Sharoll. Abrazos, y cuidate vos también!!

      Eliminar
  7. mucho suspenso y nada de terror, pon alguno que asuste

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este relato es así, mi estimado, más que nada de suspenso, aunque tal vez se ponga más terrorífico en los próximos episodios. Saludos!!

      Eliminar
  8. Yo tengo curiosidad ¡¿Donde rayos está la esposa?!
    Bueno, ahora a esperar la tercera parte (: nos dejas siempre con la curiosidad.
    Saludos.
    Stephanye.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría decirte ahora mismo dónde está, Stephanie, y si sigue viva o muerta, pero así no tendría gracia jaja.
      El próximo viernes se revelarán parte de los misterios.
      Un abrazo, gracias por escribirme!!

      Eliminar
  9. Es el mejor cuento que he leído realmente hasta miedo me da dormir en mi habitación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ok anónimo, me alegra que te haya gustado, y muchas gracias por escribirme!!

      Eliminar
  10. Desde luego que me fascina Mauro, tienes una forma de narrar que engancha desde el principio. Te lo juro, podrías escribir un relato sobre la mesa y la silla de tu casa que igual la leería todita, porque la historia que se cuenta es muy importante, pero para mi gusto, prefiero algo bien escrito a una historia buena y sin ritmo narrativo. Vos tenéis las dos virtudes. Muy interesante y adictivo tu cuento, como la droga de Q. (ah, si tienes algo de ella envíame un poco). Éxitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Manuel, es interesante ese viejo debate, es decir, ¿qué es preferible? ¿Una historia bien contada pero sin mucho argumento por detrás, o una historia con mucho ritmo pero mal narrada? Como ejemplo de la primera me viene a la mente "2666" de Roberto Bolaño, y como ejemplo de la segunda, "El código Da Vinci" de Dan Brown. Lo ideal sería, como bien dices, las dos cosas, como por ejemplo "Cien años de soledad", pero si hay que elegir... bien, como lector, elegiría la primera, y como escritor, la segunda. En otra ocasión te digo por qué, pero sé que tienes la suficiente inteligencia como para adivinarlo...
      La droga de Q es realmente buena, pero cuidado, porque todavía no sabemos cuáles son los efectos colaterales...
      Abrazos y éxitos para vos también!!

      Eliminar
  11. ay no puede ser mi mau siempree siempree nos lo cortas en la parte mas interesante.!!!!! noo!!!!! x q??? malo :/ buenoo nimodo ya q a esperar hasta el viernes la 2° parte Oyeee oye por ciertoo creo q ya acabaste con los cuentos a pedidoo verdad mmm por q el mio nunk q llegoo
    ya se ya se has de decir -!Karina como chingas con tu cuentoo!!! Hajajajaja no importa mau te perdono solo por q eres mi escritor lindo querido y unico ;)
    buenoo esperoo q estes bien y q pronto sepamos q es esa cosa pegajosa q se comió a liana y q ay con ese tal quiroga bueno te dejo un beso y te mando un fuerte abrazo desde mi México lindoo y queridoo
    jajaja att kary :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kary, no terminé todavía con los cuentos a pedido, y sé que falta el tuyo todavía (entre otros tantos), pero tarde o temprano llegará... Lo prometido es deuda!! jaja.
      Te mando un abrazo desde mi querida Argentina para tu querido México...

      Eliminar
  12. buen cuento, espero la ultima parte. lo unico a criticar es que tu blog esta lleno de anuncios, afean al blog, estan por todos lados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los avisos... sí bueno, cuando publique el libro los sacaré. De momento me sirven para pagar ciertos gastos del blog.... salvo que me los quieras pagar vos jaja. Un saludo!!

      Eliminar
  13. Exelente ! No tengo palabras. Como dice en otro comentario, sos un excelente escritor ya que todo coincide y no quedan partes sueltas. Estoy muy ansiosa por la 3ra parte. Felicitaciones !
    Atte : Camii ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Camii, gracias por tus palabras y por leerme siempre!! Si hoy termino la segunda parte, la subo mañana martes, aunque la tengo un poco complicada. Un abrazo!!

      Eliminar
  14. Ooh Mauro! Que genial cuento! Nose porque me parece que te gusta escribir cuentos más sangrientos (la verdad a mi me gustan más esos) pero eso no le quita la excelente producción que haces... tus cuentos me llevan a filosofar respecto a nuestra generación y siempre rescato pensamientos curiosos y extraños. Atte. Tu fan adicta a tus historias: Lucero ♡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucero, creo que sí me gustan más los relatos sangrientos, al menos me siento más cómo escribiendo terror en su estado más salvaje, pero también entiendo que es necesario variar el registro de vez en cuando, para que tanta sangre no resulte monótona... Gracias como siempre por escribirme y por ser ahora mi amiga en facebook jaja. Un abrazo!!

      Eliminar
  15. La verdad es la primera vez q leo un cuento tuyo, me atrapo bastante, espero hasta el viernes, saludos desde Bahia Blanca!!!

    ResponderEliminar
  16. Bueno Tincho, me alegra que te haya gustado!! El viernes publico la otra parte. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  17. Buena historia, Mauro, te atrapa desde el principio.

    Aunque tengo una pequeña "pega", y es que das a entender(por lo menos, a mí) que las drogas son buenas y que hay experimentar sus buenos efectos,... incluso dices que la que le dio Quiroga tiene unos "fabulosos efectos".

    Sé que tu intención no es crear adictos(aunque sí adeptos XD) pero deberías tener más cuidado, o "las malas lenguas" te llamarán drogadicto. Aunque quizás el problema lo tenga yo, que soy un poco intolerante con las drogas, sólo me parecen aceptables el café y las de uso sanitario(calmantes, medicamentos,...).

    Bueno, y ahora a leer el tercer relato. ¿Qué pasará, qué pasará,...? XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es buena tu advertencia, siempre existen los que piensan mal, aunque siempre hay que recordar que lo que dice un personaje, no necesariamente refleja los pensamientos del autor. Por ejemplo, si un personaje psicótico dice: "Me gusta matar, matar es bueno", eso no quiere decir que el autor piense igual, simplemente es el pensamiento del personaje... pero entiendo lo que quieres decir, así que trataré de ser más cuidadoso.
      Un abrazo!!

      Eliminar

Más Cuentos de Terror:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...