"Un Largo Viaje a la Oscuridad" (Capítulo 6)

Pasaron treinta segundos, tal vez un poco más. Dan, con la vista apartada hacia un saliente de roca que tenía una ligera forma de cabeza humana, se limitaba a escuchar, al tiempo que la linterna de Quiroga trazaba sombras movedizas sobre la pared de la mina.
     Y Dan escuchaba. Escuchaba mientras Quiroga, a espaldas suyo, destripaba a la criatura en busca de restos humanos.
     Shisss…
     Algo que parecía un patín deslizándose sobre una superficie de hielo. Sólo que no había ni hielo ni tampoco patín, sólo un cuchillo y una horrible cosa postrada sobre el suelo, y Dan lo sabía.
     Bluff...
     Eso sonaba como una bolsa inflada a medias, sumergida en un líquido caliente y reventada bajo el agua. Los dientes de Dan rechinaron y sus manos se contrajeron en dos apretados puños.
     -Mierda…
     Ese era Quiroga. Dan tenía la tentación de mirar, de girar la cabeza de una buena vez y mirar, pero la imagen de su esposa saliendo desde dentro de la criatura, resbalando en posición fetal sobre el suelo, entre un montón de porquería líquida, era demasiado para él. Sencillamente, no podría soportarlo.
     -Dan…
     No miró. No pensaba mirar.
     ¿Y si se daba vuelta, y Liana estaba ahí, tendida a los pies de Quiroga? ¿Contemplándolo con unos ojos acuosos y hundidos, la piel desnuda y azulada, la boca abierta rezumando algún icor negro y repugnante?
     -Dan, dese vuelta. Venga a ver.
     “No quiero”, pensó Dan, con desesperada obstinación. “No voy a mirar”.
     Sin embargo, miró.
     El espectáculo, tal cual lo temía, era sobrecogedor.
     Parecía surgido de una de esas inquietantes pinturas de El Bosco, o quizás Goya, una de esas obras que uno puede pasarse horas contemplándola, mientras se siente un cosquilleo nervioso en la nuca y en los vellos de los brazos.
     Quiroga había sujetado la linterna a su cabeza mediante una vincha descolorida, para trabajar mejor. Su cuchillo estaba bañado en una sustancia parduzca y viscosa, al igual que gran parte de sus manos y antebrazos. Incluso se había empapado la camisa…, como si algo dentro de la criatura, algún órgano o saco interno, hubiese estallado al momento de abrirse, salpicando todo a su alrededor. Bluff. Solía suceder con las ballenas y los delfines muertos; incidentes habituales que podían verse en algunos videos de Youtube. Algo así, pensó Dan, podía enloquecer a cualquiera, hacerlo estremecerse de asco durante horas enteras, pero sin embargo Quiroga lo observaba todo con un interés ya en retirada, como si estuviese acostumbrado a realizar actividades similares. Limpiaba el cuchillo con el reverso de su camisa, absolutamente concentrado en la tarea. Sus botas chapoteaban en el líquido parduzco que había surgido del interior de la criatura. Y la criatura misma, ahora que Quiroga la había despanzurrado, parecía algo insignificante, una montaña de algas húmedas pudriéndose y secándose en una playa calurosa.
     Pero de Liana, gracias a Dios, no había rastros.
     Tampoco de Cuco.
     Sólo esa sustancia ocre, oleosa, que había salido en cantidad abundante desde las tripas del monstruo.
     -No están aquí- dijo Quiroga, terminando de limpiar su cuchillo y enganchándoselo en el cinturón-. Debemos seguir buscando.
     -¿Y qué hacemos con esto?
     -¿Con qué?
     Dan señaló los restos de la criatura, que ahora, una vez muerta, parecía descomponerse o deshacerse a una velocidad vertiginosa.
     -Es una criatura extraordinaria- explicó, dubitativo-. No creo que figure en ningún registro biológico; es algo totalmente nuevo para el hombre. Debemos avisar a las autoridades correspondientes, para que vengan a examinarla.
     -Si quiere hacerlo, hágalo- dijo Quiroga, volviendo a acomodarse el lanzallamas a sus espaldas-. Si quiere perder el tiempo llamando a un montón de tragalibros y sabelotodos, no soy quien para impedírselo. Pero yo voy a buscar a mi perro. Y tampoco me gusta dar consejos, pero creo que usted debería hacer lo mismo con su esposa.
     Dan, casi sin darse cuenta, asintió. Pero estaba comenzando a sentirse molesto. Muy molesto. Es decir, Quiroga acababa de salvarle la vida, ¿pero no era cierto también, que había intentado quitársela? A fin de cuentas, le había suministrado una droga que tenía una alta tasa de mortandad, por no hablar de los molestos efectos secundarios…
     También pensó en el tentáculo, aquel dichoso tentáculo que se había deslizado suavemente por su pierna, como una mano tratando de convencer a un amigo. “Y la voz”, pensó. No debía olvidarse de la voz. La criatura le había hablado dentro de su cabeza. ¿Qué le había dicho? Algo así como que se quedara tranquilo, que no iba a sufrir ningún daño. Había sucedido minutos atrás, pero Dan estaba comenzando a olvidar ese episodio con mucha rapidez, como si no hubiese sido más que un sueño. ¿Y si de verdad lo había sido? ¿Y si no se trataba de otra cosa que su imaginación, excitada y agobiada por el miedo?
     De lo que sí estaba seguro, era que aquella cosa no era un simple animal. Era inteligente, y podía engañar la mente de un humano con mucha facilidad, como cuando uno engaña a un burro poniendo una zanahoria delante de sus ojos. Pensó en decirle todo esto a Quiroga, pero al observar sus ademanes enérgicos y decididos, la mirada distraída y levemente arrogante, se dio cuenta de que sería inútil. Quiroga, en su afán de ir siempre adelante y no detenerse en cosas abstractas, nunca se molestaría en escucharlo.
     El otro hombre, mientras tanto, había terminado de reorganizarse y preparar sus cosas. Sin mediar palabra ni realizar algún otro gesto de advertencia, enfiló hacia el interior de la mina, alejándose con rapidez con sus rígidos pasos de soldado. Dan, que aún tenía muy presente lo dificultoso que era seguirle el ritmo, se puso en movimiento de inmediato, apartando de su mente cualquier tipo de pensamiento inconducente. Saltó por encima de la criatura yaciente en el suelo, y uno de sus pies aterrizó en medio de un charco parduzco, produciendo un rebosante plaf. El líquido empapó sus calcetines y se le pegó, frío y pringoso, a la piel de sus pantorrillas. Eso hizo que recordara otra vez al tentáculo trepando por su pierna, pero apartó la imagen enseguida. “Si fuera una película de terror, éste sería el momento en que uno de los tentáculos revive y me sujeta por el tobillo”, pensó.
     Pero claro que no ocurrió nada de eso. No se encontraban en una tonta peli de terror.  Además, la criatura estaba bien muerta; el cuchillo de Quiroga podía atestiguarlo.
     Corrió tras los pasos de Quiroga, ignorando su pierna empapada con el icor de las entrañas de la criatura. Al rato se puso a la par.
     -Dígame qué hacer- le dijo entonces, preguntándose, y no por primera vez, si al ponerse en manos de un loco no estaría cometiendo el peor error de su vida-. Dígame cómo puedo ayudarlo.
     -Por empezar, traiga la mochila que dejó en el suelo- dijo Quiroga, sin detenerse-. Y luego alcánceme.
     -¿La mochila?- repitió Dan, estúpidamente-. ¿Qué moch…
     Pero entonces la recordó. La había dejado caer mientras luchaba con la mantarraya. Ahora debía volver sobre sus pasos, cosa que no le hacía gracia en absoluto.
     -Lo esperaré aquí- dijo Quiroga, intuyendo sus pensamientos-. Pero apresúrese.
     Y Dan, que sentía que su temple caía sin cesar por una especie de barranco lodoso y traicionero, hizo lo que el otro pedía sin soltar una sola queja.




     No habían hecho más de veinte o treinta metros cuando Quiroga se detuvo, la mirada atenta y ligeramente sorprendida.
     -¿Qué pasa?
     -Sshhh… ¿No escucha?
     -Sólo oigo nuestros pasos.
     -Más adelante. Escuche, maldición.
     Casi de mala gana, Dan escuchó. El pasadizo se había ensanchado un poco a esas alturas de la excavación, y los ecos parecían multiplicarse y perderse en la lejanía, como murciélagos a los cuales se los ha despertado en medio de la noche. Y hacía calor… no tanto como el calor explosivo que había sentido al activarse el lanzallamas, pero sí el suficiente como para arrancarle algunas gotas de sudor de la frente. Dan aguzó el oído, tratando de concentrarse únicamente en los ruidos de la mina… y entonces, al cabo de un tiempo, él también lo oyó. Al principio uno podía sospechar que sólo era un sonido imaginado, pero luego se repetía una y otra vez, despejando todo tipo de incertidumbre. Eran tenues, apenas perceptibles, pero sin dudas estaban ahí.
     Ladridos.
     Ladridos apagados, lejanos, como si provinieran de un lugar muy profundo de la cueva.
     -Cuco- dijeron los hombres, casi al unísono.
     Dan no tenía motivos para emocionarse por la presencia de aquellos ladridos, porque de hecho el perro le caía muy mal y además el animal había estado a punto de morderlo, pero al menos dejaba abierto un hueco de esperanza. Si Cuco andaba por ahí, en algún lugar de las profundidades, entonces quizás Liana también…
     -¡Liana!- gritó con todas sus fuerzas, sin poder contenerse.
     -Cállese- dijo Quiroga de inmediato-. No revele nuestra posición.
     Dan le dirigió una mirada de perplejidad.
     -¿Y cuál es el problema? La criatura ya está muerta. La matamos, ¿recuerda?
     -Claro que lo recuerdo. No estoy loco. No me subestime, Dan.
     -¿Y entonces?
     Quiroga suspiró, al tiempo que paseaba su mirada por el lugar.
     -No lo sé. Quizás sea mi entrenamiento. En la milicia nunca nos permitían relajarnos. Ahora siento que es lo mismo.
     -Los ladridos se escuchan muy lejanos… parece que Cuco está mucho más abajo.
     El otro hombre asintió.
     -Lo sé. Estoy tratando de orientarme… creo que es por allí.
     Señaló un recodo ubicado a unos diez metros a la izquierda. Guiados por la luz movediza de la linterna de Quiroga, se acercaron al lugar. En ese punto la mina se bifurcaba en dos pasadizos, uno del tamaño de un desagüe pluvial, el otro mucho más grande, casi tanto como la sala de estar de una casa confortable. Dan vio que el techo, en esa parte, había sido apuntalado con tirantes de madera, al igual que gran parte de las paredes de roca. El olor a aceite de máquina era muy intenso, y cuando Quiroga iluminó hacia el sector, pudo darse cuenta por qué: allí, alineados sobre unas vías oxidadas y polvorientas, habían dejado los vagones de carga, todos ellos vacíos y tiznados por el hollín. Eran cinco en total, y había algo en la quietud de esos antiguos artefactos que hizo que Dan sintiera un escalofrío. Pensó en los mineros que habían trabajado allí, sus voces excitadas, el ruido extremo de los taladros y las brocas que perforaban el interior de la montaña… y ahora, como feroz contrapartida, esto.
     El eterno silencio.
     La eterna oscuridad.
     Y aquellos cinco vagones muertos, inservibles, que atestiguaban el rápido y devastador paso del tiempo.
     “Fantasmas de mineros muertos. Habladurías de viejas”, había dicho Quiroga.
     Pero ahora Dan, mientras contemplaba la escena, no estaba tan seguro de eso.
     Vio que, detrás de esos vagones, los rieles seguían unos metros más y luego terminaban, abruptamente, frente a la puerta de algo que parecía una jaula de hierro grasienta, de unos tres metros de ancho por otros tres de largo. Se la señaló a Quiroga.
     -Es el ascensor- explicó de inmediato Quiroga-. Comunica este nivel con otro inferior, que es en realidad la verdadera mina. Esto que acabamos de recorrer es sólo la galería de acceso. Después viene la caña del pozo, que es una perforación vertical que se hace directamente sobre la veta del mineral. Para comunicar ambos niveles, se utilizaban estos ascensores, que eran lo suficientemente grandes como para transportar a los mineros y a los vagones de acarreo al mismo tiempo.
     -¿Cómo es que sabe tanto sobre esta mina?
     -Le dije que fue mi obsesión durante los últimos cinco años de mi vida. La conozco muy bien, incluso tengo algunos planos, que yo mismo confeccioné, con la ayuda de un teodolito electrónico.
     -Los ladridos vienen de ahí- observó Dan-. Del pozo. Creo.
     -Cuco debe haber bajado- asintió Quiroga-. Aunque no puedo explicarme cómo…
     -¿Por qué?
     -Un perro no podría bajar sin la ayuda de los ascensores. Y estos ascensores no funcionan, llevan décadas sin funcionar.
     -¿Y cómo bajaremos nosotros?
     Con su linterna, Quiroga iluminó hacia uno de los laterales de la jaula, donde alcanzaba a distinguirse una abertura tan negra como una mancha de petróleo.
     -Hay unas escaleras allí. Las construían paralelas a los ascensores, por si éstos fallaban o se cortaba el suministro eléctrico- observó el rostro alarmado de Dan y agregó:- No se preocupe, he bajado muchas veces por esas escaleras. Son sólidas y no representan peligro alguno. Eso sí: son largas, tan largas como una estancia en el Infierno. Si tiene claustrofobia, le sugiero que lo piense dos veces antes de bajar.
     -No tengo claustrofobia- dijo Dan decidido, al tiempo que pensaba: “Al menos, creo que no”.
     -Muy bien- dijo Quiroga, y se quitó el arnés que sostenía los amarillentos tubos del lanzallamas-. Bajaremos estas cosas primero, junto con su mochila. El hueco de las escaleras es demasiado estrecho y corremos el riesgo de quedar atorados. Ayúdeme con las cuerdas, ¿quiere?
     Se refería a unas cuerdas que acababa de retirar del techo del ascensor, con uno de los extremos atados a los barrotes. Evidentemente Quiroga ya había estado allí, y se había preparado muy bien para una situación como aquella. ¿Con cuánta antelación? Dan no lo sabía, pero tampoco quería pensar en ello. El hecho de imaginarse a un hombre vagando por esas oscuridades, durante años y más años, sin más compañía que un perro…, sin dudas era desconcertante. Como mínimo. Mejor no pensar en ello.
     Ataron el lanzallamas y la pesada mochila y luego comenzaron a bajar la soga, muy lentamente. Cada tanto, algo parecía engancharse en los laterales del hueco, por lo que debían subir la soga unos centímetros y luego comenzar de nuevo. El hueco de las escaleras, oscuro y asfixiantemente estrecho, era hondo, muy hondo… Dan calculó primero unos treinta, luego unos cincuenta metros, quizás más, antes de que los cacharros tocaran fondo definitivamente. Para ese entonces habían transcurrido unos cinco minutos, y ambos hombres estaban empapados en sudor. Sin detenerse a descansar siquiera unos segundos, Quiroga soltó la cuerda y se dispuso a bajar por el hueco, poniendo un pie sobre el primer escalón. Mediante señas, apremió a Dan para que lo siguiera… y antes de que Dan pudiera soltar alguna protesta, su compañero había desaparecido por el hueco.
     Jesús, ¿acaso ese hombre era de hierro?
     Dan se aprestó a seguirlo. Se asomó al hueco. Como mucho, tenía unos ochenta centímetros de diámetro; de las profundidades manaba un calor persistente y polvoriento, que hizo que sus fosas nasales se cerraran compungidas. “Será largo, sí”, pensó con desánimo. “Tan largo como una jodida estancia en el Infierno”. Pero mientras le quedaran fuerzas y voluntad, decidió, no se echaría atrás. “Si él puede, yo también”, se dijo con un orgullo fingido.
     Comenzó a bajar, escalón por escalón, respirando en cortos jadeos.
     Los ladridos allá abajo eran más perceptibles conforme bajaban. Cuco parecía loco, ladraba y ladraba sin cesar, como asustado por algo… ¿Acaso tendría miedo de estar solo, perdido en aquella oscuridad? Sin dudas que sí. Aunque Dan, cuyas manos sudorosas comenzaban a resbalar por los escalones de hierro, recordó lo que acababa de decir Quiroga:
     “Es imposible que un perro pueda bajar sin la ayuda de los ascensores”.
     Detuvo el descenso. Miró hacia abajo. Su compañero se encontraba unos metros más abajo, concentrado en los escalones. La luz de su linterna trazaba arcos temblorosos en derredor.
     -¿Quiroga?
     -¿Sí, Dan?
     -¿Acaso se preguntó cómo fue que Cuco pudo bajar sin los ascensores?
     -Sí- dijo Quiroga, sin alzar la vista ni dejar de bajar-. Claro que me lo pregunté. Y si le interesa, tengo dos teorías al respecto.
     -Lo escucho.
     -Una: Cuco encontró un pasadizo que yo nunca pude ver, un pasadizo inclinado que termina llevando al fondo de la mina. No es una construcción muy habitual en una mina, pero puede ser.
     -¿La otra?
     Quiroga seguía bajando, no se había detenido mientras hablaba, por lo que Dan se vio obligado a ponerse en movimiento otra vez.
     -La otra… que Cuco no está solo- Quiroga miró hacia arriba, sólo unos instantes, y Dan entrecerró los ojos ante la luz intensa de la linterna-. Alguien, por algún motivo, lo bajó hasta allí. Y me gustaría saber quién es, y por qué hizo eso.
     “¡Liana!”, pensó de inmediato Dan, emocionado. “¡Ella está con Cuco!”.
     Y entonces, mientras llegaba a esta conclusión, los ladridos excitados de Cuco se detuvieron… y se convirtieron en auténticos gañidos de dolor.
     -¡Algo le sucede!- gritó Quiroga, de repente aterrado-. ¡Debemos bajar más rápido! ¡Apresúrese!
     No daba la impresión de que hubiera otra alternativa. Cuco parecía angustiado y no paraba de soltar alaridos. Con los nervios otra vez erizados, apresuraron su marcha por las escaleras, rumbo a aquellas tenebrosas y profundas oscuridades…

(Continuará...)

50 comentarios:

  1. Como me atrapa la historia, cada vez mas interesante. Quiero saber que le paso al pobre de cuco jaja y Quiroga parece que cada ves se suelta mas con dan. Muy bueno Mauro, saludos!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jonatan, la parte que viene creo que es la mejor hasta el momento, y tendrás algunos indicios de lo que le sucedió al pobre Cuco. Un abrazo!!

      Eliminar
  2. oaaa!! (saludo teletubie) es la primera vez que comento tus relatos, los cuales vengo siguiendo desde hace muchisisimo tiempo. Simplemente me encantan! conocí tu blog por la historia de carta a papa noel, y simplemente la manera en que lo narras . me dejó con ganas de más! ( asi como un niño a los dulces) Asi que terminé todas las historias en solo unos días. La historia que más me encanto fue "Los moradores del polvo" Que pedazo de obra! la manera que narras tus historias , hace que uno se sumerja en un mundo fantástico (y no muy lejano a la realidad) Simplemente tienes aun admirador más :')
    Y por la historia de hoy , la criatura se asemeja mucho a una del videojuego "Resident evil 5" jaja lo siento mi lado friki sale a la luz. por esa misma razón la hace mas tenebrosamente terrorífica! y me pongo mucho en el papel de Dan: y me pregunto: " espero que alguien cuente mi historia y me convierta en leyenda,"jajaja espero que ansias la continuación. y al parecer , con la muerte de la criatura, no se acabó la odisea.
    Y antes de despedirme quisiera hacer unas preguntas, ojala las respondas :(
    primero, Como asi desarrollaste esa habilidad de escribir historias ? Crees que es algo innato o requirió de mucho ensayo- error.

    Bueno eso fue todo. Hasta el próximo viernes!
    Saludo desde Perú!
    Atte. Roger :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roger, muchas gracias por escribirme por primera vez. "Los moradores del polvo" al parecer es un cuento que gustó a mucha gente, por lo que tarde o temprano voy a tener que realizar una continuación. Y creo que aciertas en decir eso de "no muy alejado de la realidad", porque soy de la idea de que en el género fantástico debe haber un escenario muy real y reconocible, porque de lo contrario el relato termina resultando poco creíble.
      Como prácticamente no juego a ningún videojuego, nunca vi la criatura del resident evil 5, pero ahora me entró la curiosidad y en cuanto pueda voy a ver si consigo algunas imágenes.
      Y con respecto a tu última pregunta, llevo mucho tiempo escribiendo, y la verdad nunca estoy conforme con lo que hago, siento que todavía puedo hacerlo mucho mejor. El talento es necesario, pero el esfuerzo aún más: es como cualquier otra disciplina, ya sea la música, la danza, el cine, etc. En resumidas cuentas, sería algo así como 10% de talento, 90% esfuerzo y voluntad.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  3. aaay Noo Dime por favor q no hay otra cosa de esas ay abajo???? por q llora cuco mau????
    es increíble tienes una imaginación sin limites Noo puedo parar de leer esta historia es magnifica y el suspenso esta al cien me estremesco conforme leo.y leo por fa mi mau publica la continuación pronto es q siii no toda la semana me la paso tensa pensando q pasara jajaja y me la pasó visite y visite el blog deceando q te apiedes de tus lectores adictos a tus historias y publiques antes del viernes jijiji es q la verdad mau esta historiA esta buenisima cuidate y espero q estes bien att kary un abrazo y un besasasSo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kary cuánto sufrimiento que causo a los lectores, eso es bueno, hace que me frote las manos al estilo Sr. Burns jaja. Pensaba publicar la parte que sigue el martes, pero me parece que es muy larga y habrá otros lectores que todavía no habrán leído este capítulo. Voy a ver qué hago, aunque te doy un adelanto: el siguiente capítulo es mi preferido hasta ahora, me parece que está escrito de una manera bastante satisfactoria.
      Bueno, te mando un abrazo y cuidate también.

      Eliminar
  4. Como siempre me gusto mucho Mauro esta historia me atrapa! Felicidades haces un buen trabajo. Un saludo y un abrazo. Y debo decirte que me encariñando de cuco jajaja cuando leí que parecía que estaba angustiado me asuste un poco jiji.
    Arte: alba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alba por escribirme. Y sí, parece que Cuco se está llevando todo el protagonismo de la historia, y eso que lo presenté como un perro feo y malhumorado jaja. Saludos!!

      Eliminar
  5. Ayy Dios mio que haremos con este hombre y esa imaginacion tan sorprendente que te fluye directamente a tus ideas de escribir.
    uau Srto terrorifico quede igual de emocionada que Dan al pensar que puede ser liana la que se encuentra con cuco!
    Dios quiera que sea asi *se pone a rezar jajajaja
    super fantastico mauro! cada vez me atrapa mas, aunque quiroga ya no me da tanta desconfianza como en un principio, y si es extraña la forma en la que cuco ha podido bajar, al no haber ascensores. pero tu imaginacion me sigue sorprendiendo a tal nivel que me dejas la piel como de gallina mauro!
    estoy enganchada a esta novela de terror sin duda has atrapado mi atencion y desde mi oficina me relajo, me concentro y me sorprendo con los episodios cada viernes se ponen mas intensos, es como ver una pelicula. me concentro jajajaja
    Gracias a Dios aun Dan sigue vivo, entonces me gusta mas :3
    te mando un enorme beso y un enorme abrazo. (nadie absolutamente nadie habia conseguido entretenerme tanto con una historia y lo has logrado)
    felicitaciones mauro.
    PDT! Despues que no me asesines a Dan te podria seguir enviando besos jaja
    Att Daniela :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Daniela, cuidado con eso de leer en la ofi, mira que ya van varios que me dijeron que los jefes los pescaron leyendo y después se les armó un lío jaja. Lo de que Quiroga ya no te da tanta desconfianza es por la natural evolución del personaje, se dio así, aunque yo no me relajaría tanto con él. Cuando cuente la historia de cómo consiguió el lanzallamas, vas a darte cuenta...
      Bueno, espero que la historia te siga entreteniendo y obligándote a leer más. Un abrazo!

      Eliminar
  6. Hay mauro justo lo cortas cuando la imaginacion estaba al 100% por encima de lo acostumbrado jejeje...hola mauro soy charo...pucha esta vez te pasaste fue lo maximo leer este capitulo aunq no me imagino como sera el final!!!! saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Charo, mejor que no te imagines cómo será el final, de lo contrario, la historia habrá fracasado jeje. Aunque aún falta bastante, poco a poco se irá yendo hacia un destino que espero sorprenda a todos... Saludos para vos.

      Eliminar
  7. Al habla Eli:
    Madre mía, estoy con la boca abierta y los ojos totalmente desorbitados...
    1)Sí que es un animal extraño, no tiene sangre, sólo una sustancia parduzca pegajosa al estilo de sirope de fresa caducado.Puaj.¿Tiene siquiera venas? Con sólo intentar imaginarme la clase de vasos sanguíneos conductores que tendrá "una cosa" que sangra sirope caducado me dan naúseas. Voy a dejar de hablar de sirope de fresa porque me empiezan a apetecer tortitas.
    Por lo demás, ¿órganos que explotan más sirop...más líquido raro? No me compares algo tan horrendo con las ballenas, por favor, es como decir que mi vecina parece un sapo; los pobres sapos no se merecen que les compare con un monstruo blanduzco, sucio, asesino y que se cuela en las casas por la ventana para llavarse a alguien (con perdón a la criatura del relato).
    Y sí, vuelvo a estar cabreada con mis vecinos.
    2)¿¿¿Soy yo, o Quiroga parece no estar tan loco??? Bueno, como dije, si yo perdiera a un ser querido me volvería majara, así que comprendo que esto haya destrozado a Q., sin embargo, de algún modo parece que lo va encajando mientras sucede la historia, al igual que nosotros. Mis respetos a Quiroga y al gran "disparaletras" que consiguió que sintiera empatía por un hombre con un perro rabioso.
    3)ECO..ECo...Eco...eco...La mina debe de ser enorme. ¡Cuántos pasadizos! Ahí, señores, ahí pueden estar escondidos tanto el Arca de la Alianza, la Caja de Pandora o..¡El Tesoro de la Ciudad de Oro! ¡¡¡¡Para esto sirve ver la 2ª peli de La Búsqueda-El diario Secreto / por Nicholas Cage.
    4)¿Por dónde se metió Cuco? ¿O quién lo bajó hasta allí?¿Y DÓNDE ESTÁ LIANA?
    5)La 4) sé que encontraré las respuestas en la 7ª parte.
    6)Qué misterio, pobre Cuco, menudo final. Vamos perrito,¡ AGUANTA, TE SALVARÁN!
    7) Y Dan, ¿No va a morir? Espero que no me montes una tragedia romántica para el final al estilo: Dan salva a Liana y, después de un super-abrazo y super-besazo Dan cae al suelo y Liana se arrodilla junto a él, preocupada....Dan le dice que la quiere, que sea feliz y todo ese rollo...Y muere, por culpa de la droga que le da Quiroga. Y a la que, en parte gracias, salva a Liana. (Yo me monto mis numeritos y mis teatrillos)
    Espero que no ocurra esto...
    Volví a confundir mi lámparo con la villana del cuento, tuve un dèja-vi terrorífico.
    La 6ª parte salió bien, ¿Cómo saldrá la 7ª?
    ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡
    SE ESPERA CON BASTANTE IMPACIENCIA.

    \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\
    Saludos
    ////////////////////////
    Elisa
    PD: ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte ! ¡ 7ª parte !
    CHAÍTO, TERRÍCOLAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eli, gracias como siempre por dedicarme unas pocas palabras jaja.
      Bueno, hay preguntas que por supuesto no puedo responder, pero sí puedo mencionar algunas cosas:
      1) Lo de los pasadizos y los ecos: hay muchísima literatura al respecto, de hecho crecí leyendo ese tipo de cosas ("Viaje al centro de la tierra", "El tonel del amontillado", "El señor de los Anillos" (la parte de las ruinas de Moria), "El hobbit", incluso "La torre oscura" de S. King... y por supuesto, las pelis como "Los cazadores del arca perdida" y "Los goonies", que marcaron a toda una generación ochentosa como la mía. Este creo que es mi pequeño homenaje a todas esas cuevas y esos pasadizos que en cierta forma influyeron en mis deseos de ser escritor.
      Y lo de Dan: va a morir exactamente como lo dijiste, sólo que en otro escenario, te hago un adelanto: Dan y Liana caen a un río subterráneo, congelado, encuentran un pedazo de puerta flotando y tratan de subirse los dos, pero como no hay espacio suficiente Dan le cede su lugar a Liana... entonces le dice: Siempre te amaré, Rose (digo Liana), no me olvides...
      Ah, no, cierto que eso ya se hizo.
      Tendré que pensar en otra cosa, maldición!!
      Jaja bueno, hasta la próxima!!

      Eliminar
    2. Al habla Eli:
      Dios mío, ¡¡¡¡¡¡qué cursilería!!!! Ese final no, porfa...Ni ninguno parecido, que vomito.
      1)¿Esto te parecen pocas palabras? Espera y descubrirás lo que son los comentarios largos de verdad.
      2)Pasadizos secretos...Los que de pequeños no se hayan colado en una casa medio en ruinas abandonada hace muchos años y han estado horas y horas buscando alguna forma de acceder a un túnel desconocido no han tenido infancia. Cerca de donde yo vivo había una...Había sido la antigua casa de un cura o algo así, y además estaba muy cerca de una iglesia. Incluso ruinosa era muy bonita. Fue una pena que el Ayuntamiento la tirara abajo y yo perdí mi oportunidad de encontrar tesoros (o anillos encantados)
      Por eso me hice fan de la saga Indiana Jones.
      No se puede decir que yo no haya disfrutado de mis días de "la pequeña Elisita". Todavía me duelen los mofletes...
      "Siempre amaré los relatos de terror de esta página, no me olvidéis...."
      Saludos
      Elisa

      Eliminar
    3. ¿Final cursi? Puede ser. Pero no olvides, pequeño saltamontes, que ese final recaudó 500 millones de dólares en todo el mundo y catapultó a la fama a ese pedazo de actor que es Leonardo DiCaprio...
      (¿Creíste alguna palabra de lo que dije?).
      Buen relato el de la casa del cura. Me sigue sorprendiendo que escribas tan bien a tu edad. Creo que estoy hablando con una futura Mary Shelley, o J. K. Rowling, o Isabel Allende o etc. En todo caso, cuando llegues a la fama espero que te acuerdes de mí y me eches un cable para sacarme del anonimato jaja.
      Bueno, un abrazo, el viernes como siempre habrá un nuevo capítulo.

      Eliminar
    4. Al habla Eli:
      Y espero que no olvides, gran saltamontes, que seguramente DiCaprio amase más o menos la cantidad que recaudó la películo a partir de entonces. Y también quiero recordar el típico de que porque algo tenga fama, no tiene porque no ser cursi.A mí me encanto cuando en El Mentalista, Patrick le dice a Teresa que la quiere.¡Se coló en un avión! Pero reconozco que es una escena muy cursi. MUY, pero que MUY cursi.
      Si quieres salir del anonimato, monta una escenita romántica en un avión o en un tren, que lo mismo sales por la tele....En ese caso, y si te decides a llevar la idea a cabo, seguro que unas 200 o 300 personas más te conocen.
      Y si sales en la tele de verdad a mí me da algo.
      En cualquier caso, siempre tendrás a tus fans en este blog.
      Chao

      Eliminar
    5. ser famoso????? es facil: en un partido de football importante, te empelotas y salis corriendo por media cancha... te ve todo el mundo y hablan de vos por un rato jajajajajaja

      Eliminar
  8. Que genial!!!no veo la hora d seguir leyendo edta historia,m encanta!te felicito y ojala siempre tengas la inspiración p seguir escribiendo...ana :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana, yo también espero lo mismo jaja. Abrazos...

      Eliminar
  9. que paso con cuco? me deja re intrigada encima ami me encantan los perros y me muero si cuco muere.. porfa dan acelo fuerte y que no sufra ningun tipo de muerte, gracia desde argentina milii

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el próximo capítulo veremos qué paso con Cuco... ahora hay que esperar y mientras tanto matar la ansiedad viendo novelas jaja. Un abrazo, Mili, yo también soy de Argentina!!

      Eliminar
  10. Hola Mauro, estoy siguiendo tus cuento desde ya hace tiempo y nunca pude decirte lo mucho que admiro estas historias! Espero que esta novela siga y siga sorprendiendo como lo hace hasta ahora, suerte en todo lo que te propongas genio! Abrazo crack!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias anónimo, me alegra que hayas escrito por primera vez. Yo también espero lo mismo, que la novela siga bien y el interés no decaiga. Un abrazo!!

      Eliminar
  11. Holaa... Mélanin :')

    ResponderEliminar
  12. Holaa... Aquí Mélanin :')

    Pobre Cucoo ... aunque se haya querido morder a Dan... enserio pobeshito... me pregunto si realmente estará con Liana... si es asi ya acabaría la historia ._. oh oh ... entonces ojalá que no esté con Liana muajajaja

    Me encantaría que éstas historias vayan al cine *-* ... asi como ''los moradores del polvo'' ... esa historia fue épica :')

    En fin... continúa con el doble de partes si deseas... de todos modos tus historias son buenísimas.

    Saludos Mauro, apapachos pandosos desde Perú :')

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Melanin, Dios te escuche, ojalá que se lleve algún día al cine, porque las pelis me encantan. Además, si llevaron al cine pelis tan malas como "La novia de Chucky", por qué no filmar mi novela? jaja.
      Bueno, no tengo idea qué es eso de apapachos pandosos pero me gusta como suena jaja. Un abrazo!!

      Eliminar
  13. Quede con los pelos de punta! Esta buenisima tu historia y espero con ansias en final! Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Natalia, esa es la idea, que los lectores queden con los pelos de punta jaja. Gracias por tus palabras, un saludo para vos también :)

      Eliminar
  14. hi :)
    que le pasa a Cuco? no mates al perro xd
    puede que el perro odie a Dan pero es un perro! LOS PERROS NO DEBEN MORIR EN HISTORIAS DE TERROR! se supone que deben vivir xd (ademas de tu historia ``El perro en el jardin´´ donde el tipo mata a su perro y eso...lol)
    como bajo Cuco? y Liana? donde esta? SPOILER UN POCO okno xd
    que no haya nada abajo, que no haya nada abajo.
    entonces, no había nada dentro de esa cosa...
    por que están bajando mas y mas! no podrías hacerlos subir? malditas minas oscuras y grandes.
    Quiroga parece cada vez menos loco...no tanto para ser normal, pero ya no es tan psicópata xd
    Y que esta abajo? otra de esa cosa con tentáculos? bueno, supongo que no tiene hermanos, así que...QUE ESTA ABAJO Y ESTA TORTURANDO-MATANDO O LO QUE SEA A CUCO!?
    bueno espero con ansias la siguiente historia :)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja Jo cuántos interrogantes...
      Pese a que coincido con vos en que los perros no deben morir, tengo algunos cuentos (además de "El perro en el jardín") en donde desgraciadamente mueren, como por ejemplo "Las primeras palabras del bebé". De hecho, también he matado gatos, caballos y pájaros, y eso que amo a los animales jaja. Pero bueno, son sólo historias, en la vida real sería incapaz de hacer daño sin ningún motivo a los animales, aborrezco la caza y la pesca deportiva, así que te imaginarás que también quiero que Cuco sobreviva...
      Bueno, te mando un abrazo.

      Eliminar
  15. Buenisimo espero la continuacion

    ResponderEliminar
  16. que no le pace nada a cuco.. ace lo que cea para que cuco zalga bien y cuida a dan de la droga que le dio quiroga gracias mauro.. un besote de mili de argentina :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Mili gracias por preocuparte por mis personajes jaja. Esperemos que todo salga bien. Un abrazo!!

      Eliminar
  17. Muy, pero muy buena. Por favor no mates al perrito, no soy capaz de ver sufrir a un animal... jaja

    Don Corleone

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ok Don, vamos a ver qué hacemos con el pobre perro... es como dije en otro comentario, el perrito se lleva el protagonismo jeje. Un abrazo!

      Eliminar
  18. Y yo creo que el perrito es el personaje porq es el que mas preocupa y el que me parece ami el que mas importa.. Ba noce son solo cosas mías.. Un abrazo de aylen de atgentina dan.. Cuidame a mi perrito que tengo uno igual y se llama aci jajaj alto nombre le puce

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aylen, efectivamente, el nombre de tu perrito es muy alto jaja. Al principio de la historia, puse al perro como un personaje secundario más, sin saber que iría cobrando protagonismo a medida que transcurrieran los capítulos. Si lo hubiese sabido antes, habría elegido otro nombre, pero bueno, ahora ya está jeje. Un abrazo, gracias por escribirme.

      Eliminar
  19. Hola Mauro.
    Recien he podido leer este capitulo (He estado mal de salud) y no me queda mas que decir que cada vez se pone mas emocionante.
    Ahora entiendo mas a Quiroga, no estaba tan loco como pensaba. Tiene, en la medida de lo posible, todo bien calculado. Ya me empezo a caer bien, jejeje.
    Me gusta mucho tu manera de narrar, no me cansare de decir que me haces ser parte de tu relato y que puedo sentir y hasta oler las situaciones que describes.
    Y ahora a esperar el prox viernes con ansias...
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Eduardo, antes que nada espero que te hayas recuperado y ahora estés bien, yo necesito lectores fuertes, en buen estado de salud, que puedan soportar emociones fuertes jaja. En cuanto a Quiroga, yo creo que tiene evidentes desequilibrios emocionales por todo lo que le pasó, pero eso no quiere decir que sea estúpido o improvisado, después de todo, tuvo siete años para prepararse para este momento... En los siguientes capítulos sabremos más de él, y te darás cuenta de muchas otras cosas.
      Bueno, nos vemos el viernes, muchas gracias como siempre por escribirme y leerme.

      Eliminar
  20. :O :O :O NOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!! CUCO!!!!!!!!!!!!!...pobrecito, amo los perritos...que no le haya pasado nada please!
    Como siempre un estupendo relato, espero con ansias la continuación, apuesto a que me desvelaré tratando de imaginar que pasará en el siguiente capítulo y también espero que no me salgan ojeras. NO ME LO PIERDO POR NADA. Saludos.

    P.D. ¡Ya me puse al día! :D me leí todos tus cuentos O.O cool! están muy buenos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya falta poco Lucia, sólo unas horas jaja. Están todos los lectores preocupados por Cuco... yo creo que si lo mato, me terminan linchando jeje. Saludos!!

      Eliminar
  21. no puedo esperar al ciguiente capitulo estoy re emocionada por el capitulo que espero leer y admirar asta que publiques otros.. jaj gracias por acer un cuento que me atrape tanto jaj un abrazo de mili de argentina.. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mili, me alegra que te haya gustado... Es una de mis historias más largas y pensé que me dejarían en el camino, pero veo que los lectores están respondiendo bien. Un abrazo.

      Eliminar
    2. y bueno aces tan buenas hiztorias que no te ibamos a dejar solo.. yo ciempre leere tus historias no lo dudes.. un abrazo de mili de argentina. :)

      Eliminar
  22. ¡Que increíble continuación! Me dejaste en gran suspenso e intrigado, gracias a tu genial forma de narrar y describir los escenarios, estimado Mauro.
    Pero, a pesar de la envolvente historia, no pude dejar de notar aquel error de gramática que desde principios del capítulo me sorprendió: "pero sin embargo". Sí bien, el pleonasmo se puede utilizar como recurso literario para dar estética a los versos, no creó que sea asertivo usarlo en una novela de terror. Por todo lo demás, tan genial como de costumbre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gilian por la corrección, ya está arreglada. Sé que debe haber otras cosas por ahí, porque si bien trato de corregir los capítulos antes de publicarlos, lo hago de una forma muy superficial y no tanto como debería. En cuanto termine de escribir la novela, tendré que sentarme a corregir en serio (aunque siempre me da pereza jaja). Tal vez te contrate como corrector literario, jeje, porque indudablemente sabes de esto. Un abrazo!!

      Eliminar
  23. Hola Mauro! Tuve la peor idea de la historia... empecé a leer tu novela en el trabajo jajaja. Por suerte la pantalla de mi compu da a una pared.
    Obviamente me está encantando, abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aaaahh pero qué espantosa idea! jaaja. Pero bueno, lo más importante de todo, lo que hace que la vida de uno se complete y se eleve hasta el cielo, es que la computadora... ¡apunte contra la pared! Eso no tiene precioooo. Un abrazo!

      Eliminar

Más Cuentos de Terror:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...