"Un Largo Viaje a la Oscuridad" (Capítulo 10)


1

“Una luz”, pensó Dan, aunque no quiso hacerse muchas ilusiones. “Creo que estoy viendo una luz”.
    Tenía las rodillas y las manos despellejadas, en carne viva y sangrantes, pero él no sentía nada. Había tropezado y caído al menos una docena de veces, y constantemente regresaba la vista hacia atrás, para cerciorarse de que ninguna de las otras criaturas lo estaba siguiendo. Se sobresaltaba ante cualquier ruidito y el corazón latía desbocado en su pecho, a tal punto que debía detenerse de vez en cuando para recuperar el aliento. Lo curioso era que, pese a la interminable y pesadillesca jornada, su cuerpo y su mente le seguían respondiendo, cosa que inevitablemente le hacía recordar a la droga experimental que Quiroga le había suministrado en su cabaña, aproximadamente un millón de años atrás. ¿Y qué le había dicho ese hijo de puta? Algo así como que se había usado en la guerra de Irak, o tal vez de Afganistán. ¿De dónde podría haberla obtenido? Él jamás había escuchado de algo semejante, ni siquiera en esas revistas sensacionalistas que solía leer Liana.
    Nunca supo si fue por pensar en eso o qué, la cuestión es que de repente sintió arcadas y tuvo que detenerse a vomitar a un costado de la galería. Como en su estómago no tenía prácticamente nada, lo que expulsó fue un poco de bilis mezclada con baba. Levantó la vista. Tenía los ojos llorosos, pero aún así pudo ver que, en efecto, aquello que se veía un poco más adelante era una luz. La luz de la boca del túnel, iluminada por la Luna. Había llegado a la salida de la mina.
     Además del evidente alivio, sintió que en su interior crecía otra cosa… aunque de momento no pudo identificar qué era. Siguió corriendo en dirección a la luz, guiándose por la linterna que, gracias a Dios, había encontrado dentro de la mochila.
     No sabía cuánto tiempo había transcurrido desde que se enfrentara a la última criatura. El soplete del lanzallamas había sido terriblemente efectivo y la cosa había retrocedido hacia la oscuridad, moviendo sus tentáculos, escondiéndose en un hueco de la roca como una araña con la presa entre sus fauces. Sólo que la criatura no había alcanzado ninguna presa, tenía las manos vacías; la presa tenía un lanzallamas que podía derretir el metal como si fuese mantequilla. Lejos de la idea de rematar a la criatura, Dan había dado media vuelta y había corrido en dirección a las escaleras, guiándose por la débil luz de la llama piloto del lanzallamas. Pudo haber sido su perdición, porque dio a la criatura la posibilidad de recuperarse e ir tras él, pero lo cierto es que cuando miró hacia atrás, sólo vio la cerrada oscuridad: de la cosa no había rastros. Aparentemente, temían a la muerte tanto como un ser humano. Dan regresó la vista al camino y siguió corriendo.
     Al rato, tropezó con la mochila. Las escaleras estaban muy cerca, pero Dan de repente se detuvo, dubitativo. Su única fuente de luz provenía del lanzallamas, y no podría subir las escaleras con él. Debía hacerlo a ciegas, y totalmente desprotegido. Siguiendo una súbita intuición, se agachó para hurgar en la mochila. Pese a que la había cargado durante casi todo el camino, era la primera vez que se fijaba en lo que había dentro de ella, por lo que al encontrarse con una linterna de baterías se maldijo a sí mismo por su falta de curiosidad o inteligencia. Sacó la linterna de la mochila y la encendió. Una luz poderosa, tan blanca y cálida que casi lo hizo llorar, se desparramó por el interior de la mina, en un radio de unos diez o doce metros. Hizo un rápido paneo buscando a la criatura en alguna de las grietas de la roca, pero no halló nada. Se quitó el lanzallamas y se aprestó a subir por las escaleras… y entonces, al echar una última mirada a la mochila abierta, se encontró con algo que le arrancó una maldición de asombro y miedo.
     Dinamita.
     Alrededor de siete u ocho cartuchos de dinamita, apiñados entre sí como salchichas a las que nunca nadie querría comer.
      “¡Maldito Quiroga!”, pensó entonces.
      Esa mochila había estado cerca del fuego del lanzallamas al menos unas dos o tres veces. Si no habían volado por los aires, había sido por obra y gracia de la casualidad. O de un bendito milagro.
      Durante un momento pensó en tomarlos, hacerse de tres o cuatro cartuchos, pero luego supo que no sería buena idea hacerlo. Así que dejó la mochila con su carga explosiva donde estaba, y se dedicó a subir por las escaleras.
      Si el descenso había sido largo, el trayecto de vuelta fue mil veces peor. Parecía que aquellas escalerillas se prolongaban indefinidamente, como en la famosa ilusión óptica de Penrose. Lo peor era la sensación de tener algo en las cercanías, algo que lo seguía y que podía agarrarle el tobillo en cualquier momento… Cuando finalmente llegó a la salida, se recostó contra la jaula del ascensor y emitió una suerte de hipidos de cansancio y alegría. Pero luego recordó a la criatura y se inclinó para iluminar el pozo; si hubiese visto a una de esas mantarrayas trepando por las escalerillas, probablemente hubiese muerto de miedo allí mismo. Pero no había nada, y al rato se puso en moviendo otra vez.
     Llegó a pensar que había equivocado el rumbo y se había perdido, porque nada en el corredor le resultaba conocido, pero al encontrarse con el cadáver de la mantarraya atacada por Quiroga, supo que iba por el buen camino. Observó que la criatura se estaba desintegrando con una rapidez escalofriante, al punto que ahora parecía una especie de gelatina inconsistente, pero no se preocupó demasiado por el asunto. Siguió corriendo. Y al rato se encontró con la luz.
     La luz al final del túnel.
     Y aquella sensación, aquella mezcla de alivio y de otro sentimiento indefinido aunque terriblemente familiar, lo embargo de pies a cabeza, al punto que unas lágrimas calientes le surcaron la mejilla cubierta de mugre.
      Cruzó la boca del túnel y se sintió agradecido por el aire frío que en forma de neblina caía sobre su cuerpo sudoroso. Observó que aún faltaba para el amanecer, y que el silencio en aquel páramo era conmovedor y al mismo tiempo expectante. Sin dudas se trataba de un lugar embrujado, aunque no porque tuviera los clásicos y predecibles fantasmas, sino por algo mucho peor. Allí había habido vida, había habido actividad y sudor y esfuerzo humano, y ahora sólo quedaba el polvo. El olvido. Se preguntó si aquellas criaturas no habrían elegido aquel lugar en forma premeditada, para pasar más desapercibidas aún. Porque era evidente que en algún lugar de la mina, en las profundidades más recónditas, se ocultaba un nido. Un nido formado por aquellos aborrecibles y desconcertantes seres. O, como había dicho Quiroga, quizás más apropiadamente: “una colonia”.
     La camioneta en la que habían llegado se encontraba a unos cincuenta metros, brillando espectralmente bajo los rayos lunares.
     Dan corrió hacia ella, rogando que Quiroga hubiese dejado las llaves puestas en el contacto. Abrió la portezuela y entró. La llave no estaba puesta, pero encontró una de repuesto tras el parasol del acompañante. Introdujo la llave e hizo girar el tambor. La vieja camioneta de inmediato se puso en marcha. Buscó luego el celular que había dejado en la guantera: tenía batería y la señal era excelente. Parecía que todo estaba saliendo a pedir de boca. Dan cerró los ojos.
     Entonces, mientras se permitía lanzar el primer suspiro de alivio, reconoció aquel desagradable sentimiento que hasta el momento había sido incapaz de definir, y que le corría como un ácido por el interior de su cuerpo:
     Era la culpa.


2

   -Emergencias, ¿en qué puedo ayudarlo?- dijo la voz femenina (y ligeramente adormilada) del otro lado de la línea.
      Dan pensó cuidadosamente las palabras antes de pronunciarlas. Sabía que, si la historia no era creíble o tenía grietas, podrían tomarlo como un bromista y cortarle la comunicación. Eligió entonces decir lo básico, lo que podía contarse en cualquier bar sin que los parroquianos le echasen cautelosas miradas por encima del hombro. Debía omitir, por supuesto, el asunto de las criaturas. Al menos de momento.
      -Me encuentro en el acceso a las Minas de San Ignacio, operadora. Mi compañero… él se encuentra dentro de las minas. Está perdido, perdí todo contacto con él. Necesito que envíen un equipo de rescate, urgente.
      -¿Podría decirme su nombre, señor?
      Dan abrió la boca para decirlo, pero luego recordó que estaba bajo supervisión fiscal, y que había violado la veda para salir de la ciudad. Pero pensó que tampoco podía negarse a dar su nombre, porque podía despertar sospechas. Entonces optó por algo intermedio: suministrar un nombre falso.
      -Lucas- dijo al fin, pensando en el hijo de Quiroga-. Lucas Gaetani- Gaetani era el apellido de soltera de Liana.
      -Señor Gaetani, ¿podría decirme su edad?
      -Treinta y dos años.
      -¿Y el nombre y edad de su compañero perdido?
      -Él… su apellido es Quiroga. Y desconozco su edad, pero debe andar por los cuarenta y cinco o cincuenta.
      -¿Hace cuánto que no tiene comunicación con él?
      -Desde hace aproximadamente… unas tres horas. Tal vez más.
      Esto último no era cierto. Calculaba que había dejado atrás a Quiroga no más de treinta minutos, pero suponía que si exageraba el lapso de tiempo, su llamado tendría una mayor prioridad.
       -¿Podría decirme, señor Gaetani, el motivo por el cual usted y su compañero se metieron en esa mina abandonada?
       La voz era perfectamente neutral, no acusaba ni juzgaba, pero de todas maneras Dan sintió que perdía la paciencia:
       -No llego a entender qué importancia tiene esa pregunta, señorita. Le estoy diciendo que mi compañero está perdido y que podría correr graves peligros, y usted…
       -Señor Gaetani, estamos tratando de entender la gravedad de la situación. Limítese a responder nuestras preguntas.
       Dan se pasó la mano por el pelo y observó hacia la mina. Pese a que la camioneta estaba en marcha, había decidido permanecer en el lugar. La había girado un poco para que los faros encendidos apuntasen directamente hacia el interior del túnel, pero eso era todo. Si llegaba a descubrir algún movimiento extraño, algún tentáculo que asomase por el borde de la roca, pondría la primera marcha y dejaría una nube de polvo detrás. Pero de momento no había visto nada.
      -Estábamos explorando- explicó al fin-. Sé que estamos bastante creciditos para jugar al explorador, pero eso era lo que hacíamos. ¿Le resulta satisfactoria la pregunta?
      -¿Es la primera vez que entran a la mina?
      -Sí.
    -¿Usted o su compañero tienen algún tipo de experiencia como exploradores profesionales?
      -No.
      -Señor Gaetani, ¿cuál es su relación con Quiroga?
      -Somos… simplemente somos amigos.
      Fue consciente de lo raro que sonaba todo eso, por no hablar de la cuota de risueña suspicacia que su relato podía disparar. Dos hombres adultos, en plenas facultades de su consciencia, entrando durante la noche a una mina abandonada… Sin embargo, la voz de la mujer, lejos de denotar divertimiento, fue totalmente profesional al decir:
      -Señor Gaetani, disculpe las molestias ocasionadas, pero las preguntas que acabo de hacerle son totalmente necesarias y coherentes con su caso. Enviaremos de inmediato una patrulla policial a la mina, por lo que le recomendamos que permanezca en un lugar visible y seguro, a la espera de los oficiales.
      -¿Una patrulla? Pensé que enviarían un equipo de rescate, o algo así…
      -No disponemos de equipos así en la ciudad, señor. Para eso necesitamos que algún funcionario superior emita una orden estatal. La patrulla que llegará en minutos se encargará de evaluar personalmente el caso. Quédese tranquilo y no se mueva de ahí.
      -Estamos perdiendo el tiempo. Mi compañero…
      -Le pedimos que se quede en su lugar y espere a la patrulla, señor Gaetani. Si quiere, puede quedarse en comunicación conmigo mientras espera.
      -No, gracias- dijo Dan, y cortó.
      Sintió el impulso de arrojar el celular por la ventana, pero lo reprimió a último momento. ¡Maldita burocracia! Sin embargo, mientras observaba a través del parabrisas el millón de estrellas que poblaban el cielo (nunca había visto tantas, en un cielo tan despejado), tuvo que admitir que la operadora tenía razón. Él no podía esperar que por un simple llamado le enviasen equipos de rescate, soldados de infantería y tanques de guerra. No le quedaba otra alternativa que esperar.
       Y esperó.
       Volvió a observar hacia la boca de la mina, por las dudas, y esperó. Afuera, la noche transcurrió con lentitud y las estrellas en el cielo negro trazaron arcos y rectas entrecruzadas. La luna comenzó a ocultarse detrás de la montaña; la niebla se intensificó y comenzó a caer rocío. El parabrisas quedó empañado, por lo que Dan tuvo que activar el limpiaparabrisas para no perder de vista a la oscura entrada de la mina. Con el correr de los minutos, comenzó a pensar que tal vez no había sido buena idea llamar a las autoridades, y sus dudas se acrecentaron. Pero, por otro lado, ¿qué podría haber hecho? Él solo no podría ingresar a la mina, deshacerse de las criaturas y rescatar (si es que aún estaba a tiempo) a Liana, a Quiroga y a Cuco. Se movió intranquilo en el asiento y observó de reojo el celular. Los oficiales que llegarían no estaban convenientemente informados sobre el asunto, pensaban que iban a encontrar a un par de maricas que se habían perdido en una caverna mientras hacían sus cosas de maricas. No estaban preparados para defenderse de aquellas mantarrayas, mucho menos hacerles daño. ¿Y si llamaba de nuevo, y decía que todo había sido una broma, que anulasen la emergencia? Los oficiales no vendrían, pero él se encontraría en la misma situación que antes: solo, asustado y sin saber qué rayos hacer a continuación.
      Pasaron los minutos, y no había noticias de aquella maldita patrulla. Pensó que tal vez podría explicarles. Aguardar la llegada de los oficiales y explicarles cuidadosamente lo de las criaturas que habitaban la mina. Explicarles lo de Quiroga, lo de su mujer, lo del hijo de Quiroga. Si elegía bien las palabras y era lo suficientemente persuasivo, podría convencerlos de que dentro de aquella mina sucedía algo que, como mínimo, ameritaba el cuidado extremo y el llamado de refuerzos. ¿Por qué no? Él podría hacerlo. Tenía el don de la palabra, entrenado y afilado durante años de enseñanza en la Universidad. Incluso podría guiarlos hacia la criatura muerta dentro de la cueva, para que viesen con sus propios ojos la prueba de la historia. No estaba tan lejos de la superficie, y si tenían algo de suerte, quizás…
      Estaba pensando en esto cuando sintió un acceso de arcadas que dobló su cuerpo en dos. Salió presuroso de la cabina y vomitó sobre la tierra; ahora, además de la bilis y la baba, había mucha sangre.
      Regresó a la cabina, mareado y jadeante. Pensó en las funestas palabras de Quiroga: “Es posible que, antes del amanecer, usted haya muerto…” Miró el reloj del celular. Sorprendentemente eran las cuatro y media de la madrugada, la aurora no debía estar muy lejos. ¿Y cuánto tiempo pensaban demorarse esos oficiales? Ya debía haber transcurrido más de una hora desde la llamada. “Maldita burocracia”, volvió a pensar. “Maldito sistema tercermundist…”
      El vómito salió a chorros de su boca. Esta vez no le dio la oportunidad de salir de la camioneta. Empapó la camisa y el tablero con sangre; de repente le costaba respirar, y en su campo visual comenzaron a bailotear chispas de colores.
      Salió de la camioneta. Necesitaba aire, necesitaba un poco de frescor para despejar su cabeza súbitamente aturdida. Dio unos dos o tres pasos y cayó de rodillas sobre la tierra, levantando un poco de polvo. Trató de incorporarse pero lo único que logró fue girar el torso y caer de espaldas; quedó mirando hacia las estrellas. ¡Cuántas que había! Sus ojos, acostumbrados al resplandor de la ciudad, brillaron maravillados ante el espectáculo. Pero debía levantarse. No debía perder el tiempo mirando las estrellas. Logró apoyarse en los codos pero luego perdió las fuerzas y su cabeza volvió a caer.
      “Liana”, pensó entonces. Una lágrima brilló en la comisura de sus ojos y cayó en la tierra húmeda por el rocío. “Le he fallado. También le he fallado a Quiroga. Y a su perro. Fui un cobarde. Debí haberme quedado a luchar”.
       Las estrellas brillaban cada vez más. Un espumarajo blanco salió de la boca de Dan y su cuerpo se convulsionó. Las estrellas allá arriba se hacían más y más brillantes, al punto que abarcaron todo el cielo y se unieron en una única explosión blanca y cegadora.
       “Lo siento Liana, lo siento Quiroga. Hice lo que pude. Les he fallado a todos”.
       Dan cerró los ojos y su consciencia comenzó a alejarse rumbo a la negrura.
      “Les he fallado a todos…”

(Continuará...)

48 comentarios:

  1. Solo espero que su vida no llegue a su fin. Dan hizo todo o incluso más de lo que haría cualquier persona en su lugar. Tengo la sensación de que se va a despertar ya por la mañana o quizas en un hospital, socorrido (No se si esta palabra existe jaja) por los policias.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Facundo, perdón por no responder antes. Lógicamente, no puedo responder a lo que preguntás, aunque si tengo que hacerlo sí o sí, la respuesta es... no. No sucede eso que estás imaginando. Sería demasiado fácil jeje. Bueno, te mando un abrazo.

      Eliminar
  2. Genial quiero saber mas pero bueno lastima que el viernes recién vas a publicar de nuevo jajaj lo espero con ansias un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Jonatan, ahora que es lunes puedo confirmarlo: mañana no habrá nuevo capítulo.Hay que esperar hasta el viernes...Un abrazo para vos.

      Eliminar
  3. Al habla Eli:
    No tengo tiempo, empecemos por lo básico...
    Esta parte de la historia está más centrada en Dan, pero no por contar las acciones del perrsonaje, sino también profundizar un poco más...No sé cómo explicarme mejor, lo que pasa es que de la forma en que lo he leído se me ha hecho un nudo en la garganta, en el esófago; vamos, en todo el aparato digestivo aparte de quedarme totalmente boquiabierta. Sí, casi me trago la mandíbula, la lengua y el chicle, pero es que ha sido...TRAUMÁTICO.No, ESPELUZNANTE.No, eh....No sé lo que ha sido, no hay que criticar, alabar ya está muy visto y preguntar...Bueno, preguntar puede.
    1)¿Dinamita?¿Algo tan inestable siendo compatibilizado con un lanzallamas?
    2)¿Culpa? Esa para mi opinión, es la peor de las sensaciones...Pobre Dan, si él no puede hacer ya nada más...
    3)¿Porqué tardan tanto?"Maldita burocracia" estoy de acuerdo con Dan
    4)¿La señorita que le atiende es una verdadera gilipollas? No es una pregunta, es una afirmación, pero bueno.
    5) ¿Dan va a morir? ¡Noooooo! Imagino que no eres tan cruel....Tiene que salvar a alguien...Esto no puede terminar con Dan muerto. ¡Vamos Dan!¡Resiste!¡Tú puedes!
    ¡Todos animando a Dan! Aunque alguien tendrá que morir, wjajaja.
    6)No hay más preguntas salvo el qué va a pasar con Quiroga, Liana y Cuco, si morirán todos eso bicharracos o cosas así que se irán respondiendo solas.
    Bueno, también tiene qué decir que la culpa le persigue hasta la muerte, aunque no creo que muera, QUE NO MUERA, ¡¡¡¡¡QUE NO MUERA!!!!!!!!!!Arg, pobre, pobrecito.
    Qué cruel es la vida...Aunque esto sí que demuestra que es humano:
    Ha cometido errores, pero podemos ver lo lejos que llega con algunas heroicidades...Me parece un bonito detalle. Incluso con Quiroga. Hasta incluso con Cuco. Me llega al corazón, ayyy, que me emociono....
    Bueno, se me acaba el tiempo, espero que la próxima parte sea capaz de anudarme también el sistema respiratorio( o mejor no porque la palmo ) ¡Que no me decepcione después de esta super-inyección de adrenalina.
    Muchos saludos y abrazos....
    ///////////
    Elisa
    //////////
    PD:
    ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte ! ¡ 11ª parte !
    /////////////////////////////////////

    CHAÍTO TERRÍCOLAS...

    \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eli, el tema de la dinamita es bastante difícil, hiciste una pregunta que yo justo también me la estaba haciendo. Estoy pensando en cambiarla por otra cosa, algo que sea igualmente destructivo pero más estable, como por ejemplo los explosivos plásticos. En cuanto investigue un poco más sobre el tema creo que voy a cambiar esa parte de la historia.
      Y bueno, en cuanto a lo de Dan... ¡resiste amigo! ¡Levántate y anda, como el zombie bíblico llamado Lázaro! Bueno, nos vemos el próximo viernes, un abrazo.

      Eliminar
    2. Al habla Eli:
      (¿Zombie bíblico Lázaro?¿Qué pinta aquí?)
      Sobre explosivos, tienes unos cuantos...: Más radiactivos; plutonio,uranio...Aunque hay que reconocer que los más estables siempre serán los ligados plásticamente....Pero no te sugeriría que cambiases lo de la dinamita, queda más guay así.

      Eliminar
    3. ¿Lázaro no estaba muerto y luego resucitó? Eso me hace acordar a un zombi... uno de los primeros de la historia. La idea no es mía, ya varios autores divagaron sobre ese tema. Lo de la dinamita podría quedar bien, pero me parece que quita verosimilitud a la historia. Supuestamente Quiroga es un experto en armas, no podría cometer un error tan básico como ese... Un abrazo!!

      Eliminar
    4. Al habla Eli:
      Y Jesús también...A él sí que no le llamamos zombie...

      Eliminar
    5. NO RESUCITO LAZARO, VOLVIO A LA VIDA QUE ES DISTINTO; LOS EXPLOSIVOS RADIOACTIVOS SON MUCHO MAS INESTABLES INCLUSO QUE LA NITROGLICERINA, Y PERDON POR INTERRUMPIR PERO...

      Eliminar
  4. bueno algunos comentarios...
    primero me alegra ver qeu soy de los primeros en comentar, eso casi nunca sucede
    segundo, que clase de lampara era esa????? alumbra doce metros????? vaya debe ser coleman o algo mejor
    tercero. no puedo creer qeu Dan este preocupado por fallar al cuco jajajajajaja eso si me mata de risa, lo siento, pero esta bien supongo, veamos que mas sigue luego

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manuel, la lámpara era de las buenas, marca Acme jaja. Y lo de que Dan se preocupe por Cuco, es totalmente cierto, releyendo esa parte me doy cuenta que no es creíble, de hecho, creo que tampoco debería preocuparse por Quiroga..., pero de momento, retiré la palabra "Cuco" de la frase. Vamos a ver qué hago después, cuando haya terminado el relato y toque la revisación a fondo. Te mando un abrazo!!

      Eliminar
    2. abrazo recivido, y reenviado con cariño hermano, son cosas de fondo que siempre se dan pero que bien que existe la reedicion no???, hey y a todo esto, porque no hubo nada el martes???, o es secreto de estado??? heeeeee!!!!!!!!!! hojala y fuera una cita importante!!!!!! saludos hermano a ver a donde nos llevan las letras

      Eliminar
  5. OMG, hoy si que me sorprendiste Mauro,esta es la historia ke as escrito mejor, la verdad me quede sin uñas al mordermelas del miedo ke tenia, pero tengo una duda COMO QUE LA CRIATURA NO LO QUIERE EN SU INTERIOR Y PORQUE ES SU RESPONSABILIDAD,¿ESO ASE VER A LA CRIATURA COMO BUENA?, ¿DEBO SENTIRME CULPABLE POR AVERLE DESEADO LA MUERTE A LAS CRIATURAS(eso si la pregunta anterior es SI)? la verdad espero con muchas ansias el proximo capitulo(se suponia que tenia nada mas una duda, SORRY) siguenos sorprendiendo.
    YENIFER fueraaaaa ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yenifer, de momento no puedo adelantar nada, pero creo que en dos o tres capítulos más sabremos acerca de las intenciones de estas criaturas, cuál es su origen, etc. Si bien el tema puede despertar cierta curiosidad, no creo que sea el eje de la historia, hay otras cuestiones que son más importantes. Gracias por escribirme, abrazos!!

      Eliminar
    2. perdon Mauro, esque me confundi, este comentario correspondia a la historia anterior, esque me emocione demasiado y ya ni supe donde terminaba la historia numero 9, asta ahora me doy cuenta, esque ese tema me llamo mucho la atencion, gracias por avisarme
      ATTE: Yenifer

      Eliminar
    3. Ok, Yenifer, igual ya me había dado cuenta. Un saludo.

      Eliminar
  6. Mauro no me digas que dan va a morir? Porque si es así te prometo que voy a tu casa y te haré daño EH?! Jajajaj es broma. Este capitulo no me ha gustado mucho porque dan lo ha pasado muy mal el pobre! Sabes que he estado pensando? En el primer capitulo cuando aparece la cosa por primera vez, dan le dispara a liana en la pierna así que es así posible que este muerta o puede que alguna criatura masculina se haya enamorado de ella y la habrá curado ajjajaja lo se suena ridículo. También. Quería comentarte que he leido lo del sobre el autor y me he reído mucho lo de tu madre con la lavadora me ha gracia!. Un abrazo
    Atte: alba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alba, me gusta que te acuerdes sobre detalles del primer capítulo, eso demuestra que eres una lectora muy atenta y memoriosa. En exactamente dos capítulos más, sabremos qué sucedió con Liana. Un abrazo, y perdón por demorar la respuesta, pero es que tuve un fin de semana ocupado. Saludos!!

      Eliminar
  7. No, no, no que cosa de relato, me tienes imaginando todo, mi mente vuela solo de comenzar a leer, te mando un gran abrazo sigue así. ¡ERES GRANDE MAURO CROCHE! Por cierto ya te sigo facebook :) Mary..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mary, gracias por tus palabras. Y gracias por seguirme en el face, ya dentro de poco seremos 20.000 jeje. Un abrazo!!

      Eliminar
  8. Noo cabe duda eres un magnifico escritor la estrella del suspensoo mau me encanta esta novela cada capitulo me sorprende mas.y mas y permite descubrir tu talento es magnifica logras atraparme con cada palabra y puedo imaginar claramente cada escena eres.simplemente magnifico pero porfas no mates a dan jajaja bueno esperoo con ansias la siguiente parte Plis publica.el Martes siii???
    siii??? lo sabia siiiiiiiiiiii Aaaa eres un amourch jajaja bueno nos vemos el martes un besasasasooo.att kary

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kary, me alegra que te siga gustando la historia. Vamos a ver qué pasa con Dan jeje. Y en cuanto a lo del martes... imposible. Pero seguramente la próxima semana sí podre hacerlo. Un abrazo, querida amiga!!

      Eliminar
  9. hola Mauro como estas? excelente capitulo... no pense que Dan podria escapar de ahi, y con tanta suerte que extraño... presiento que no termina el terror aqui.
    una pregunta, existiran esas criaturas realmente?
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Elvis, tal vez haya sido suerte... o no. Ya verás de qué se trata. Y claro que el terror no termina ahí, sino, sería demasiado fácil jaja.
      Y lo de si las criaturas existen... hmmm.
      Un abrazo para vos!!

      Eliminar
  10. Ya llegueé!! Contra viento y marea e un internet muy lento :( ya estoy aquí! xD Roger aquí reportándose! Que onda Mauro! está continuación estuvo fantabulosa! sobre todo por la manera en que describes la pequeña odisea del escape de Dan, con esas maternales mantarrayas persiguiéndote, cualquiera se volvería loco. a poco no ? jaja rayos! pensé que Dan se iba a dejar adoptar :( , así sabríamos cual era su misión, y dinamita ? Acaso Quiroga era terrorista o quería hacer pudín con esas criaturas? (incluyéndose él en el asqueroso postre jaja ).
    Y llegó la lluvia de interrogantes e conclusiones que puedo sacar de este capítulo!
    - Los síntomas de esa extraña y muy mortal sustancia que ingirió Dan gracias a la tenebrosa amabilidad del señor Quiroga, definitivamente lo matará o lo dejará con esos vómitos mestruadores hasta morir lentamente. Bueno sacándole el lado positivo, es mejor eso a que le provoque una diarrea crónica asesina jaja (ni rambo ni chuck norris aguanta eso ) Pero que buscaba ese señor al darle eso? Acaso era un poción de amor fallida ? Cual era su objetivo para con Dan ? o solo lo utilizaba ? (todos los locos por mantarrayas tentaculosas son iguales! todos! )

    - Una vez fuera de la mina, Dan estará a "salvo" ? (todo esperamos que una criatura salga, el pueblo lo pide! )

    - Esa operadora, en verdad fue muy irritante! (por favor que algún francotirador la dispare! ) Maldita burocracia! Te apoyamos Dan!
    Definitivamente aún no sabemos cuando las criaturas saldrán en busca de más hijos adoptivos! Pero el misterio está cada vez más cerca de ser revelado.

    - Al parecer el héroe nos abandonará! Dan! no vayas a la luuuz no vayaaassss!! :(
    Aun falta tu momento heroico, no puedes morir aún! Cuco te necesita!!

    Podrá Dan dejar de acercarse a la luz y poder salva a Cuco ? Vendrá la muy "puntual" patrulla por Dan ? Podremos presenciar el parto de la criatura, cuando dé a luz a Quiroga ? Habrá algún Mounstryshower ? Confirmemos todas estas interrogantes, en el próximo capítulo, a la misma hora, por la misma página! (palmas )

    Atte: Roger (saludos mauro, espero la continuación y no dejes que Dan vaya a la luz jaja )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roger, vayamos por parte dijo... Jack (viejo el chiste).
      - Los objetivos de Quiroga hacia Dan todavía no están del todo claros, eso se verá más adelante, pero lo que hasta ahora se vio, es que Quiroga estaba usando a Dan para sus propios fines, sin importarle las consecuencias. Es decir, le suministra la droga para que aguante y pueda ayudarlo si la cosa se complica, pero no le interesa si sobrevive o no. Más adelante veremos si realmente es así, porque todavía falta revelar algunas facetas de Quiroga...
      - Me gustó lo del mounstrishower, a veces creo que no soy el único con una imaginación lisérgica por acá jeje.
      Te mando un abrazo, gracias por escribirme!!

      Eliminar
    2. No sabia que tenía nombre este tipo de imaginación jajaja me siento un poco especial! wii! jajaaja

      Eliminar
    3. Al habla Eli:
      Vaya, veo que mis larguísimos comentarios tienen competencia.....Y son más "lisergiquillos"... Ah, pero así por lo menos no quedaré yo de la más lareta, jajaja, Saludos.

      Eliminar
    4. Que empiece el juego! vivir o morir :) ¡? jajaja

      Eliminar
    5. A mi me borró mi comentario *berrinche* ...

      Eliminar
    6. Sí Roger, ese es el nombre, cuando te reúnas con tus amigos o quieras conquistar a una chica, tenés que decirle "tengo una imaginación lisérgica", eso impresionará mucho jaa.
      Eli: sí, últimamente hay comentarios más largos de lo habitual, no sé si es un efecto contagio o qué. La precursora de los comentarios-largos-como-biblias fue una lectora llamada Yuri, pero vos los ampliaste hasta límites inimaginables :)
      Meli: ya te dije que fue sin querer, no seas rencorosa jaja.
      Un abrazo para los tres!!

      Eliminar
    7. Hola! :3 ... No le des ideas! *berrinche de nuevo* ... Roger es mio! Jump! ( apapachos para mi por favor , es mas acogedor :3)

      Eliminar
    8. ¿"Roger es mío"? Glup. ¡Te llaman, Roger! jaja

      Eliminar
    9. Ya contestará! No entra mucho a la PC, pero ahora estamos de vacaciones :D

      Eliminar
    10. ya llegué! alguien me invoco ? jaja aqui estoy amor :)

      Eliminar
    11. Ow! :3 YA! dejemos de hablar de nosotros y hablemos de nuestro escritor favoritoo!!!

      Eliminar
    12. Aaah no tenía idea de que eran novios, eso sí que es nuevo en este blog!! Una feliz pareja de... otakus?? Bueno, chicos, muchas gracias por leerme y escribirme, espero que sus hijos también me lean jaja. Abrazos para los dos!!

      Eliminar
    13. Gracias a ti tenemos los mejores cuentos para dormir para niños jaja gracias!

      Eliminar
    14. Jaja! Nuestros hijos saldrán traumatizados después de estas historias. Nada de cuentos de hadas, serán puros cuentos del famosísimo escritor Mauro Croche! :D

      Eliminar
  11. Hola Mauro.
    Que buen capitulo. Simplemente fascinante.
    Al fin Dan tiene coraje y se nos desploma por la condenado droga que tomo sin saber. Sinceramente, es mi deseo que no muera. La Poli como siempre llegando tarde, pero espero que puedan socorrerlo para que intente salvar a los demás.
    Mas o menos voy entendiendo a las "Cosas", espero no estar equivocado en mis deducciones, las cuales no te digo por que luego luego me cambias el final que estoy esperando, jajaja.
    Gracias por el saludo que mandaste en mi comentario anterior.
    Y como buen fan tuyo, pues leí "Sobre el Autor" y era de esperarse que esta genialidad en la escritura la hayas tenido desde pequeño. Pienso que esto no se aprende, se nace con ello.
    Nuevamente mis felicitaciones y muchas gracias por compartir con nosotros tus relatos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo. Me encantaría que me contaras eso que piensas de las criaturas, no importa si estás errado (después de todo, esto no es un concurso o un examen jeje). Aunque no parezca, las ideas que me tiran los lectores me sirven muchísimo, primero para cotejar si lo que pienso no está tan mal encaminado, y segundo, para ver si empiezo a ser predecible o no (si todo el mundo sabe lo que va a pasar a continuación, hay algo que está fallado, aunque tampoco hay que abusar del factor sorpresa).
      "No se aprende, se nace con ello". No sé, hay muchas discusiones al respecto. Lo único que puedo asegurar, es que no hace falta ser un genio para escribir, hacer buena música, pintar buenos cuadros, etc, sino que con un poquito de talento y mucha perseverancia y mucho esfuerzo se pueden hacer cosas interesantes.
      Bueno, te mando un abrazo para vos también.

      Eliminar
  12. hola mi principe del terror! se me agotan las dudas e ideas pero las e ido resolviendo a medida q vas dando sta serie novelesca tan extraordinaria. y si tengo muchas dudas pero me las guardo para los proximos capitulos. ya q no gano nada con decirlas igual no vas a comentar nada solo diras q todo se va resolviendo poco a poco jaja!! solo me queda x decirte q si las historias a pedido van a seguir xq falto la mia. t envio un enorme besoooteeee mi querido y amado Mauro!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola estimada amiga, tanto tiempo. Y sí, ya parezco un disco rayado, "las preguntas se irán respondiendo conforme pasen los capítulos" jaja. No me olvido de las historias a pedido, todavía tengo un montón para hacer, incluida la tuya, así que no te preocupes que pienso cumplir lo prometido. Un abrazo para vos!!

      Eliminar

Más Cuentos de Terror:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...