"Un Largo Viaje a la Oscuridad" (Capítulo 12-A)

-Así que se llama Cuco, ¿eh?- dijo el anciano durante la corta caminata, como tratando de romper el hielo-.  Lindo nombre para un perro. Al menos, a éste le sienta muy bien…
    Quiroga no respondió. La chica hizo un gesto airado con la cabeza, volviéndola de un lado a otro:
     -No pierdas el tiempo, Abel- dijo simplemente.
     Se estaban alejando del ruido del río, adentrándose en la parte superior de la caverna. Como Quiroga había supuesto, el sitio era lo suficientemente grande como para albergar un estadio de fútbol, quizás más. A medida que seguían caminando, el techo se hacía más bajo; pudo ver entonces, a la luz de aquella extraña bola azulada, enormes estalactitas suspendidas sobre su cabeza. Algunas de ellas parecían haber caído no mucho tiempo atrás, porque había pequeños montículos de piedras desperdigados sobre el suelo: casi parecían tótems, o lejanos ídolos moldeados toscamente sobre la roca. Rodearon uno de esos montículos y luego se acercaron a la pared más inmediata, donde Quiroga de golpe descubrió una pequeña recámara, horadada de forma natural en la piedra, dentro de la cual tres o cuatro personas parecían dormir sobre un lecho conformado por trapos o telas sucias. A medida que se iban acercando, Quiroga pudo apreciar más detalles sobre el lugar: había algunos trastos acomodados en los rincones, como sillas y pequeñas mesas plegables, más trapos o telas, incluso había algunas cacerolas de metal apiladas unas sobre otras, abolladas por los golpes y ennegrecidas por el fuego.
     Una de las sombras en la cueva pareció oírlos y se incorporó: para sorpresa de Quiroga, no se trataba de un humano, sino de un perro, de raza mediana y de un deslucido color negro o gris oscuro. Primero meneó la cola en señal de reconocimiento, sin dudas observando a Abel o a Kathy, pero al ver a Cuco pareció ponerse en guardia y su cuerpo se tensó, como preparándose para una pelea. Quiroga de inmediato se volvió hacia su perro:
    -Quieto- le dijo, extendiendo una mano en su dirección-. Quieto, Cuco.
     El otro perro, que no pensaba quedarse quieto, comenzó a acercarse. Quiroga, que conocía a los perros muy bien, supo al ver su postura que sus intenciones no eran agresivas, pero de quien desconfiaba era de Cuco: sabía que era antisocial y malhumorado (“casi tanto como yo”, solía pensar divertido). Pero su sorpresa fue total al ver que los perros se llevaban bien; luego de unos segundos de mutua y cautelosa inspección, los canes comenzaron a jugar y a perseguirse mutuamente, como si se encontraran en un parque cualquiera. Sólo faltaba el Sol brillando en lo alto y unos freesbees cruzando el aire, pensó Quiroga, y todo podría tener apariencia de normalidad.
    Miró en derredor, la tosca cueva en la que se refugiaban esas personas, y sobre todo la tenaz oscuridad que a duras penas era perforada por la luz de las linternas: claro que aquello no era un parque. Se parecía, en realidad, a un campo de refugiados… e inmediatamente después de pensar en esto, supo que había dado en el blanco, esas eran las palabras indicadas para definir lo que tenía delante de sus ojos.
    Un campo de refugiados.
    Miró hacia Abel como para decir algo, pero el anciano, tal vez intuyendo su propósito, desvió la vista y se agachó para manipular un cacharro que parecía un tupperware lleno de mugre y raspaduras, ubicado a un costado de la cueva.
      -¿Y bien?- dijo Kathy al cabo de un momento, con una sonrisa cínica en los labios-. ¿Qué te parece tu nuevo hogar?
      -Este no es mi hogar- murmuró Quiroga de inmediato-. Tal vez sea el tuyo, pero el mío seguro que no.
     La chica, como toda respuesta, lanzó una sardónica risotada y se metió dentro de la cueva. Al mismo tiempo, Abel se le acercó con un jarro lleno de agua.
     -Beba- le dijo, extendiéndole el vaso-. Antes teníamos algo de alcohol, pero hace rato las babosas no nos traen nada.
     Quiroga pensó en rechazar el agua, pero la verdad es que se moría de sed. Aceptó el vaso y dio unos pequeños tragos. El agua tenía un sabor increíble y era sorprendentemente fresca; intuyó que debía provenir del arroyo o río subterráneo que corría algunos metros más abajo.
     -¿Las babosas?- repitió, devolviendo el vaso con un leve asentimiento de cabeza-. ¿Se refiere a las mantarrayas?
     -Nosotros les decimos babosas. Pero ahora que lo pienso, lo de las mantarrayas no está tan mal.
     -¿Ellas les traen el alcohol?- Quiroga no pudo menos que enarcar las cejas, en un clásico y universal gesto de incredulidad-. Me está tomando el pelo, ¿verdad?
     Abel negó con la cabeza. De repente se lo veía algo triste.
     -No lo creo- respondió. Desvió la vista hacia los perros, que parecían muy contentos el uno con el otro. Los señaló con la barbilla-. A Laila le hacía falta compañía. Y se ve que al suyo también. Y eso es bueno. La compañía, digo. La vida aquí abajo… puede hacerse muy difícil.
    -No sé de qué vida me está hablando, no entiendo nada. Yo sólo quiero salir de aquí.
     El anciano le clavó una mirada indescifrable.
     -¿Y usted cree que nosotros no? ¿Que estamos aquí porque queremos?- señaló hacia la cueva, al tiempo que bajaba un poco la voz:- Pregunte a esas personas que duermen allí. Pregúntele a Ramiro, que hace cinco años no ve la luz del Sol. Pregúntele a Lucrecia: la pobre tiene treinta y dos años, pero parece de sesenta. Y también tenemos a una mujer… todavía no sabemos su nombre. Llegó hace dos días, y nunca despertó. Tiene una herida en la pierna, creo yo de bala, y se encuentra muy grave. ¿Usted cree que está contenta de estar aquí, donde lo único que podemos hacer es poner paños fríos en su frente, para bajarle la fiebre?
     -¿Una mujer?- dijo de inmediato Quiroga-. ¿Dónde está?
     El anciano señaló hacia el interior de la cueva, donde Kathy, increíblemente, parecía dispuesta a echarse a dormir junto con las otras dos o tres personas.
     -Está allí, dentro de una pequeña recámara que dispusimos para la gente enferma. De esa manera, nadie los molesta, y pueden descansar con cierta tranquilidad.
    -Quiero verla.
    Abel le dirigió una mirada alerta y cautelosa.
    -¿Por qué?
    -Creo que la conozco. O al menos, sé quién es. Mi compañero…- se dio cuenta de que el relato que iba a contar sería demasiado desordenado y se detuvo para organizar sus ideas. Sin dudas la mujer debía tratarse de Liana. Los tiempos coincidían. Aunque no sabía a ciencia cierta de dónde o por qué había recibido el disparo, podía darse una idea más o menos acabada. Dan, en su desesperación por detener a la criatura, sin dudas había disparado contra la criatura, hasta que una de las balas accidentalmente había terminado en la pierna de Liana. No podía estar seguro al cien por cien, pero casi seguro que había ocurrido algo así.
     -Mi compañero…- volvió a repetir, buscando en su mente la forma de contar la historia sin que la misma resultase demasiado larga o complicada. Eso requería hablar, y él, acostumbrado a sus largos silencios en la cabaña del bosque, lo evitaba siempre que podía. Así que optó por decir lo siguiente:- Ingresé a la mina de San Ignacio con un hombre llamado Dan, que buscaba a su esposa Liana. Él la perdió hace tres noches… una de esas mantarrayas, o babosas, o como diablos se llamen, se la llevó. Y creo que la mujer que usted menciona se trata, precisamente, de Liana. Es por eso que me gustaría verla.
     -¿Dónde está su compañero?
    -No lo sé. Lo perdí. Sufrimos el ataque de esas cosas y una de ellas me agarró. Y luego no recuerdo qué sucedió. Cuando desperté… bien, estaba dentro de las tripas de esa hija de puta- se estremeció abruptamente-. No quiero volver a recordarlo. Fue… muy extraño.
    El anciano asintió, como si comprendiera perfectamente lo que estaba diciendo. Entonces Quiroga tuvo una pequeña revelación: “Este tipo, y Kathy, y tal vez todos los otros que se encuentran aquí, llegaron de la misma forma”. No supo qué sentir o pensar al respecto, pero era indudable que había algo sistemático detrás de toda esa locura. Tal vez con un poco de suerte, si es que se daba la ocasión, podría llegar a averiguarlo.
     -Y esa mujer, Liana… ¿Usted dice que la conoce?
     Quiroga se encogió de hombros, algo molesto.
     -No. Nunca la vi. Pero pensé que…
     -Y entonces, si nunca la vio, ¿cómo piensa reconocerla?- ante la mirada airada de Quiroga, que no prometía nada bueno, el anciano trató de suavizar la pregunta:- Es que no quiero molestarla. Está muy mal. Y además, los otros podrían despertarse…
    -¿Qué otros?
    El anciano volvió a señalar hacia la cueva.
    -Los que duermen allí.
     -Seré silencioso. Como una de esas mantarrayas. Lo prometo.
     -Si usted insiste… pero le advierto que la gente que duerme ahí no es tan amable como yo, o como KAthy.
     -¿Así que Kathy es amable? Menos mal…- trató de ironizar Quiroga.
     -Más amable que usted, seguro- contestó Abel, rápidamente. Y antes de que Quiroga pudiera replicar, continuó:- Le decía que los otros necesitan dormir, y se molestan si alguien los despierta. Están cansados… algunos, como el mencionado Ramiro, llevan cinco años aquí dentro. Y también hay otros, que usted ya conocerá, que están aquí desde que tienen memoria…
     -¿Hay otros? ¿Cuántos son en total?
     -Diez- dijo el anciano-. Con usted, somos diez. Siempre somos diez.
     -¿Diez?
    -Sí. Y ahora, limítese a seguirme y no diga una sola palabra. Iremos a ver a la mujer. Ya tendrá tiempo para las preguntas.
     -Está bien- concedió Quiroga, volviéndose a Cuco:- Quieto ahí, cuco. No me sigas. Regresaré pronto, ¿está bien?
    El perro lo miró, inquisitivo. Ahora había dejado de juguetear, aunque el otro perro insistía en lamerle y oler diferentes partes de su cuerpo. “Está recuperando su compostura”, pensó Quiroga. Si el otro perro no se tranquilizaba, muy pronto Cuco le mostraría los dientes. “Bien por ti, muchacho. Demuéstrale quién es el que manda aquí abajo”.
     Regresó la vista hacia la cueva, y se dispuso a seguir al anciano, pensando en aquella enigmática frase que éste acababa de decir:
     “Siempre somos diez…”

(Continuará...)

25 comentarios:

  1. Al habla Eli:
    ¿Siempre somos diez?¿Einch?¿No puede haber más o menos?Qué hacen,¿matan a los que sobran?¿Por qué diez?
    Bien por Cuco, tiene nuevo amiguito...Espero que no discutan por marcar territorio...
    Esta parte está bien; aunque es una parte como...ummmm....intermedia en la historia, aparte de que sea importante...
    Aquí sí que podemos declarar oficialmente que esto es "una novelita" de:
    -MIEDO: Hay momentos en que se te paraliza el corazón...
    -MISTERIO: Lo hay todo el rato.
    -AMOR: El de Dan por Liana.
    -AVENTURA: Meterse ahí abajo.
    -ACCIÓN: Lo que pasa ahí abajo
    -INTRIGA: Intriga el misterio.
    -EMPATÍA: Las historias de los personajes hacen que haya personas que se identifiquen con ellos; se llega a comprender mejor al personaje.
    -ASCO: Cuando aparecen los bichos.
    Aquí se reconoce mejor al miedo, misterio y acción; cosa que a mí me parece más que genial.
    PREGUNTAS:
    1)¿Los bichos les llevan alcohol? O sea, las babosas les...¿"cuidan"? ¿Como si fueran sus crías?
    2)¿¿¿¿¡¡¡DIEZ!!!?????
    3)¿Tan mal está la pobre Liana?
    4)¿Por qué Dan no tiene mejor puntería?( Esto va relacionado con la 3 )
    5) ¿Liana va a morir?
    6)¿Qué hay de Dan?
    7) ¿ Kathy es amable?
    No hay más preguntas.
    Bueno sí, una:

    ¿Esto no acabará siendo un rollo: Liana=muerta Dan+Quiroga=amigos?

    ¿Liana+Dan=Quiroga sacrificado/muerto?

    ¿QuirogaxLiana=Dan muerto?

    Ah, y otra pregunta:
    ¿Qué pasa con el hijo de Quiroga, Lucas? A Abel no le suena el nombre...
    Estará....¿muerto?

    Bueno, habrá que esperar la siguiente parte.....

    ¡CON MUCHA, MUCHÍSIMA IMPACIENCIA!
    Me despido y con nueva pregunta:
    ¿12-A?
    BUeno, pues nada,
    SALUDOS,

    Elisa
    PD:
    ¡Siguiente parte! ¡Pronto! ¡Muy pronto! ¡El viernes! ¡Mañana! ¡Lo que sea!
    AHHHHHRRRRRRRRRRRRRGHGGGG

    CHAÍTO, TERRÍCOLAS (ZOMBIES INCLUÍDOS)
    =-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al habla Eli:
      ¿Soy el primer comentario? Madre mía, sí que he espabilado....
      Es que, no sé, me parece que falta algo en el mensaje (¿el qué, si ya lo completo bastante?)
      Creo que esto me empieza a recordar a Dura ciudad, de William Sambrot, uno de los relatos de Relatos que me asustaron de Alfred Hitchcock, que ya he mencionado alguna vez:
      Va de un hombre con un trabajo de poco beneficio que tiene que ir de una ciudad a otra con su catálogo de cosas por vender. En una de las casa en la que va a intentar vender le muerde un perro, que resulta que tiene la rabia, y claro, se monta una buena movida para encontrarlo....Pero los ciudadanos creen que lo buscan por ser un asesino...De verdad que no sé que es lo que tiene este relato en común con el otro, pero nada más leerlo me acordé de este.
      Intentaré descubrir el porque;
      "Juro por mi madre y por la legión, que yo descubro el por qué"
      Saludos de una psicópata encubierta
      Elisa

      Eliminar
    2. Hola Eli. Vi que respondiste tu propio comentario, eso revela una nueva faceta de tu identidad, que ya se acerca demasiado a la esquizofrenia... a la doble identidad... o tal vez quien escribió el segundo comentario fue otra Eli, existente en otra dimensión... en fin.
      1) El relato "Dura ciudad", si bien nunca lo leí, no parece ni siquiera un poco parecido al mío, excepto quizás que hay una búsqueda, evidentemente, la segunda Eli (la que escribió la respuesta al comentario de la primera Eli) está viendo visiones o quizás en su universo hay otra manera de leer los libros, cosa que por supuesto, me resultaría muy interesante de conocer...
      2) Esto va en respuesta a la primera Eli: te faltaron algunas opciones en el posible final de la novela. Vamos a empezar a numerarlas de nuevo:
      a) Quiroga y Dan = amigos, Liana muere
      b) Quiroga y Dan= muertos; Liana sobrevive
      c) Quiroga y Liana vivos, Dan muere
      d) Dan y Liana vivos, Quiroga muere
      e) Mueren todos
      f) Dan se casa con Liana y Quiroga sale de padrino
      g) Liana se enamora de Quiroga y se casan, mientras Dan contempla en las sombras y con cara de asesino
      h) Dan y Quiroga se enamoran, Liana se corta las venas
      A todas estas opciones, hay que agregar el factor "Cuco", por lo cual hay muchos otros posibles finales...
      Y finalmente, puse "12A" porque luego habrá un "12B", simplemente dividí el capítulo en dos partes, pero no te preocupes, no habrá "12C" porque sino no terminamos más.
      Todavía no decidí cuál de las dos Elisas me cae mejor (y cuál es más psicópata y peligrosa), por lo cual, por las dudas,envío un saludo a las dos!!

      Eliminar
    3. Al habla Eli.
      ¡No te preocupes Mauro! Las dos Elisas somos una,¡nada de transtornos de doble personalidad, eso seguro!
      Creo que lo que hizo que me acordara de Dura ciudad es por la sensación que me da al leerlo; perfectamente compatible al tuyo. Ni siquiera sé cómo se llama esa sensación, pero igual que me acordé de la última frase:
      "y amables enfer..."(figura que deben de matarle,se arma una...)
      Me acordaré de esta:
      "Siempre somos diez"
      Y sí, yo tengo una forma de leer los libros algo particular, aunque siempre los entiendo bien y sé ser una esponja o un filtro según que tipo de ejemplar.
      Eso sí, si te digo cuál es esa forma, después tendría que matarte...wjajaja
      Te añado un par de opciones más para estos rollitos:
      i) El otro perro es hembra y ellla y Cuco tienen cachorritos, entonces Quiroga, Liana y Dan se van al parque con la camada a jugar con freesbees.
      j) Mueren Quiroga y Liana y Dan se queda con Cuco.
      k)Dan, Quiroga y Liana se enamoran entre todos y montan un desmadre mientras Cuco está comiendo un buen filete.
      l)Liana sigue con Dan pero ahora es ella quien engaña a Dan con Quiroga.
      m) La opción l) pero siendo Dan el que la engaña con Quiroga.
      Ahora que lo pienso, ¿al final notará Liana el mordisco del cuello de Dan/la cicatriz?
      Por el resto:
      Me parece genial que haya un 12-B
      Con dos Elisas habría el doble de peligro. MUERTE A TODOS! ! !
      WJAJAJAJA

      Graciaaaaaas por los saluditos =-)

      Elisa

      Eliminar
    4. Manuel Vargas (no zombi)15 de agosto de 2014, 13:22

      y que tal esto??: Liana con el hijo de Quiroga - Quiroga con Kathy- y Dan con Cuco ha? ha? HA???, bueno como es ficticio no perdemos nada con imaginar cierto???

      Eliminar
    5. Al habla Eli:
      ¡ Me gusta la idea !
      Kathy + Lucas, Quiroga+ Dan, Liana+ Abel, Cuco+ TODOS.
      Por cierto Mauro, 4.036 caracteres? Me limitas muchísimo, no sé si te has dado cuenta.
      Saluditos.

      Eliminar
    6. Jaja Manuel, entonces en la historia habría lugar para el abuso de menores (Quiroga-Kathy), el adulterio (Liana-hijo de Quiroga) y la zoofilia (Dan-Cuco)!! Eso sí que parecería una historia bien retorcida... Pero no, mejor no :)

      Eliminar
    7. Al habla Eli:
      ¿En serio? ¿Y por qué no?
      Tendría su toque de guasa....Jajaja, mejor que "Aterriza cómo puedas"(la 1 y la 2) ¡Me encantan esas pelis! Terror, misterio, LOCURA...JAJAJAJA, un super-guión de película...
      Elisa

      Eliminar
    8. concuerdo con la Eli

      Eliminar
  2. Muy buena aclara dudas y plantea otras ajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seeee tipo "Lost", me acuerdo cuando veía esa serie, tenía ganas de matar a los guionistas jeje. Y más cuando la serie llegó al final...

      Eliminar
    2. Nno vi el final de lost, pero por lo que me entere me di cuenta de que dejo mas dudas que toda la serie entra jaja

      Eliminar
  3. Hola! :D
    Diez? ... Bueno, ya nos lo explicarás. Sinceramente esperaba más, pero obviamente al ser martes no podías revelar mucho, a parte que parece que dividirás el capítulo en dos partes o tal vez en más (solo tú lo sabes). En fin, dejarnos con esa GRAN intriga, esta muy bien, así todos esperarán con ansias la continuación (aunque de todos modos lo hacemos).

    PD: Yo no soy Otaku! Roger lo es. Saludos! Y grandes apapachos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Meli, es un capítulo dividido en dos partes, el viernes publico el "12B". Creo que es una especie de transición, tengo que explicar algunas cosas y eso lo hace un poco más lento, y por ese mismo motivo traté de que fuera lo más breve posible. Ya pronto volverá la acción de la buena...
      Y si, ya me parecía que los dos no podían ser de la tribu "otaku", parece que los otakus son incompatibles entre sí y no forman pareja jaja. Un abrazo!!

      Eliminar
    2. Estaré esperando esa "acción" ... Quiero sangreeee!!! muajajaja (ok exagero)
      Y si! No entendía, que me vio a mi! teniendo a tantas Otakus que ven las cosas de su misma manera. Seguramente sea eso! de que no son compatibles ... mmhhh interesante
      Saludos...

      Eliminar
  4. Ya lleguéeee! :D
    Espera.. hoy no esperaba historia , pero al revisar la página, suplicando un milagro de navidad, que subieras la siguiente parte y tadaaaaan! ya estoy aquí.

    Y como lo acostumbrado en cada comentario mío, daré mi análisis y mis interrogantes para lo de hoy , ahí voy.

    #Por lo visto el anciano si que era muy impaciente, yo tenía fé que mandaran a Quiroga al pozo. Bueno al menos Quiroga se puso más sociable, eso lo salvó del pozo muajaja.

    #Y las sospechas de muchos fueron confirmadas, Liana está vivita y cojeando*. (aunque no sé, a mi no me cae y no se por qué) Y no le queda mucho tiempo de vida.

    #Y por lo leído, Hay supervivientes que están ahi muchisisimo tiempo? Sus indices de vitamina "D" deben estar en negativos. Eso demuestra por que muchos de ellos están enfermos.
    # Pero acaso fueron secuestrados siguiendo algún patrón en especial ? Son ellos los "elegidos" ?
    Pero si el anciano dijo que casi siempre son siempre diez, eso quiere decir que cada cierto tiempo se llevan a uno y reponen su lugar con otra persona mmmm interesante.
    Eso solo demuestra que el pequeño Lucas estuvo vivo y en algún momento fue parte de esos "diez".

    # Cuco está! vivo!! mamá, cuco está vivo! Cucoo! (mucha euforia por hoy pero eso alegra jaja ) pero extrañanamente cuco fue traído para acompañar a ese otro perrito. Y además de eso, les traía alcohol? uhmm ahora ya veo como mataban las *penas*.

    # No cabe duda, Las babosas tentaculosas tiene un instinto maternal,
    o acaso quieren ponerlos bonitos y gorditos para algún evento especial ?

    # Acaso las criaturas quieren combinar su ADN con los de un humano para mejorar la raza humana ? ( no quiero imaginar como jaja)

    Bueno hasta el viernes, Mauro. Saludos y abrazos a la distancia!
    Ahi te ves! Atte. Roger

    ResponderEliminar
  5. Pufff menos mal que no esta muerta liana me imagina la alegría que le.dará a dan si es que sobrevive y pueda encontrar a su mujer y a.dan y por supuesto al cuco no nos olvidemos.de el también es importante jajaja bueno espero con ansias el próximo capitulo y que bueno que lo hayas publicado este martes. Saludos.
    Arte: alba

    ResponderEliminar
  6. Buen día Mauro.
    Otro gran capitulo de esta novela de terror que cada vez me atrapa mas.
    No había leído tu respuesta anterior, no sabia que publicarías martes. Hoy entre a revisar los comentarios y que grata sorpresa me he llevado.
    Eso de los diez me huele como a "elegidos", ahora falta saber a qué.
    Que las Mantarrayas o babosas se preocupen en su alimentación aclara el punto de su supervivencia, pero sigue la duda del porqué los mantienen con vida y que hacen con el onceavo si es que se da el caso o solo llevan otro cuando uno de los 10 muere???
    No me vayas a salir con un final tipo "Los Santos de los últimos días" :-)
    Si Dan supiera que Liana esta allá abajo, fijo se dejaría atrapar. Pero como saberlo. Volverá a intentar entrar a la mina? Liana podrá sobrevivir a la infección (Si hay fiebre hay infección y mas luego de un balazo) sin medicamentos ni atención médica?
    Preguntas y mas preguntas en mi cabeza. Eso es lo emocionante de la novela, las constantes interrogantes.
    Ni modo, a esperar el viernes con ansias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Los santos de los últimos días? ¿Qué es eso? Nunca escuché hablar de esa película o serie. Como sea, intuyo que fue un final decepcionante, espero que no ocurra lo mismo con mi historia jeje. Trataré de hacer lo posible, pero como decía un famoso ilusionista de estas tierras: "Puede fallar" jaja.

      Eliminar
  7. HI :)
    no, no te abandone, ni deje de leer tus historias si eso piensas.
    se me fue el maldito Internet :c
    pero descubrí la contraseña del vecino y pues, aquí estoy, para comentar sobre la historia:
    Cuco tiene un amigo!
    un campamento de refugiados? osea...que esas cosas no los matan?
    y Lucas? que hay de Lucas? si se lo llevo una criatura por que no esta en el lugar de refugiados? :o
    y eso que dijo Abel de ``siempre somos diez´´ ¿por que siempre?
    bueno, espero con ansias la siguiente historia :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jo, sé que siempre estás por ahí leyéndome. Aunque entiendo que uno no siempre puede comentar, o no le dan ganas jeje. De hecho, yo creo que sólo el 5 % de los que me leen me escriben, los otros permanecen en las sombras y ambas cosas están bien, pero yo prefiero que me escriban, porque de lo contrario me siento muy solo en este blog jaja.
      Bueno, te mando un abrazo, y perdón por la demora en contestar, pero es que tuve una semana bastante ocupada.

      Eliminar
  8. me gusta mauro, al bajar el ritmo de las emociones estas humanizando mucho a los personajes y eso me encanta. nadie puede soportar tantas emociones juntas y ese ritmo por tanto tiempo. los capitulos anteriores le dieron un descnso a todos los personajes. sin embargo no has perdido ni el hilo ni la trama de la historia que se ponen cada vez mejor. has bajado el ritmo pero no por eso el nivel. realmente te admiro.

    a esperar el viernes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Hernán, mi intuición era que debía bajar el ritmo para ocuparme más de los personajes como muy bien decís. Igualmente, yo creo que si esta historia se leyera de corrido no se sentiría tanto el pequeño descanso, de hecho, creo que cualquier lector lo pediría a gritos. Son opiniones mías, nada más, por supuesto, Un abrazo y perdón por no haber contestado antes!!

      Eliminar
  9. Manuel Vargas (no zombi)15 de agosto de 2014, 13:41

    Diez!!!!!?????, solo Diez!!!!????? segmentados como ???? cuatro hombres, cuatro mujeres y dos perros????, o los perros no cuentan?????? porque si no me equivoco cuco llego ahi del mismo modo que Quiroga y talvez del mismo modo que Abel!!!!! o son 12 con los perros?????

    ResponderEliminar

Más Cuentos de Terror:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...