"Un Largo Viaje a la Oscuridad" (Capítulo 12-B)

El lugar no era tan caluroso como la caverna exterior, pero sí apestaba.
     Tal vez los otros no se percataban del olor porque estaban acostumbrados a él, pero para Quiroga fue como si alguien le hubiese arrojado un puñetazo a la nariz. Era un olor inconfundiblemente humano, concentrado y abigarrado en un espacio reducido, pero lo peor era su cualidad rancia. Como si aquellas personas llevaran habitando esa cueva no durante años, sino décadas… e incluso siglos.
     Claro que eso era imposible, pensó Quiroga, mientras seguía al anciano esquivando los bultos dormidos en el suelo. Si había humanos viviendo en las profundidades de la tierra, desde tiempos inmemoriales, alguien tarde o temprano debía haberlos descubierto. Después de todo, se encontraban en los albores del siglo veintiuno, y Quiroga pensaba que si este siglo se caracterizaba por algo, era precisamente por el hecho de que cada rincón del planeta parecía haber sido descubierto, explorado, colonizado y minuciosamente documentado, para luego ser subido a la plataforma de Youtube o de Facebook. Los cansados ojos humanos ya no parecían maravillarse ante nada, por la sencilla razón de que las aparentes novedades crecían, se multiplicaban (o mejor dicho, se viralizaban) y envejecían a un ritmo demoledor. Y la idea de unas personas viviendo en unas cavernas bajo un pueblo minero, en compañía (o bajo la custodia de) unas criaturas del tamaño de calamares gigantes, que poseían el don de la telepatía… bien, sencillamente eso era demasiado.
     Pero, ¿y si no?
     ¿Y si de alguna forma se las habían arreglado para permanecer fuera de la vista de la civilización, ocultas como los antiguos duendes y trasgos mitológicos? ¿Y si…
     A punto estuvo de pisar unas piernas que sobresalían de un lecho mugriento, por lo que se obligó a concentrarse en lo que hacía. Vio que, además de Kathia, que parecía ya profundamente dormida pese a que se había acostado minutos atrás, había tres personas más descansando sobre el suelo cubierto de trapos. Uno era un joven de la edad de Kathia, de larga melena rubia cubriendo gran parte del rostro, que vestía una camisa leñadora a cuadros y unos vaqueros desteñidos. Y había dos mujeres mayores, de unos treinta o cuarenta años como mucho. Dormían abrazadas, pero no en una pose sexual, sino como si se reconfortaran mutuamente. A la débil luz de la bola azulada, Quiroga observó que los cuatro durmientes mostraban idénticas expresiones de cansancio y desdicha, como si soñaran cosas desagradables. También lucían una palidez cadavérica, producto sin dudas de la falta de exposición solar. Se preguntó qué harían allá abajo, en qué ocuparían su tiempo, y dónde se encontrarían los otros tres que faltaban (“siempre somos diez”, había dicho Abel), pero intuyó que si encontraba las respuestas, no sería en ese preciso momento.
     El anciano se había detenido delante de una hendidura en la parte posterior de la cueva, y lo urgía, mediante señas, para que siguiese sus pasos. Quiroga obedeció. La hendidura se ensanchaba unos pasos más adelante, y daba origen a una suerte de recámara de no más de dos metros de largo y alrededor de un metro de alto, por lo que había que agacharse si uno quería entrar en ella. Pero las intenciones deL anciano no eran las de ingresar, sino sólo permanecer en la entrada, por lo que extendió un brazo impidiendo que Quiroga avanzase un paso más. Miró a la mujer tendida sobre una especie de colchón confeccionado con vestidos y ropa vieja y luego negó con la cabeza.
     -Creo que está peor- susurró.
    Sin prestarle atención, Quiroga se puso en cuclillas, para observarla mejor. La mujer, efectivamente, no se veía muy bien, tenía la piel macilenta y estirada, como una máscara, y sus labios se habían ampollado por la fiebre. El cabello, de un color trigueño, se había apelmazado por el sudor y se le pegaba a la frente como un trozo de paño deshilachado. Una de sus piernas, la derecha, aparecía cubierta por una venda improvisada, manchada en su mayor parte por sangre reseca. Pese a la penumbra del lugar, Quiroga pudo ver que la zona alrededor de la venda estaba hinchada, la carne oscura y tirante, como si algo dentro de las venas estuviera a punto de hacer eclosión. Supo que la herida estaba infectada, y salvo que encontraran penicilina, la mujer perdería la pierna en un lapso de cuarenta y ocho a setenta y dos horas. Pero eso sólo sería el comienzo: si la infección seguía sin tratarse, las bacterias se extenderían al resto del cuerpo, a los órganos internos, y la mujer perecería no mucho tiempo después.
     Estiró, pese a las protestas de Abel, un brazo para tocarle la frente: la mujer hervía en fiebre.
     -No podemos hacer nada- susurró el anciano, anticipándose a sus preguntas-. No hay medicamentos. Sólo paños fríos, para mitigar la fiebre. Estoy seguro que morirá- lo tocó levemente en los hombros-. Venga, vámonos. Dejémosla tranquila.
     Quiroga asintió. El viejo tenía razón: si no contaban con los antibióticos adecuados, sólo quedaba esperar.
     Retrocedieron sobre sus pasos y se alejaron de la cueva. Abel señaló, con la bola azulada, unas rocas que en conjunto parecían un altar pagano; se acercaron al lugar y el viejo dejó caer su trasero sobre una piedra con una cierta forma de silla; no parecía muy cómoda, pero evidentemente se sentía a gusto sobre ella.
      -Por favor, siéntese.
      -No voy a sentarme, gracias.
     Abel se encogió de hombros. Señaló hacia la cueva que acababan de abandonar.
     -¿Y bien?- dijo-. ¿La reconoce, o no?
     -Le dije que nunca vi a Liana… pero creo que sí, es ella. Me lo dice una corazonada.
     -¿Una corazonada?
     Quiroga lo miró a través de la semipenumbra.
     -Confío mucho en ellas.
     El anciano pareció meditar profundamente aquellas palabras.
     -¿Tiene ganas de hablar, o prefiere descansar un poco?- dijo al fin.
     -La verdad, nunca tengo ganas de hablar- reconoció Quiroga. Miró a su alrededor, buscando a Cuco: lo encontró echado a unos pocos metros, en posición fetal al lado del otro perro. Sin dudas estaba agotado por lo que acababa de experimentar. Era un perro viejo y ya no tenía la energía de antes. Quiroga, sin darse cuenta, asintió cariñosamente. Volvió a mirar al anciano-. Pero tampoco quiero descansar. Fue una noche muy larga, pero no podría dormir ni aunque mi vida dependiera de ello.
     Abel sonrió.
     -Se sorprendería… En este lugar, no hay mucho que hacer, aparte de dormir. Lo hacemos siempre que podemos. Claro que también tenemos que cumplir con…- miró a Quiroga, como intuyendo que estaba revelando mucha información de golpe-. Ya le explicaré a su debido momento.
     -¿Y qué tal ahora?
     El anciano negó con la cabeza, tristemente.
     -Créame: tendremos mucho tiempo para hablar. Por experiencia, sé que demasiada información puede resultar… bueno, peligrosa. La gente nueva no reacciona muy bien cuando se entera de la situación aquí abajo. Prefiero… prefiero comenzar de a poco…
     -¿Usted es el encargado de recibir a los nuevos…- iba a decir “habitantes”, pero la palabra no le gustó y optó por cambiarla por otra:- … compañeros?
     -Nah, aquí nadie representa ningún rol. Excepto, claro, por Eugenio Vernis… Todos los demás, somos iguales entre nosotros. Y a veces, es cierto, yo recibo a los recién llegados, trato de contenerlos y explicarles las cosas, pero sólo porque tengo un poquito más de paciencia que los demás.
     -¿Quién es Eugenio Vernis?
     -Oh, es nuestro supervisor.
      -¿Un supervisor? ¿Tienen alguien que los supervisa?
     Le pareció que el rostro del anciano se ensombrecía, y que sus ojos se desviaban hacia un punto indefinible, como si de repente recordara algo que nunca debía haber olvidado.
     -Ya lo sabrá a su debido tiempo- dijo al fin, y antes de que Quiroga pudiera insistir en la pregunta, el viejo retiró una roca suelta a un costado de la piedra con forma de banco. Debajo de la piedra había un hueco, y dentro del hueco una botella de whisky, que aún contenía unos tragos. Sacó el tapón y bebió un poco, del pico, y luego le ofreció la botella a Quiroga-. Sé que anteriormente dije que no teníamos para beber, pero mentí. No hay muchos sitios donde esconder esto, pero al parecer los otros todavía no se dieron cuenta. Así que aproveche.
     -Preferiría usarlo para Liana. Para cuando el alcohol medicinal se agote.
     -Tenemos suficiente alcohol medicinal para ella- insistió Abel-. Vamos, hombre, aflójese un poco.
     Quiroga cedió. Bebió unos tragos y luego le devolvió la botella. No lo hubiese reconocido ni en un millón de años, pero se sintió un poco mejor al sentir el calor de la bebida bajando rápidamente por su garganta. Se pasó una mano por los ojos de repente humedecidos y luego dijo, bajando un poco la voz:
     -Dígame de una buena vez dónde estamos, Abel. Y si hay alguna posibilidad, siquiera remota, de escapar de aquí. Sé que usted quiere protegerme, dosificar la información para que yo la digiera de a poco, pero créame que soy lo suficientemente fuerte como para soportar cualquier cosa. Si sigue dando vueltas con el asunto, creo que enloqueceré…
     -Haremos un trato- dijo el viejo, luego de escudriñarlo durante unos cuantos segundos-. Primero dígame su nombre, y entonces yo le diré todo lo que necesita saber.
     -Quiroga- dijo Quiroga, lanzando un suspiro y extendiendo, dubitativo, la mano derecha, que el otro se apresuró a estrechar-. Alberto Quiroga.
     -Un placer.
     -Y siento haber sido un poco brusco al principio, pero yo soy así. Hace mucho vivo solo, y no estoy acostumbrado a tratar con gente desconocida.
     -El incidente ya está olvidado- aseguró el anciano, echando otro trago a su garguero-. Puedo asegurarle que hay cosas peores, y usted mismo, dentro de poco, lo atestiguará. Así que le conviene escucharme con atención, y abra su mente todo lo que pueda. ¿Quiere otro trago, antes de continuar?
     -No, gracias.
     -Muy bien- dijo Abel. Volvió a poner el tapón en la botella, con un cuidado que a Quiroga le resultó sospechosamente excesivo, y la guardó con el mismo recelo bajo la roca al costado del banco. Y luego, echando una última mirada a su alrededor, como para asegurarse de que no hubiera nadie escuchando en las cercanías, comenzó a hablar.

(Continuará...)
________________________________________________

Se acercan tiempos de respuestas, amigos... Ya hemos llegado a la segunda mitad de la novela, el final comienza a verse en el horizonte, a partir de ahora comienza la acción de la buena... Es decir: ¿Qué rayos son estas criaturas? ¿Qué es lo que quieren de los seres humanos? ¿Cómo hará Quiroga para escapar? ¿Y dónde #$%& se metió Dan? 
Próximo viernes, misma hora, mismo canal... Buen fin de semana para todos...

34 comentarios:

  1. Ahora esta muchísimo mejor Mauro! Por fin sabremos las repuestas y no me imagina que pasara al siguiente capítulo. Y por dios! Donde ratos esta dan? Hace mucho que no sale!
    Arte: alba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El viernes el capítulo será dedicado a Dan, Alba. Será un poco largo, así que tendrás más para leer :) Un abrazo!!

      Eliminar
  2. Hola! :3

    Ya va a acabar? ... Yo quería que sea aun mas largo, pero bueno, hay que hacerle campito para otras historias.
    Por lo menos encontraron a Liana, pero a menos que la saquen de ahí, dudo que sobreviva.
    Y ese Dan, qué será de su vida! Jajaja... Yo creo que fue encontrado por los policías de la ciudad y llevado al hospital; volverá por Quiroga? o Liana? o simplemente se dará por vencido? (lo último sería una pena).
    En fin, si vuelve, ojalá lleven refuerzos, aunque dudo que le crean, y ojalá esta vez vaya de día, tal vez esas cosas no aparecen de día o quién sabe!

    PD: Apapachos a la distancia! :D ... y le da un apapacho mas a ese bebé hermoso que encontré en una de sus fotos en el Fb.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Meli, falta todavía para esta historia, solamente dije que ya pasamos la mitad, yo diría que vamos por un 60 %. Me parece que llegaremos al capítulo 20...
      Y sí, yo también espero que Dan pueda ayudar a los demás, pero se le pone muy difícil...
      Apapachos para vos también (jeje, no deja de causarme gracia esa palabra, es muy linda y suena bien). Al bebé también se lo di, gracias :)

      Eliminar
    2. 60%? ... Wou! Entonces tenemos para rato! Hasta el capítulo 20 siiiii!!! :D
      Ya quiero que sea viernes. :(

      Eliminar
  3. Estuvo muy corto este capitulo :( ... El martes no se publicara nada?? ... Espero que el siguiente capitulo este muy gordito.
    Saludos - Daniela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Daniela, el próximo capítulo estará más gordo jeje. Pensaba dividirlo en dos partes para publicar algo el martes, pero no queda bien, es mejor publicarlo de una. Así que habrá que esperar hasta el viernes... Un saludo para vos!!

      Eliminar
  4. Manuel Vargas (no zombi)15 de agosto de 2014, 13:39

    jajajajajajajajaja....JAJAJAJAJAJAJAJAAJAJA si te tengo que reconocer algo es que si sabes como crear expectativa maurito...
    no puedo creer que sea el primeroen comentar, mas creo que Eli ya comento y no saldra el comentario hasta despues pero en fin eso es otra cosa...
    me gusto mucho esta parte del capitulo 12 es un Quiroga menos sociopata y mas agradable, me parece mas real, un buen mantenimiento del contexto en fin, muy buena parte para ser honestos...

    pareceria como van las cosas que esas mantarallas son como los mandaderos de alguien verdad???, o ese Eugeni Vernis es como el pastor de un rebaño humano???, que pasa?? solo veo dos opciones que me gusten; veo mas pero solo dos que me gusten, o las mantarrayas nos cultivan para comerno (y eso implica que tienen una especie de vivero ahi abajo donde llevan gente para fabricar mas gente para comer); o lo humanos reproducen humanos ahi abajo para otra clase de experimentos peligrosos que no se pueden dar a la luz publica; o en el peor de los casos hay una extraña alianza humanos-babosas que nos usasn para fines no muy nobles que digamos (alimentacion, experimentos, fetichismos sexuales; en fin cualquier cosa), sea como sea me parece muy buena esta parte y me gusta la idea que ya casi terminamos...
    felicidades mi hermano obscuro; que la fuerza del no muerto te acompañe...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manuel, ¿qué es eso de no zombi? Con respecto a lo de mantener la expectativa, no sé si siempre lo logro, a veces es difícil no caer en las repeticiones de recursos, pero bueno... Lo de tus teorías me parecen muy imaginativas, una más extravagante que otra jeje. Pero todavía no estamos tan cerca del final como crees, yo creo que todavía faltan 8 capítulos, por lo que recién el mes que viene estaremos llegando a la conclusión. Espero que no se cansen...
      Bueno, un abrazo, gracias por tus palabras.

      Eliminar
  5. Hola mauro es la primera vez q comento!! Tengo 11 años! Te soy sincera no me gusta leer pero esta historia me gusto mucho felicidades!!! Quiero parte 13° x fabor subila este martes!!!! Seguila!!!
    Tengo preguntas:
    1)¿liana muere?
    2)¿Y Dan??
    3)¿Xq dijo siempre somos diez?
    4)¿Y el hijo de Quiroga?¿murio?
    Esas nomas segila xfa gracias x entretenerme un rato jajaj
    Parte 13°
    Me llamo denisse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Denise, me alegra que te guste la historia. No sé por qué no te gusta leer, tal vez leíste los libros equivocados, porque sé que en la escuela a veces te hacen leer libros aburridos o pesados. Pero hay muchos libros que son muy buenos y entretenidos y que te recomiendo que los consigas, por ejemplo: "Maze Runner", de J. Dashner, "¡Socorro!", de Elsa Borneman, o la saga de "Harry Potter"... yo creo que si lees uno de ellos, después te gustará seguir leyendo y nunca más pararás.
      Bueno, con respecto a las preguntas, obviamente no puedo responder ninguna, pero de Dan sabremos algo el próximo viernes, y la tercera pregunta será respondida en el capítulo 14.
      Bueno, un abrazo, y muchas gracias por escribirme!!

      Eliminar
  6. Ya llegueeee!! que onda Mauro! esta continuación solo hizo que me dieran más dudas (me estoy*empachando de curiosidad).
    #Por lo visto a Liana le quedan solo días de vida. Y si las criaturas tentaculosas no la quieren salvar, ni tampoco tienen lo necesario para hacerlo. Quien rayos vendrá por ella?. Super Dan ,estará al rescate? Quiero pensar que esa droga que tomó, lo volverá zombie, regresando para rescatar a Cuco mmm ahh y los demás sobrevivientes (Tengo un aprecio por los animales, lo siento xD) , para así salvar al mundo de esas criaturas babosamente tentaculosas Fin. Aunque sería aburrido si terminará así. (ignoren esto )

    # Aunque pensandolo bien, Una vida de solo dormir y comer es algo que muchos desearían.
    # Muchas interrogantes serán respondidas al fin (?) Después de crear finales alternativos en mi mente. Al fin sabré la verdad. Dan Volverá ? o ya se lo comieron algunos animales carroñeros que rondan por ahi. Quiroga soportará saber toda la pertubadora verdad que el tan paciente anciano le está apunto de contar?
    Descubriremos como iban al baño? Resolvamos estás y más interrogantes en el siguiente capítulo. Oww yeah! xD Arrivederci!

    Atte. Roger (._. )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roger, mi estimado lector otaku :)
      Me mató la pregunta de dónde van al baño, esas son ocurrencias realmente muy buenas aunque lógicas, pero aunque no lo creas, eso no es lo más repugnante, sino: ¿qué comen? Bueno, ya lo sabrás a su debido momento...
      Lo del super dan al rescate sería muy tentador de hacer, pero como bien dices, sería demasiado predecible y aburrido.
      Y sí, yo también estaría más preocupado por Cuco que por las personas, no sé por qué, ¿será que somos raros? Cuando en una película se encuentra un animal junto a varias personas, y sucede algo terrible, lo primero que pienso es: "¿Qué pasó con el pobre animal?". Tal vez si ocurriera en la vida real, actuaría o pensaría diferente... todo depende de las personas que se encuentren en peligro :)
      Bueno, un abrazo y hasta el próximo viernes!!

      Eliminar
  7. ¿los bichos son como rayas o como calamares? igual esta parte estuvo buena. a la espera de la otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no son ni una cosa ni otra, son simples comparaciones que hace Quiroga. A veces compara a las criaturas con las mantarrayas, por su forma redondeada y color oscuro. Y a veces piensa en ella como "calamares", por sus tentáculos. Yo creo que sería una mezcla de los dos bichos jeje. Un abrazo!!

      Eliminar
  8. Hola Mauro.
    Hoy si que te agarré bronca.
    Justo cuando Abel iba a explicarle todo a Quiroga nos mandas hasta el próximo viernes. Eso si que es crueldad, jajaja.
    Sinceramente este capitulo me ha dejado inquieto, quiero saber de una vez por todas que hace esa gente ahí? Por qué un supervisor? Si hay un supervisor, quiere decir que hay mas de esas pequeñas colonias de humanos?
    Y que tal aguante de Liana. En ese ambiente no creo que dure mucho.
    Y el buen Quiroga, cada vez me cae mejor. Ojala el pueda hacer algo por Liana y por los demás.
    Las mantarrayas les llevan alcohol y no medicinas. Eso quiere decir que no son tan inteligentes como creía o simplemente no les importa del todo si viven o mueren.
    Grrrrr. A esperar hasta el próximo viernes.
    Un capitulo bien jugado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grrrr sí jaja. "Las mantarrayas les llevan alcohol y no medicinas. Eso quiere decir que no son tan inteligentes como creía o simplemente no les importa del todo si viven o mueren", excelente deducción. En el capítulo 14 (el próximo estará dedicado a Dan), podrás darte cuenta de muchas más cosas.
      Yo creo que estoy aprendiendo mucho con esta historia. Como desde un principio la concebí como si fuera una novela, creo que se leería mucho mejor de corrido, en formato de libro. No sé, creo que publicada en el blog por entregas pierde un poco de ritmo. Hago lo que puedo jeje.
      Bueno, un abrazo!!

      Eliminar
    2. Hola Mauro.
      No creo que pierda ritmo si la publicas por capítulos. Al menos los de mi generación estábamos acostumbrados a comprar los comics en el kiosko de la esquina 1 vez cada 15 días, jajaja.
      A mi parecer, crea mas expectativa y ganas de leer cuando hay días de por medio.
      Estas haciendo un buen trabajo.
      Hasta el viernes!!!
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Sí Eduardo, al estilo de los viejos folletines jeje.

      Eliminar
  9. Oh por Dios, quiero saber ya todo.... me gusta esta historia, sera una semana muy larga son leer . Saludos XOXO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fen, me alegro que te vaya gustando. Será una semana larga, sí, pero como compensación el capítulo del viernes también lo será. Abrazos!!

      Eliminar
  10. Hola mauro. hoy llegue tarde a comentar, nose si te diste cuenta pero siempre soy de los primeros en comentar, solo que a hora estuve ocupado y no pude llegar a tiempo. muy bueno este capitulo!!!, no veo las horas de saber lo que le va a decir el viejo a quiroga jaja (para sacarme dudas)... un abrazo mauro. bye

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Jonatan, ya me había dado cuenta de que eres uno de los primeros en comentar, parece que te gusta madrugar jeje. Ya falta muy poco para que se revele la verdad... (lo anterior parece una publicidad de "Expedientes X" jaja). Un abrazo para vos, gracias como siempre por escribirme.

      Eliminar
  11. Hola Mauro soy Paty... Solo quiero desirte que me encanta como va la historia...FELICIDADES. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Paty, espero que te siga gustando hasta el final, muchas gracias por tus palabras :)

      Eliminar
  12. Al habla Eli:
    Sí, el final de la historia se empieza ver en lontananza. igual que el regreso al instituto. Llegará.....
    Me conecto hoy, mil días después del viernes (sin explicaciones, salvo que me abdujeron unos extraterrestre....) para descubrir que Quiroga se llama Alberto, que Liana va a morir como no ocurra un milagro y que tienen un supervisor.
    Sí, se enpieza a ver el final....
    En primer lugar:
    Dan
    ¿Qué diantres pasa con él?
    ¿Está muerto?
    ¿Está inconsciente?
    ¿Llego la poli y lo detuvieron?
    ¿Llego la poli y lo llevaron a un hospital?
    ¿No sería bonito que después de morir Dan y Liana se reencontrasen en el otro barrio y siguieran siendo pareja?
    Bonito y algo macabro.
    Por cierto, alguien puso algo de que "yo ya había comentado" y "que mi comentario ya saldrá". En la próxima entrega, seguro....
    Bueno, si todas las preguntas respecto a Dan se solucionan para la próxima, estoy contenta, no lo niego. ¿El martes no hay relato? ¡Qué chasco! Aunque, claro, imagino que aparte de esto también tendrás vida y no se puede estar siempre aquí.... No como yo que mi vida social me importa un rábano y con pasarme el tiempo en la playita con mi family me sobra y me basta. Ayer en la piscina me dió tiemo a acabarme Assur, de Francisco Narla, está guay pero me tuve que saltar ciertas "paginillas"...Temas de adultos, no digo más.
    Aparte de esta genial recomendación literaria que me dejo sin tiempo para bañarme más que dos horas, me veo obligada a puntuar esta parte de la historia...
    -REDACCIÓN: 9,95
    -IMAGINACIÓN: 9 (ESTA PARTE NO ERA DE ACCIÓN)
    Y me quedo sin nada más que puntuar para una parteintermedia que "si me gusta" o "no":
    Así que te doy un :
    ..........................................................9...................................................................
    Me parece razonable, tirando por lo bajo, pero no voy a entrar a decimales, aunque sí a reprocharte el que no te hay dado un 10.
    AY, Ay, ay.
    Esta parte del relato no me recuerda a nada.
    Se me ha hecho un minuto de silencio pensando cómo seguir con el mensaje, cosa muy rara en mí.
    Así que como me quedo sin palabras, será mejor ir cortando un poco, sino, luego me quejo de mi famita, y es que quién no me va a creer una pesada con estos mensajes tan super-extra-ultra-mega-hiper...Absolutamente largos. ¿Eh?¿Quién?
    Me lo digo hasta yo misma:
    PESADA, PESADA, PESADA, PESADA, PESADA, PESADA, PESADA, PESADA, PESADA, PESADA, PESADA, PESADA, Buene, ya está. Basta.
    Ahora a esperar que sea verdad que lo que venga va ser tdo acción, más vale.
    Si no, voy a ir allí y te rajaré el cuello después de quitarte la piel como si pelara una patata...Lo juro, WJAJAJAJA
    Esperando con bastante impaciencia la siguiente parte. Por favor, ten en cuenta que soy el nº 13 de lista alfabética en mi clase 8maldito apellido) así que espero que sea mi parte FAVORITA. Recuerda, te pelaré como una patata.
    (Con cariño)
    Saludos desde la nave de mis amigos del Universo que han abducido un ordenador y me han dejado conectarme.
    Pues eso:
    Saludos

    Elisa
    PD: ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte !¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ PELARTE COMO UNA PATATA! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte ! ¡ 13 ª Parte !¡ PELARTE COMO UNA PATATA! ¡ 13 ª Parte !

    CHAÍTO, TERRÍCOLAS.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al habla Mauro:
      No pensé en abducciones extraterrestres cuando desapareciste, sino en un ropero y un pasaje a otro universo donde hay brujas y leones que hablan... no sé a qué me rercuerda eso.
      El capítulo siguiente será pura y exclusivamente de Dan. No revelará todavía todo, pero ya se verá hacia dónde comienza a encaminarse...
      Me calificaste con un 9... creo que fuiste demasiado generosa, igual se agradece.
      Sólo por curiosidad, qué calificación le pondrías a la novela de Narla? No la leí, pero ya había escuchado hablar de ella por ahí.
      La 13ra parte no sé si será tu favorita... al menos mi intento es que cada capítulo sea mejor que el otro, pero creo que eso realmente se verá a partir del capítulo 14 (entrando en la recta final, ya no habrá más lugar para las pausas y las explicaciones, y todo será acción y terror y fuegos artificiales iupii.
      Bueno, me retiro. Algo preocupado por lo de la patata, lo admito, pero me reconforta saber que entre mi vieja piel y tu cuchillo pelapapas hay un océano de distancia. Sé que hay barcos y aviones, pero... los aviones a veces se caen, y los barcos a veces se hunden. Esa sería mi última esperanza.
      Un abrazo!!

      Eliminar
    2. Al habla Eli:
      Un océano, JA, los extraterrestres me llevaran en su platillo. Nos hemos hecho amiguitos, quién lo iba a decir; para que yo tuviera amigos iba a hacer falta conocer gente de otro mundo. No, no me fui a Narnia, aunque conocer a Aslam molaría lo suyo.¡ CUCHILLO PELAPATATAS ! ¡ TE ADORO !
      Quizás la siguiente parte no sea especialmente mi favorita, pero creo que te subiré la nota: (eso espero) y el 9 te lo merecías.
      Los aviones se caen y los barcos se hunden pero se nota que no me conoces.....WJAJAJAJAJAJAJAJA......
      Devuelvo el abrazo.....
      Elisa

      Eliminar
  13. Hola!! Mauro, te estás volviendo igual de malvado que las babosas incubadoras de tu historia jajajaja que te creas es broma, es sólo que como nos dejas con tantas dudas, yo que creí que Abel le revelaría todo a Quiroga..... y zas pudo más la maldad de Croche, que la revelación de Abel jajajaja te está quedando de maravilla está historia, pero lo injusto es que cada vez nos dejas con mucha intriga.... en fin sólo nos queda esperarla ccontinuación saludos y mis mejores deseos para ti ;-)..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Raquel, muchas gracias por tus palabras. Mi maldad en este capítulo es evidente, pero espera a que publique el capítulo 14... Con respecto a lo otro, no tienes que pedir disculpas por nada, yo no te contesté porque no contaba con los medios para hacerlo, si quieres manda mensaje a mi correo maurocroche@gmail.com o búscame en facebook (estoy con mi nombre, es súper fácil de encontrarme), y entonces podremos hablar con mucha mayor tranquilidad :) Y vamos, arriba ese ánimo, que aquí para sufrir está Liana y Dan y Quiroga jeje. Un abrazo!!

      Eliminar
  14. Mauro, ¿a esta novela ya la escribiste o vas improvisando todas las semanas? Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónim@, la voy improvisando, aunque trato de ir dos o tres capítulos adelantado, para que no me agarren los nervios de último momento jaja. Un abrazo para vos.

      Eliminar
  15. hola, al habla Gilian:
    hace bastante que no te leo Mauro, veo en los entradas de la pagina que ya haz finalizado tu novela, mis felicitaciones. Espero que estos capítulos que me faltan por leer los termine en año nuevo (benditas fechas). Me pareció un giro inesperado este capitulo junto con el anterior, y en definitiva hizo que la historia fuera aun más envolvente. Continuaré hasta el final, saludos y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar

Más Cuentos de Terror:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...