"Un Largo Viaje a la Oscuridad" (Capítulo 17)

1

Quiroga llevaba unas siete u ocho horas en el “sótano”, sumido en la oscuridad total, cuando de repente escuchó que alguien se acercaba y se detenía muy cerca del borde del pozo. De inmediato, incorporándose con rapidez, alzó el rostro en busca de alguna luz, pero arriba la oscuridad era tan impenetrable como allí abajo.
     -¿Hola?- dijo, cerrando por instinto los puños-. Lucas, ¿eres tú?
     Nadie le respondió. Aunque podía escuchar una respiración ligera y pausada, como la de alguien esperando en actitud contemplativa. Iba a repetir la pregunta, impaciente, cuando una voz descendió a través de la oscuridad:
     -Sé por qué estás aquí.
     No era una voz conocida. Quiroga era muy bueno reconociendo las voces, pero ésta no se parecía ni a la de Lucas ni a  la de Abel ni a la de Kathia. Parecía la voz de un hombre joven. “Es otro de los diez”, pensó de inmediato. “Y no suena muy amable que digamos”.
     -¿Quién eres?- preguntó.
     -Sé a qué has venido- repitió la voz, con el mismo tono amenazante de antes-. Quieres reemplazar a Eugenio. Quieres ocupar su lugar. Pero yo no lo permitiré.
     Quiroga escuchó un leve crujido, y por instinto se agachó y se hizo a un lado. Milésimas de segundos después, algo duro se estrellaba contra el suelo del pozo, despidiendo pequeñas esquirlas que fueron a dar contra el rostro y las manos de Quiroga. “Una roca”, pensó. “El muy maldito me lanzó una roca. Si me llega a acertar en la cabeza…”
     -¡Hijo de puta, cobarde de mierda!- gritó. Tanteó a ciegas en el suelo y encontró un pedazo de piedra del tamaño de un puño. Se incorporó de un salto y lo lanzó a ciegas, hacia arriba. Sabía que era un acto de estúpida ira, que tenía muy pocas posibilidades de éxito, pero increíblemente, se escuchó un grito y los lamentos de alguien que se quejaba de dolor. Quiroga, incrédulo, alzó los puños en señal de victoria y lanzó una risotada.
     -¡Te di, hijo de puta! ¡Espero que te hayan saltado los dientes!
     La réplica no se hizo esperar. Una verdadera lluvia de piedras comenzó a caer desde el borde del pozo. Quiroga atinó a cubrirse la cabeza y a recostarse contra una de las paredes, incapaz de hacer otra cosa. Una piedra le dio en el hombro, y otra en su mano. Quiroga emitió un gruñido y cambió la posición, para no ser un blanco tan fácil. El apedreo prosiguió unos pocos segundos más y luego se detuvo. La respiración del tipo allá arriba era ahora agitada y nerviosa; Quiroga podía escucharla con total claridad.
      -Si tratas de hacer algo a Eugenio, te mataremos- dijo la voz, en un susurro ahogado-. No te atrevas…
     Luego, se escuchó un ruido de pasos que rápidamente se alejaban: el agresor se había marchado.
     Quiroga volvió a quedar solo en la oscuridad, perplejo y en sumo grado de alerta, preguntándose qué diablos era lo que acababa de suceder.
    
2    
      
    Se saludaron con cautela, en el vacío estacionamiento del complejo donde vivía Amanda, apenas rozándose las mejillas e intercambiando las habituales palabras de rigor. Dan ardía en ganas de ir al grano y explicarle (en parte) el asunto del equipo de buceo, pero primero quería tantear el ánimo de la chica, ver en qué condiciones se encontraba.
      "¿Se siente bien, profesor?", fue lo primero que le preguntó la chica, mirándolo con el ceño fruncido. "Se ve algo... enfermo".
      Era algo que Dan había esperado. Pese a que se había lavado un poco y cambiado de ropa antes de emprender el camino, sabía que ningún retoque superficial podía disimular su aspecto exorbitado y ligeramente extraviado, como el de un hombre que ha visto demasiadas cosas en demasiado poco tiempo. La ropa que ahora colgaba de sus hombros y caderas pertenecía a Quiroga, y le quedaba por lo menos dos talles más grandes del conveniente, amén de otorgarle un cierto toque de campesino pobre y loco. Además, tenía cortes y arañazos en la cara y gran parte de las manos y los brazos. Sus ojos estaban inyectados en sangre, y unas ojeras del tamaño de ciruelas maduras le colgaban a ambos lados del puente de la nariz. La droga de Quiroga sin dudas podía hacer milagros con el funcionamiento interno de un organismo, pero quien pagaba las consecuencias (y con creces) era el aspecto físico. “Si por lo menos sólo fuera eso…”, pensó con melancolía.
     Amanda estaba vestida con un vestido liviano y común, nada provocativo, y unas zapatillas deportivas de lona amarilla. No estaba maquillada y se la veía algo soñolienta, como si recién acabara de despertarse. En ese momento, bajo la luz brillante del mediodía, lejos estaba de parecerse a aquella vampiresa come-hombres que Dan había entrevisto durante la famosa cita, y se sintió profundamente aliviado de verla así. Ahora, a sus ojos, Amanda parecía una estudiante universitaria común y corriente, cierto que muy bella, pero que al menos no parecía deseosa de llamar la atención ni de provocar infartos por cada paso que daba. De hecho, parecía algo cohibida frente a la presencia de Dan, y sus ojos saltaban de un lado a otro y nunca se posaban durante demasiado tiempo en los suyos, como si temiera develar algo que ella prefería dejar en las sombras.
     “Escuché lo de su esposa”, dijo la chica a continuación, claramente incómoda. “Siento mucho lo que pasó. Si pudiera ayudarlo en algo…”
     “De hecho, sí puedes”, dijo Dan con rapidez, aprovechando la excusa. Se dirigió al baúl del coche y lo abrió. Le señaló el equipo de buceo que había ahí dentro. "Es por esto que te llamé. Puedes salvar la vida de mi esposa. No puedo explicarte todo, de hecho no puedo explicarte casi nada… pero quiero que me enseñes a bucear. No preguntes por qué. Si lo haces, y si todo sale bien, tal vez mi esposa salga con vida de… bueno, de la situación en la que está metida”.
     Amanda lo miró durante un largo rato, sin decir nada. Su expresión era ambigua y difícil de discernir. Se acomodó el pelo detrás de su oreja y luego desvió la vista hacia el equipo de buceo. Lo señaló. “¿Qué tiene que ver el buceo con su esposa? ¿Acaso la raptó un pulpo,  y usted piensa ir a buscarla a las profundidades?”, trató de bromear. Dan sintió un inmediato escalofrío al escuchar estas palabras. Sin dudas sonaba inverosímil, algo totalmente fuera del área de la credibilidad humana, pero Amanda no tenía idea de lo cerca que había estado de la verdad. Tal vez aquella fuera precisamente la trampa de aquel asunto: que sonara tan inadmisible, y al mismo tiempo, fuera tan condenadamente real…
     “No puedo decirte nada”, repitió. “Lo siento. ¿Puedo contar con tu ayuda?”
     Dubitativa, Amanda se acercó al equipo de buceo. Echó el cabello hacia atrás y se inclinó para examinarlo. Consistía en un juego de patas de rana, una mascarilla con snorkel, unos tubos de oxígeno con sus respectivas mangueras y relojes, un regulador de aire, un traje de neopreno y una linterna sumergible, todo esto con apariencia muy nueva y reluciente, como si hubiese usado una o dos veces como mucho. La chica señaló un bolso negro, envuelto en capas de nylon transparente, que había a un costado del equipo. “¿Y eso qué es?”, preguntó. “No es nada”, dijo Dan, al tiempo que pensaba: Sólo unas cuantas granadas, y dinamita suficiente como para volar hasta el cielo el culo de unas babosas gigantes.
     “Nada importante”.
     -Está bien- dijo la chica, sin agregar nada más.
     Tímidamente al principio, más segura después, Amanda revisó la válvula del regulador, tanteó las mangueras, verificó el nivel del tanque de oxígeno. Al cabo de unos tres o cuatro minutos de concienzudo y silencioso análisis, se apartó del baúl y aseguró que el equipo se encontraba en buenas condiciones, y que los tanques contaban con el suficiente oxígeno como para bucear durante media hora, quizás un poco más. “Todo depende a qué profundidad lo haga”, agregó. Sus ojos curiosos saltaban de Dan al bolso en el baúl, y del bolso del baúl a Dan. “No es lo mismo bucear a diez metros, que a treinta. A mayor profundidad, el oxígeno se consume más rápido. También depende de las corrientes: si son muy fuertes, se debe realizar un mayor esfuerzo, y por lo tanto respirará más seguido. ¿Dónde piensa sumergirse?”.
     Dan le repitió, por tercera vez, que no podía decirle nada. Amanda negó con la cabeza, algo más firme. “Debe decirme al menos eso. Quiero asegurarme de que no está corriendo un riesgo estúpido. No quiero ser partícipe de su muerte”.
     -En un río subterráneo- soltó Dan, lanzando un suspiro-. Pero si muero, moriré por idiota, no porque tú tienes algo que ver con ello.
     La chica lo miró con creciente horror.
     -Está loco. Solamente los buceadores expertos se aventuran en esos lugares. Utilizan cuerdas y siempre están acompañados. ¿Usted piensa descender solo?
     Dan asintió con la cabeza.
     -Está loco- repitió la chica-. ¿Por qué no busca ayuda?
     Dan pensó en los policías que lo habían tratado de borracho, pensó en Rostro de Viruela, acercando su asqueroso rostro al suyo y diciéndole al oído, mientras obscenamente acariciaba la cachiporra: “La próxima vez, no tendrás tanta suerte, mariposa”. Negó con la cabeza.
     -Es una historia increíble. Nadie moverá un pelo por ella. Pensarán que estoy loco. Además… debo actuar rápido. Lo más rápido posible.
     -Permítame insistir: ¿qué tiene que ver el río subterráneo con su esposa?
     -Ella… ella está ahí abajo- explicó Dan, cediendo de golpe, casi sin darse cuenta y sin saber muy bien por qué-. No tengo certezas al cien por cien, pero creo que está ahí. Tal vez ya esté muerta… pero mientras haya alguna posibilidad, yo haré algo por ella.
     Amanda meditó el asunto durante unos cuantos segundos. El estacionamiento seguía vacío, a excepción por el coche de Dan y dos o tres autos que descansaban bajo la sombra de un tinglado de chapa. Siguiendo un súbito instinto, alzó la vista hacia los departamentos. Alcanzó a ver que algunos rostros aparecían y desaparecían en las ventanas de los departamentos superiores, como sombras en una mala película de fantasmas. “Testigos”, pensó, y sin saber por qué comenzó a sentirse inquieto. El Sol del mediodía castigaba su espalda y arrancaba destellos de cromo al parabrisas del coche. Un pájaro trinaba desde lo alto de la rama de un viejo sauce. Amanda volvió a echarse atrás un mechón de pelo rubio y luego regresó su mirada al equipo de buceo en el baúl.
     -Iré con usted- dijo al fin, con la mirada de repente brillante.
     -No- se alarmó Dan, totalmente pillado de sorpresa-. No te llamé para eso. Solamente quiero que me expliques cómo diablos…
     -Tengo un equipo de buceo en mi departamento. Si quiere que le explique cómo hacerlo, tendrá que permitirme ir con usted.
     -Imposible, Amanda. Es muy peligroso. No sabes lo que hay allá abajo.
     -¿Y usted sabe?
     -Claro. Es por eso que no voy a permitir que vayas. Es… es una historia larga. Y difícil de creer.
     -Puede explicarme en el camino. Aguarde un minuto- dijo la chica, y antes de que Dan pudiera protestar, dio media vuelta y con increíble gracilidad comenzó a correr rumbo a su departamento, haciendo resonar las suelas de sus zapatillas sobre el asfalto caliente.
     -¡Amanda!- dijo Dan, alzando la voz. Al ver que la chica hacía caso omiso a su llamada, lanzó una maldición. Vio que las cortinas de las ventanas volvían a moverse y a titilar, y de repente se dio cuenta de que, a ojos de los vecinos, él era un completo y sospechoso desconocido, que tenía todo el aspecto de un violador, o al menos de un ser despreciable y peligroso. Y Amanda había salido corriendo, casi como si huyera, así que…
     “Hora de salir de aquí, muchacho”, concluyó. “Y rápido”.
     Cerró el baúl de un golpazo y se subió al coche. Arrancó y miró por el retrovisor: ni rastros de Amanda. Aceleró hasta regresar a la ruta, y de ahí enfiló hacia el pueblo. “Tendré que improvisar lo del buceo”, pensó. “No debe ser tan difícil, después de todo. Sólo debo respirar por el regulador, y patalear hasta alcanzar el objetivo. Personas con menos inteligencia que la mía lo han hecho, y están vivos para contar la historia”.
     Era una mentira, y lo sabía. La mayoría de las habilidades, sino todas, se adquirían por experiencia y repetición, y no por inteligencia. Estaba pensando en esto cuando vio que un coche detrás suyo le hacía frenéticas señales de luces. Se acercaba con gran rapidez. El coche, que era un deportivo de color blanco, lo alcanzó en cuestión de segundos y se le puso a la par, tocando bocina. Dan creía haber visto ese mismo coche bajo el alero de chapa, en el complejo departamental donde vivía Amanda. Los vidrios polarizados bajaron: era, efectivamente, Amanda. Le hacía señas para que se detuviera.
     Dan encendió las balizas y lentamente se detuvo en el arcén. El deportivo de Amanda hizo lo propio unos metros por delante suyo. La chica bajó, sacudiendo los brazos perpleja.
     -¿A dónde iba?
     -Te dije que no irás conmigo. No arriesgaré tu vida a costa de mis problemas.
     -Usted dijo que podía salvar a su esposa.
     -Es cierto- reconoció Dan-. Pero no estoy seguro de nada, Amanda. ¿Por qué insistes en venir conmigo?
     Inmediatamente después de decir esto, tuvo que reprimir el impulso de morderse la lengua. Era una pregunta peligrosa, y podía dar pie a una respuesta más peligrosa aún.
     Sin embargo, luego de un breve y meditabundo silencio, Amanda lo sorprendió totalmente al decir:
     -Tuve culpa, ¿sabe? Pensé mucho lo que ocurrió aquella noche. Sé que fui una guarra maldita, y usted, en cambio, se comportó como todo un caballero. No esperaba menos de usted, pero… ¿y yo? ¿Qué fue lo que llevó a convertirme en algo así? Eso me hizo pensar en mi madre. Ella me crió prácticamente sola, porque mi padre… bien, él se fue con una puta cuando yo tenía seis o siete años. Eso era lo que decía mi madre. “Se fue con una puta rompe hogares”. Y en eso precisamente me había convertido yo: en una puta rompe hogares. Cuando leí lo de su esposa, en el periódico… bien, me sentí pésima. Sé que entre usted y yo no ocurrió nada, pero simplemente porque usted puso los límites. De lo contrario…- negó con la cabeza, apesadumbrada-. Quiero reparar mi equivocación. No sólo por su esposa, no sólo por usted, sino sobre todo, por mí. Por mi y por mi madre. Ella se encargó de cuidarme muy bien, de enseñarme valores. Y yo…
     Se quebró bruscamente. Fue como si algo dentro suyo, algún tipo de columna vertebral psíquica, cediera y se doblara en dos. Dan tuvo que apresurarse a sostenerla para que evitar que cayera al suelo.
     -Todos cometemos errores, Amanda- dijo Dan, abrazándola con cautela-. No es necesario magnificar algo así. Yo creo que…
     -Déjeme ir con usted- sollozó la chica, apoyando la cabeza sobre su hombro-. Por favor. Por una vez en mi vida, quiero hacer las cosas bien. Demostrar que valgo algo…
     -Es peligroso, Amanda.
     -Por favor. Hágalo por mí. Déjeme ayudarlo…
     Tuvo que ceder. No quería seguir perdiendo el tiempo allí, en medio de una ruta hacia ninguna parte. Ya eran más de las dos de la tarde y el Sol había comenzado a iniciar su lento pero seguro descenso hacia el oeste. Explicó que pensaba descender por un pozo ubicado en una casa abandonada, en las afueras del pueblo. “Podrás ayudarme con el equipo de buceo, pero bajo ningún concepto te dejaré bajar conmigo”, le advirtió.
     Amanda, que parecía haber recuperado rápidamente su aire risueño, asintió con la cabeza y esbozó una tímida sonrisa.
     -Gracias- le dijo, y antes de que Dan pudiera hacer algo al respecto, le estampó un beso en la comisura de los labios. Dan no supo decidir si había sido un accidente o qué. Tal vez él había movido la cara a último momento, y ella había besado una zona que inicialmente no había pensado siquiera tocar. Solía suceder. De todas maneras, no creía tener el suficiente tiempo como para meditar sobre ello, no le parecía que fuese tan importante-. Lo seguiré en mi coche. Esta vez, prometo no defraudarlo.
     -Claro, Amanda- dijo él, y comenzó a moverse en dirección al coche, mientras Amanda, a sus espaldas, lo contemplaba con una media sonrisa en los labios, la mirada extrañamente inexpresiva…

3

En algún lugar bajo la montaña, a más de quinientos metros de profundidad, la mujer yaciente en el lecho dio un respingo y abrió los ojos.
     -¿Dónde estoy?- dijo, en un susurro de voz.
     Abel, que era el encargado de cuidarla en esas horas lúgubres, levantó la cabeza y se acercó con rapidez. La tomó de las manos.
     -Estás bien, querida. Estás en un lugar seguro.
     -Tuve una pesadilla- dijo Liana. Sus labios estaban partidos por la fiebre. Su mirada era lúcida y terriblemente opaca. Todo su cuerpo parecía exhausto y extrañamente encogido, como el de una momia enterrada bajo un suelo seco y arenoso. Abel pensó que no le debían quedar más de dos o tres horas de vida.
     -Sé lo que soñaste- dijo el anciano, con voz dulce-. Casi todos sueñan con esas criaturas. Créeme: no es tan malo como parece.
     -No soñé con ninguna criatura- dijo la mujer, tratando de incorporarse. Al notar que le sería imposible lograrlo, cejó en su intento y apoyó la cabeza sobre el improvisado lecho-. Soñé con mi marido. Con Dan. Durante mucho tiempo, pensé que no me amaba más, que mi vida con él había acabado. Pero entonces… cuando las criaturas me vinieron a buscar aquella noche… supe que estaba equivocada. A último momento, supe que estaba equivocada. Él me sigue amando.
     -Entonces, querida, no fue una pesadilla, sino un buen sueño- aseguró Abel, esbozando una sonrisa y apretando su mano un poco más-. No tienes por qué preocuparte…
     Pero la mujer cerró lentamente los ojos, y gruesos lagrimones rodaron por sus mejillas.
     -Soñé que me abandonaba. Que su amor finalmente se extinguía, como una llama, y entregaba su corazón a una extraña…
     -Era sólo un sueño- trató de apaciguarla Abel-. Sólo eso.
     Pero la mujer, inmersa de nuevo en la vorágine de la fiebre, ya no volvió a contestarle… 

(Continuará...)

53 comentarios:

  1. Hola Mauro soy alba primero quiero decirte que me hiciste reír con el comentario que me respondiste y si soy yo la misma alba de siempre, tu fiel lectora jajaaja y si soy una alumna tengo 15 años y solo me faltan tres meses para cumplir los 16 añitos jajajajja. No entiendo porque pensabas que era una mujer adulta tal vez porque nunca dije mi edad o no se jjajjaa. Bueno Mauro el capitulo me ha gustado y que le pasa a amanda que nunca cambia?? Como es que dan es tan estúpido que no se da cuenta de nada! A ver que pasara el próximo capi. Saludos y un abrazo!!
    Arte: alba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alba, creo que ya sé por qué confundí tu edad, y es que había efectivamente otra Alba que solía comentar en la fanpage, y esta sí era una mujer grande. Luego ella dejó de comentar, y apareciste tú, por lo que pensé que era la misma.
      Bueno, salvado este pequeño malentendido, te cuento que yo creo que Dan no se da cuenta de lo de Amanda porque ella se comporta de forma ambigua y contradictoria, además creo que Dan tiene los pensamientos en otra parte, no te olvides que hace tres días no come, casi se muere de una sobredosis, lo atacaron las criaturas, lo molieron a golpes unos policías, y además un bicho le picó el pie jaja. Bueno, el viernes seguimos con esto, creo que será un buen capítulo (¿Qué otra cosa puedo decir?). Abrazos!!

      Eliminar
  2. Muy buena la, ¡historia doble! Jaja. Pobre Quiroga, va de mal en peor en esa cueva, y quien es la persona que quiere matarlo? Primero pensé que era uno de esos bichos, después me dan dudas jaaj.
    Que significa el sueño de liana? Acaso será una visión del futuro ?? O.o ajja, bueno sea lo que sea se pone interesante. Muy buen capitulo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jonatan, yo creo que la pregunta clave no pasa por quién le arroja piedras a Quiroga, sino por qué... bueno, ya verás. Perdón por la demora en mi respuesta, prometo que a partir de ahora seré más rápido en responder. Abrazos!!

      Eliminar
  3. Hola Mauro.
    El bebé nacerá el 15 de noviembre (cesárea programada), así que ya falta poquito y andamos en todos los preparativos para recibirlo. Para nosotros es una bendición de los dioses, pues ha sido muy difícil concebirlo. Mi esposa nació con los conductos que van del útero a los ovarios sellados y era imposible que se embarace de manera natural, pero gracias a la asistencia medica seremos padres de Fabio.
    Gracias por preguntar.
    Sobre tu relato, como siempre, impecable.
    No satanizo a Amanda, es casi comprensible lo que paso. Niña abandonada por su padre busca esa carencia de amor filial en un hombre adulto con cierta jerarquía sobre ella, un profesor. Sin embargo, se ha dado cuenta de que cometió un error y que se estaba convirtiendo en lo que tanto odió.
    Dan, hombre maduro, con problemas en su matrimonio, una esposa que lo ignora, se siente atractivo a los ojos de una mujer bella y joven e intenta algo con ella, la situación medio que se da, pero luego recapacita y reprime sus impulsos. Algo que muchos no hubieran hecho.
    Aunque algunos se rasguen las vestiduras y se den de moralistas, es algo que pasa continuamente, no aceptable quizás, pero mas común de lo que se piensa.
    Dadas las circunstancias, era lógico que nada pasara en este encuentro entre Amanda y Dan, pero como siempre te gusta sembrar la duda, ese beso ligeramente desviado podría indicar mucho o nada. Por el momento prefiero la idea de que va a ayudar a Dan sin otra intención mas que la de liberar su conciencia.
    Lo único que espero es que el rio subterráneo no sea muy largo, porque si no los dos morirán en el intento.
    La parte sobre Quiroga me supo a poca. Creo que este personaje me gusta más y no me agrada tenerlo metido en un pozo sin poder hacer nada. Veremos que le espera.
    El sueño de Liana (pues una vez mas juegas con nuestras mentes) será premonitorio?
    No queda mas que esperar el siguiente capitulo. Que gran novela.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al habla Eli: (La "desdoblación optimista")
      Eso de:"No satanizo a Amanda, es casi comprensible lo que paso. Niña abandonada por su padre busca esa carencia de amor filial en un hombre adulto con cierta jerarquía sobre ella, un profesor. Sin embargo, se ha dado cuenta de que cometió un error y que se estaba convirtiendo en lo que tanto odió."
      Me ha parecido que está guay, le deja un rollo psicológico que queda genial.
      Enhorabuena por lo del 15 de noviembre.

      Eliminar
    2. Gracias por tus buenos deseos Eli.
      Ya se te extrañaba por estos lares.

      Eliminar
    3. Al habla Eli:
      Yo también extrañaba todo esto....
      Y los buenos deseos hay que tenerlos...Ni que fuera Maléfica...
      Saludos,
      Elisa

      Eliminar
    4. Hola Eduardo, tener un hijo es hermoso, pero mas lo es cuando llega de la forma que llega en tu caso, asi que a disfrutar al maximo... y por supuesto, espero ver fotos del baby en el face...
      Con respecto a la historia, Eli tiene razon, tu analisis sobre la pzicolpgia de los personajes es realmente astuto e inteligente, estos tipos de comentarios son los que mejoran la historia y me aportan muchisimo.
      Y lo de Quiroga se que fue poco, pero es una cuestion de esperar un poco... el cap del viernes estara dedicado casi todo a el...
      Abrazos

      Eliminar
    5. Al habla Eli:
      ¡Tengo razón! ¡Qué guay! Será comprensible lo que me interesa la psicología para estudiar de mayor.....

      Eliminar
  4. Al habla Eli:
    Sí, ya sé que llevo mucho, pero que muchísimo tiempo sin comentar y lo siento bastante, bueno, lo siento por mí que al fin y al cabo es para la que ha sido trágico...Las razones: bastante personales....He leído los relatos que me había perdido y, la verdad, es que de todos se me ocurren comentarios, pero a fin de cuentas, va a dar igual, me conformo con decir que estaban bastante bien.
    Ya hemos empezado el instituto, así que algún otro relatillo me perderé, pero no es por tan mala causa.
    Vaya, Dan recurre a Amanda, la EX-zorra-psicótica-salida el infierno (perdón por el vocabulario) Bueno, parece que al final no lo era tanto, de ahí lo de EX.
    Vi en unos comentarios del relato anterior cierta discusión...Bah, visto lo visto, que la gente haga lo que quiera, es su vida...Pero se debería tener un poco más de empatía.
    Y parece que la parte final, con lo de Amanda y el sueño de Liana, se lleva más protagonismo, mientras que "Betito" metedor-profesional-de-plomo-por-orificios-innombrables queda reducido a segundo plano. Toda esa parte es intriga total....
    No sé cómo queda mi comentario al leerlo, desde fuera, porque yo lo estoy escribiendo cómo si se me acabara el oxígeno....¿Por qué será que a veces sabes algo no se sabe porque, algo importante de lo que no te das cueta que le pasa factura a otra persona?¿Por qué? Dios me ha dejado como un cero a la izquierda. Lo malo es que me apunté a religión antes, y ahora me da igual. Por eso pido más o menos consejo sobre qué hacer, aún sin poder revelar mucha información. Por aclarar;
    No es nada relacionado con nada ilegal, pecados capitales, contra diez mandamientos ni tampoco algo permitido pero inmoral....Aparte del comentario que intenta ser chistoso sobre que me apunté a religión antes, reconozco que parezco una auténtica loca. Me siento un poco como Quiroga...No sé por qué. Si antes yo ya era capaz de sentir el vínculo que se establece con los personajes, ahora lo entiendo mucho mejor.
    Me siento completamente identificada. Y también un poco con Amanda, porque quizás no por los mismos motivos, pero me parece que "algún tipo de columna vertebral psíquica se me quiebra en dos"
    Voy a intentar recuperar un poco mi habitual alegría;
    ¡SE ESPERA CON IMPACIENCIA LA SIGIENTE PARTE!
    ¡MAURO, ERES UN CRACK!
    ¡QUÉ PEREZA DA EL INSTITUTO!
    ¡¡¡¡¡LIANA SE MUERE!!!! (Bueno, ahí puede que no haya alegría)
    En fin, creo que ya he perdido la cuenta de los capítulos, en verdad está quedando larga la historia....Jajajaja, Dios, pero verdaderamente largaaaaaaa.......!!!!!
    Pues ala, Saluditos y abracitos suficientes para mataros con ataques de "dulzura" (imaginemos)
    Dejémoslo en lo de siempre.
    Saludos. CHAO TERRÍCOLAS Y ZOMBIES (BÍBLICOS O NO)
    ----------------------
    Elisa
    -------
    PD: ¡Siguiente capítulo!
    ******

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eli tanto tiempo... me resultaba extrana tu subita desaparicion, habia llegado incluso a realizar varias teorias al respecto, que iban desde los universos paralelos hasta el secuestro de alienigenas ancestrales, como los de la serie del history channel... bien, resulta que era algo un poco mas terrenal, cosa que me resulta totalmente comprensible. Mientras leia tu comentario, cada una de tus palabras me retrotrajo a mi adolescencia, donde constantemene sentia cosas asi... por eso coincido con stephen king, la adolescencia es una mierda, pero lo bueno es que ya pasara...
      Estoy respondiendo en el celu y es por eso que el mensaje tiene faltas de ortografia, lo digo antes de que alguien me ataque por ese lado.
      Abrazos!!

      Eliminar
    2. Al habla Eli:
      Lo del celu no importa.
      Por lo demás:
      ¡¡¡Echaba mucho de menos todo esto!!!
      ¡¡¡Sí, la adolescencia es una mierda, que suerte la mía!!! Xd
      Devuelvo los abrazos, encantadísima de volver....
      Elisa

      Eliminar
  5. Al habla Eli:
    Me he desdoblado....Bueno, parece que hago alusión a Machbeth, pero no era mi intención...
    Creo que me estoy pasando de frikie.
    No hagáis mucho caso a la Elisa deprimida, hay que ser optimista y pensar que todo ocurre por una buena razón, que por muy nublado que esté siempre saldrá el sol.... Lo que parece imposible porque Galicia se lleva la palma en temporales para arruinar el principio de instituto....No me he podido poner la ropa que quería, que desatre....
    (Véis: la Eli con raro sentido del humor ha vuelto....CORRED)
    Ah, lo que se me olvidó...La puntuación de esta parte del relato.....
    Te doy un...:
    ..............................................................................................................................................................................................................................................................
    ........................................................10...................................................................
    Pues eso, Au revoir....
    --------------------------------
    Elisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al habla Eli.
      Me he fijado...¿Porqué pone la hora las 13:11? Si a la hora que le he dado para publicar era como mínimo las 18:05....
      Qué misterio....

      Eliminar
    2. Eli no pierdas la cuenta, vamos por el capitulo 17.
      respecto a la depresión toma pastillas o de ultima pégate un corchaso o tambien podrías esperar a que se te pase.
      Y respecto a la hora mmm hay muchos factores que podrían respnder al misterio, por ejemplo que el blog funciona con el sistema horario argentino,que tu navegador tenga configurado otro sistema horario, etc :3

      Eliminar
    3. Manuel Vargas ( No Zombi)20 de septiembre de 2014, 20:15

      Hey Eli demasiado tiempo sin leerte; tus comentarios son casi tan esperados como las historias en si; felicidades por salir de la depresion extrema, recuerda la tecnica harakiri; es la solucion a todo... Saludos desde aca, hasta alla...

      Eliminar
    4. Al habla Eli:
      Gracias!
      1) De tomar pastillas ni hablar.
      2)Harakiri? Menos mal que existe Google.
      Ahora parece que la hora va bien, pero no me fío.
      Sí, ya tengo superadilla la depre, pero ahora llega otra:
      ¡EL INSTITUTO!
      S.O.S. S.O.S. S.O.S. S.O.S. S.O.S.
      Saludos,
      Elisa (Yo tampoco soy zombie)

      Eliminar
    5. Al habla Eli:
      Bueno, no es por nada, pero la hora antes iba bien con la de España, la de mi reloj y la de mi cerebro...De las 10:53 nada, es después de la mediodía, se entiende, sino estaría en el insti.
      16:00
      Elisa

      Eliminar
    6. " cuando la vida es un martirio; el suicidio es un deber"... palabras que dijo algun chino para ilustrar la tecnica de los maestros samuray ... por supuesto que lo saque de google

      Eliminar
    7. Al habla Eli:
      ¿Eso es algún tipo de indirecta? En la muerte no se encuentra la liberación....¿Y de dónde se saca el mundo que yo me he deprimido por mi propia causa?¿No se puede pensar que quizás me haya deprimido por ver la tragedia ajena?
      Dejo qué pensar,
      Elisa

      Eliminar
    8. Creo que Jonatan tiene razon, cuando alguien publica aqui lo hace a traves de la hora argentina. Y no me gusta hablar de la depresion, porque es un tema para nada alegre y aqui solo se habla de muertes, asesinatos, criaturas qud matan ninos y cosas asi. Nada de suicidios eh. Y si lo van a hacer, el hara kiri es una pesima.opcion, es muy doloroso y las tripas se te salen y la sangre mana a chorros. Lo vi en una vieja pelicula japonesa. Bueno, saludos para los tres comentaristas.

      Eliminar
    9. Al habla Eli:
      Eso son sarcasmos, sí señor. Nada alegre será la depresión, pero que diver es todo lo mencionado después...Matar, matar, matar...¡Cuchillo pelapatatas!
      No pensaba lo del harakiri, pero, se te salen las tripas?Urrgg, que asco!

      Eliminar
  6. muy bien todo en marcha. este capitulo es como el interludio ahora "se viene lo bueno jovenes". falta mucho para el proximo viernes adelantalo para el finde mauro... !!!! jajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hernan, perdon por la demora en responder. Ya faltapoco para el viernes, asi que ya no hace falta el delorean para viajar en el tiempo jeje. Bueno, te espero el viernes a las tres de la madrugada, trae un cafe para despejarnos jeje. Abrazos.

      Eliminar
  7. Q no se muera Liana xq se pudre todo ah ajjajja muy buen capitulo y dan ojala q llegue a tiempo para salvar a Liana bueno nada ojala q no termine nunca jaja
    Atte:Denisse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Denisse, no se si Liana va a morir o no, yo personalmente no quiero que muera, pero todo depende de lo que requiera la historia. Aunque no lo creas, mi intencion era tambie salvar a cuco, y ya ves loque paso con el pobre perro... Un abrazo y gracias como siempre por comentar.

      Eliminar
  8. La historia está súper chido me entretiene demasiado lástima que sólo puedes subirlo cada semana lol
    Llevo poco tiempo siguiento tu blog pero ya leí todo tus cuentos y ahora estoy como los demás esperando la continuación de esta novela cada semana.
    Saludos desde New York City
    Bye

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rocky, durante u tiempo trate de publicar mas seguido, pero la verdad soy bastante lento para escribir, asi que habra que conformarse con una historia por semana... igualmente creo que no esta tan mal, hay escritores que tardan mucho mas que yo. Un abrazo y gracias por escribirme.

      Eliminar
  9. Hola mi querido Mauro!! Capitulo d suspenso, speremos. Q amanda haga el bien ayudando a Dan x el error q habia cometido. Y bueno respondiendo al comentario. Anterior cada vez me convenso enlos minutos d famosa q tuve.( Incluyendo defensas e insultos) jajaja!! D verdad qno me afecta en nada xq. El comentario es dirigido hacia ti. Ynome importan los demas. Pero aclaro qno fui yo laq se interpuso. Mas bien se. Interpusieron. Entre mi expareja y yo. Pero eso es una historia. Muy larguita. Si es dtu interes poss t la cuento. Y cuando me refiero a q lo digo x experiencia propia es xq esa amant resulto factor important. Y buena persona....el perro mi ex. T envio un gran. Abrazo mi querido. Mauro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al habla Eli:
      Prefiero no meterme, pero soy demasiado impulsiva....
      En ese caso, los que te insultaron te deberían pedir disculpas, empezando por mí que cuando leí el comentario también lo malinterpreté. Lo siento.
      Saludos,
      Elisa

      Eliminar
    2. ZORRA, ZORRA, HASTA LAS CACHAS LA TAL YURI, AHORA RESULTA, QUE FUE CUERNUDA Y NO ZORRA, PERO ESO DICEN TODAS LAS QUE SON CÓMO TU.

      Eliminar
    3. Maldita loca mariana ese. No. Es tu problema si la lectora yuri fue amant o. No acaso no sabes leer ni interpretar. Los parrafos.?? Sera qt engaron y x eso stas sola. Qno. T para ni con un marido jajaja

      Eliminar
    4. A ti qué chingados te importa imbécil, porque te escondes en el anonimato. Da la cara hij@ de la chingada. Tal vez y el o la que necesite algo sea otro@ idiota.

      Eliminar
    5. porque no se dan sus respectivos facebooks y nos permiten comentar en paz; solamente

      Eliminar
    6. Al habla Eli:
      Estoy de acuerdo con Manuel...Por favor, esto es un blog para todos los públicos....¿Esto es ejemplo? Existe algo llamado "diplomacia". Lo damos en el cole y nadie es capaz de usarla en la vida real...Todo empezó por un malentendido, y, de todas formas, todo el mundo comete errores.
      Además, si empezamos así, los mensajes ya no se publicarán directamente, lo cual para mí (y espero que para alguien más) es un auténtico inconveniente. Si no hacen el bien por Yuri, háganlo sólo por no darle demasiados quebraderos de cabeza al pobre Mauro, que ya tiene bastante con imaginarse las historias que sube al blog.
      Saludos, paz y amor y el PLUS para el salón,
      Elisa

      Eliminar
    7. Yuri, claro que me gustaria escuchar esa historia, siempre y cuando no te moleste o te sientas mal mienttas lo hagas. Aqui hay espacio para todo, no solamente hablamoa de cuentos de terror, sino seria algo monotono. Cada cual puede hablar de lo que se le de la gana, siempre y cuando no recurramos al insulto.
      Y en cuanto a Eli y Manuel: muchas gracias chicos, dijeron las palabras justas y adhiero totalmente.
      Abrazos para todos!!

      Eliminar
  10. esperoo que dan no valla a salir con su payasada de caer en las garras d esa tal amandaa por q noo le creo a la niña suu chow q armoo para hacer creer q cambio juuumm
    me estresooo jajaja ya kiero leer el sig cap. pliiis mau publica el mattes att kary besotes y un abrasoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kary, vos tenes logicas sospechas sobre amanda pero porque sos mujer, el pobre dan, que piensa como todos los hombres, no se da cuenta de nada... somos presa facil, esa es la triste realidad. Bueno, el viernes veremoa como sigue esto... abrazos!!

      Eliminar
  11. demasiado tiempo sin escribir por lo que directo a comentarios:
    1- Ese Quiroga debe ser el Maldito Walker Ranger de Texas, sobrevive a todo el hombre, y ademas tiene una punteria envidiable
    2- yo siempre he pensado que lo mas inteligente es dejar las relaciones pasadas como maravillosas amistades porque al fin y al cabo nunca sabes cuando necesitaras que una exnovia tuya te de clases de buceo para salvar a tu respectiva mujer en curso, solo que no comenten esto con mi esposa (obias razones...)
    3- y que nota con ese joven de tendencias gays que no quiere que Quiroga le haga algo al tal Eugenio/Lucas????

    COMENTARIOS ANTERIORES GUARDADOS
    *COMO ES ESO QUE CUCO MUERE????? despues de haber sobrevivido al infierno mismo viene a morir en tan deshonrrosas condiciones????, no mauro, punto en contra...
    *Lucas???? es eso posible????
    *LUCAS!!!!!!???????????????

    y como reza una de mis frases favoritas del Cap. Jack Sparrow: "bueno no es imposible, mas bien improbable" (no se exactamente, pero es que asi es como lo dice en ingles)

    pues que gusto estar otra ves aca, saludos abrazos y los mejores deceos desde aca hermano obscuro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al habla Eli:
      Walker Ranger de Texas? ¡Pensaba que nadie más veía esa serie!
      Aunque comparar a Chuck Norris con Quiroga no es de justicia... Aunque no sé si para Norris o para Quiroga...¡La verdad, hay que reconocerlo: Yo quiero la misma puntería! Eso sería jugar bien al baloncesto...
      Yo sé bucear, si alguien se acopla...( advierto de que es una broma, salvo lo de bucear, mola bastante)
      Saludos...
      Elisa
      PD: Me ha dado el síndrome del comentarista adicto, que trata básicamente en pasarse de plasta comentando y respondiendo los comentarios de los demás...

      Eliminar
    2. eso notan muchos aunque es demasiado molesto aveces ;)

      Eliminar
    3. Al habla Eli:
      ¿Eso va por mí?

      Eliminar
    4. Un poco, pero eso esta bien integrarse de esa manera.. pero hay otros que lo toman molestoso.

      Eliminar
    5. Al habla Eli:
      En ese caso, que me lo digan directamente...No pretendo molestar a nadie...

      Eliminar
    6. Hola Manuel, gracias como siempre por comentar y por hacerme reír un poco. Lo del comentario de la amante que es necesaria por si algún día se pretende bucear en un río subterráneo es genial, sarcasmo puro. Y sí, parece que el tipo que defendía a Lucas/Eugenio no quedó muy viril que digamos, pero bueno, eso le pasó por enfrentarse a un ranger versión latinoamericana jeje.
      Lo de Cuco... bien, ya lo expliqué anteriormente pero lo repito porque me parece una buena explicación. Lo de Cuco fue un caso típico en donde los personajes se salen de la línea proyectada por el autor y parecen cobrar vida y hacen lo que quieren. En realidad me viene ocurriendo durante toda esta historia, de hecho al principio pensaba matar a Quiroga ni bien entrara a la cueva, pero ya ves, sigue vivito y arrojando piedras...
      Eli: en mi caso particular, no me molestan tus comentarios, todo lo contrario, me divierten mucho. Como dice el texto de bienvenida del blog: "Todos los comentarios son bienvenidos", excepto, por supuesto, los que agreden e insultan.
      Saludos!!

      Eliminar
    7. Al hbla Eli:
      ¡Gracias! Pero hay que reconocer que, a veces, me paso un poco. Será por circunstancias.

      Eliminar
    8. Manuel Vargas, aun no zombi28 de septiembre de 2014, 20:40

      bueno Elizitha, que te digo... sera por las diferencias de edades pero tus comentarios siempre me parecieron interesantes, ademas de adecuados, maduros y bien comicos, no te jusgo en el sindrome del comentador compulsivo yo lo he padecido igual y pues nada podremos superarlo juntos... mientras tanto te dire que esas cualidades son necesarias para mi amistad sincera, asi que si no te ofende te contare como amiga desde hace unos dias, y vos bien podes decir que tenes un amigo salvadoreño, que conoce al magico Gonzales...

      Mauro, comprendo lo de cuco pero no lo acepto, iguall es parte de todo no mi hermano, sera como la historia diga...
      saludos deceos buenos y suerte...

      Eliminar
  12. Un saludo amigo, estamos leyendo. Nos vemos. Puerto Arial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ricardo, claro que siempre estamos leyendo. Nos encontramos más tarde en www.puertoarial.com
      Abrazos!!

      Eliminar
  13. Excelente muy interesante me mantiene en vilo.

    ResponderEliminar

Más Cuentos de Terror:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...