CDT 68: "Noche de Reencuentro"

Cuento de terror
Pamela estaba espléndida, asombrosa.
      Y él se sentía afortunado de acompañarla esa noche.
      Hacía quince años que no se veían. Eran antiguos compañeros de la secundaria; Pamela lo había contactado a través del Facebook.
     Al principio, a Marcelo le había chocado un poco este acercamiento, esos mensajes de una Pamela irreconocible que se manifestaba ansiosa por el reencuentro. Pero, después de todo, ¿no era así como se contactaban a los viejos compañeros hoy en día?
      Y es que hacía años que no pensaba en ella. De hecho, ni siquiera recordaba su nombre. Había tenido que buscar en la foto del anuario para ubicarla en su memoria. Pamela, claro. Había sido una chica regordeta, no gorda sino regordeta, que siempre se sentaba en las primeras filas, como toda buena estudiante que se precie de tal. No hablaba mucho, aunque era simpática; al menos, eso era lo que él recordaba de aquellas épocas. ¿Pero por qué lo había contactado a él, justo a él, después de tantos años de olvido? ¿Y por qué en este momento? No podía sacarse estas preguntas de la cabeza, sobre todo la última: porque daba la impresión de que Pame había adivinado el momento indicado para charlar con él. Marcelo venía de una dura separación con su mujer, y aún se encontraba sumergido en una profunda depresión, en la cual no hacía otra cosa que rememorar los tiempos antiguos y acariciar la cruz que colgaba de su cuello, que antes había estado en el de su mujer. Y ver a Pamela, a la sorprendente y espléndida Pamela, fue como encontrar una flor en un desierto. Era una metáfora cursi, lo sabía, pero eso fue lo primero que pensó cuando Pame cruzó la puerta del bar donde se habían citado. Una jodida flor en un desierto de negrura. Y vaya pedazo de flor…
      El sobrepeso de Pamela, observó de un primer vistazo, había desaparecido. En su lugar, habían quedado curvas y redondeces que podían apreciarse con facilidad a través de su vestido de verano. Y su rostro: una exquisitez. Pómulos altos, ojos chispeantes y seductores, boca pequeña pero carnosa. La Pamela adolescente y tímida había dejado paso a una mujer con todas las letras, de andar elegante y decidido, que parecía llevarse al mundo (y sobre todo, a los hombres), por delante. Marcelo no podía salir de su asombro.
      -Tu transformación ha sido espectacular, Pame- no pudo dejar de decirle, en algún punto de la noche-. Me dejaste con la boca abierta. Estás más linda que nunca.
     La mujer bajó la mirada, halagada por el piropo. Pero, antes de que Marcelo pudiera seguir con el tema, alzó una mano y lo cortó de cuajo:
      -Te agradezco, pero no quiero que vuelvas a hablar del asunto. Lo que ves ahora… me ha costado mucho trabajo. Muchísimo. Me resulta incómodo pensar en eso, porque es como revivir una pesadilla. Lo entendés, ¿verdad?
      -Claro- asintió de inmediato Marcelo, reprimiendo el impulso de morderse la lengua, por idiota-. Lo entiendo perfectamente, Pame. Hablemos de otra cosa.
      Estiró el brazo por encima de la mesa y la tomó de la mano. La chica respondió a la caricia y le sonrió. Marce, a esas alturas, estaba convencido de que había dejado la depresión del divorcio en el pasado, que ya nunca más volvería a pensar en la arpía de su mujer, que lo había engañado con un compañero de trabajo. Sin embargo, no pudo evitar preguntarse qué era lo que molestaba tanto a Pame, por qué no quería recordar sus esfuerzos para bajar de peso. ¿Tan duro había sido el tratamiento para adelgazar? Conocía a mucha gente que hubiese jurado que sí, que adelgazar era lo más jodido que un hombre o una mujer podía llevar a cabo. Adelgazar y mantenerse en el peso, hubiesen agregado. Y había tratamientos que eran realmente muy sádicos. Incluso sabía de la existencia de una especie de campo de concentración para gordos…
     Así que decidió no insistir en la pregunta y cambiaron de tema. Hablaron de las viejas épocas, de los profesores, de los antiguos compañeros, que Belén Saramago se había casado con Joaquín Fuentebuena, y que aquel otro había tenido un accidente con el auto, y que aquella otra chica de séptimo había terminado en líos de drogas y cosas así. Marcelo la estaba pasando muy bien, se sentía rápido, achispado, y, a juzgar por el brillo juguetón de la mirada de Pame, ella se sentía exactamente igual. Pidieron unos tragos, nada fuerte, cosa de no arruinar el momento, y luego pidieron un par de hamburguesas. El bar, a esas alturas de la noche, estaba lleno y flotaba en el aire el humo intenso del cigarrillo. Pasó un florista vendiendo rosas, y Marcelo, en un gesto impropio en él, compró un ramo a un precio bastante elevado. Ofreció el ramo a Pame, que aceptó encantada, y en ese momento pensó en algo que le hizo fruncir el ceño: a mi mujer nunca le compré flores.
      Le había comprado, en cambio, una cruz antigua, un colgante que él había creído que pendería por siempre en el cuello de su mujer. ¿Era lo mismo, acaso? El vendedor le había dicho que era una cruz muy antigua, y que le ayudaría a ganar al amor de su vida. Pero ella la había tirado por la ventana…
      -¿Pedimos otro trago?- dijo a Pame, alzando la voz un poco más de lo debido, quizás para acallar las molestas voces que se empeñaban en surgir desde su cabeza-. Se me antoja otra cerveza.  ¿A vos no?
      -No sé... No lo creo.
      La mujer miró su reloj pulsera. Marce de inmediato recordó que había hecho lo mismo diez minutos antes.
     -¿Qué pasa?- preguntó, tratando de no sonar ansioso-. ¿Tenés que irte?
      La chica pareció pegar un respingo, como si acabaran de adivinarle los pensamientos.
      -¿Por qué?
      -Ya van dos veces que mirás el reloj.
      -Ah, eso. Pues… sí. En unos minutos tendré que irme- algo debió ver en la expresión de Marce, algo seguramente desolado, porque se apresuró a decir:- La estoy pasando muy bien con vos, Marce, de verdad. Pero tengo que irme antes de las doce.
      -Como cenicienta, ¿no?- trató de hacerse el gracioso Marce. Aunque interiormente se estaba cayendo a pedazos.
       La chica sonrió.  
      -Como cenicienta, sí.
      -¿Tampoco querés hablar de eso?
     La chica se encogió de hombros.
     -No es nada de otro mundo. Trabajo cuidando ancianos. Y las doce tengo que estar en lo de la señora Marvis. Una mujer simpatiquísima, pero que apenas puede caminar, pobre.
      -Ah, claro- dijo Marce, al tiempo que pensaba: “Marvis. Me suena ese nombre. ¿De dónde?”.
     Giró la vista hacia la barra del bar, como buscando ese nombre en algún lado. En cambio, lo que se encontró fue con un tipo alto y misterioso, con un sombrero de copa en la cabeza, que bebía un trago y los miraba. Marce se sobresaltó. Había algo innegablemente ridículo en ese hombre, no sólo por el sombrero pasado de moda, sino por la forma en que parecía por completo fuera de lugar, como cuando un chico recorta una figura y la pega torpemente sobre un paisaje. Sin embargo, él no se sintió con ganas de reír. Para nada. ¿Y por qué los estaba mirando?
      -¿Viste a ese tipo?
      -¿A quién?
       Marce lo señaló con un movimiento de sus cejas. Pame se dio vuelta. Cuando volvió su rostro hacia él, parecía totalmente transformado.
       -¿Lo conoces?
       -No- dijo Pame. Y, sorpresivamente, se incorporó y por encima de la mesa le dio un beso. Fue corto, demasiado corto, pero muy intenso; antes de que Marce pudiera responder como era debido, la chica regresó a su silla y desvió la mirada, como si se avergonzara de lo que había hecho.
       -No te vayas. Todavía no- dijo Marce, indicándole, con pequeñas palmadas, la silla que tenía a su derecha-. Vamos, que no te voy a morder.
      La chica, sonriendo nerviosamente, hizo lo que Marce le indicaba, mientras él buscaba con la mirada al tipo del sombrero de copa: nada. Ya no estaba en la barra del bar. Pero se olvidó inmediatamente de él una vez que Pame estuvo a su lado y se abrazaron y se besaron como si fuesen amantes de toda la vida.
      En un alto que utilizaron para respirar y mirarse, Marce dijo, acariciándole el cabello:
       -Me alegra que me hayas contactado. No sé por qué lo hiciste, pero me alegra mucho, Pame.
       -Vamos, sí que sabés.
       -Te juro que no, Pame.
       -Sabés que todas las chicas en la escuela estábamos locas por vos.
       -¿Por mí?- alzó las cejas Marcelo-. Estás loca.
       -No, no lo estoy. Y si no, preguntale a Belén, a Érica, a Natalia…- pasó su brazo por el cuello de él y le besó la comisura de los labios-. Eras tan… no sé… tan seguro de vos mismo. Con ese aire rebelde. Y yo estaba loca por vos, Marce. Pero es que vos nunca me mirabas…
        Marce se apartó un poco para observarla, sorprendido.
       -Nunca me dijiste nada.
       El rostro de la chica se ensombreció.
       -No ibas a salir conmigo. No con todos esos… kilos de más que tenía.
       -No sabés. Además, no estabas tan gorda.
       -Sí que lo estaba. Era una ballena. Una ballena horrible…
       -No digas eso, Pame. Eras una chica muy simpática.
       -Eso es lo que se le dice a todas las gordas.
       -Vamos, Pame… Ahora ya lo superaste. Ahora…
       -Te dije que no quiero hablar de ese tema- la chica volvió a mirar su reloj. Una expresión de alarma cruzó por su rostro-. Debo irme, ya son las once y veinte.
       -Pame…
       -Debo irme, de verdad- la chica le dio un rápido y frío beso en la mejilla. Sin embargo, pareció arrepentirse y dijo a su oído, con voz dulce:- La pasé muy bien con vos. Gracias por todo.
       “Esto parece una despedida”, se alarmó Marce.
       Se incorporó de la mesa y llamó a la moza.
       -¿Querés que te lleve?
       -No, voy a tomar un taxi.
       -Te acompaño hasta la puerta, entonces.
       Pagó y fueron hasta la puerta de doble hoja del bar. La gente entraba y salía sin cesar; la noche se había puesto fresca. Pame volvió a mirar el reloj y dijo, ahora ya al borde del pánico:
       -Las once y media. Creo que será mejor que me vaya caminando.
       -¿Dónde vive esa señora… Travis?
       -No importa. No muy lejos- se dio vuelta y le dio un beso en la boca-. Adiós, Marce. Nunca olvidaré esta noche. De verdad.
        -Bien… yo tampoco. Pero volveremos a vernos, ¿no?
        -Seguro- dijo la chica, alejándose a toda prisa por la calle. Un taxi pasó y Pame le hizo señas, pero el taxista siguió de largo. Siguió caminando, sin volver la mirada atrás, hasta perderse en la siguiente esquina. Tenía la mirada gacha y caminaba con pasos cortitos, como si el vestido que se había puesto le ajustara demasiado en la zona de las piernas.
       -Qué locura- murmuró Marce.
      Estaba un poco triste. Pensó que no quería regresar a su departamento, así que se metió al bar a beber otro poco. Se sentó en la barra y pidió un porrón de cerveza. La música era estridente y a él comenzaba a dolerle la cabeza. Miró hacia atrás, hacia los reservados, y creyó ver que en medio de las sombras estaba el tipo del sombrero de copa, sentado sobre un sillón y fumando tranquilamente un cigarrillo. Le llegó el porrón, frío como un témpano de hielo, y él lo bebió de un solo trago. Y estaba preparándose para pedir otro, buscando con su mirada a la camarera, cuando vio el cartelito de neón que titilaba sobre uno de los espejos:
      “TRAVIS”.
      “Cerveza Artesanal de la Casa”.
       -Mierda- dijo, volcando un poco de cerveza sobre la barra. Un hombre que bebía a su lado lo miró con cara de pocos amigos, pero no le dijo nada. Era por eso que el nombre de la supuesta señora “Travis” le resultaba conocido. Él había visto el cartelito al ingresar al bar, pero luego se había olvidado. Y Pame había mentido. Seguramente no tenía que cuidar a nadie, era una excusa para salirse de la cita.
       “Pero me besó”, pensó Marce, exasperado. “Y dijo que la había pasado bien conmigo. ¿Por qué mentiría? ¿Por qué…”
       Salió corriendo del bar. Dobló por la esquina por donde se había perdido Pame, pero allí el movimiento de gente era muy grande, sería difícil encontrarla. No obstante siguió caminando, dejándose llevar por el impulso, porque de repente tenía la sensación de que algo malo iba a pasar. Recordó las misteriosas palabras de Pame: “Nunca olvidaré esta noche”, que podían significar muchas cosas, algunas de ellas, bastante oscuras. Apretó el paso. Sin darse cuenta había sacado la cruz de plata de su camisa, y la acariciaba con aire distraído. Cruzó la plaza principal, con sus motoristas reunidos en los bancos de cemento bebiendo cerveza, y luego tomó por el camino que conducía a la vieja estación de trenes. No sabía por qué caminaba por allí, de hecho ni siquiera pensaba demasiado, y tenía muy pocas esperanzas de encontrar a Pame. La estación de trenes era un lugar sórdido y abandonado; si su padre se hubiese encontrado con una mujer, le hubiese dicho, fiel a su estilo chapado a la antigua: “Este lugar no es adecuado para una señorita como usted”. Había vagos y gente de malvivir. Siempre olía a orines. La basura se acumulaba en cada rincón; las ratas festejaban y se reproducían en el caos.
      Marce alzó la vista. Creyó ver el vestido amarillo de Pame, que se perdía dentro de una de las puertas de la vieja edificación. Por supuesto pensó que se trataba de una ilusión: Pame jamás podría estar en ese sitio, y mucho menos él podría haberla encontrado de esa manera casual, siguiéndola como quien sigue un rastro invisible pero poderoso.
      No pensó que quizás otras fuerzas intervenían esa noche. Simplemente fue tras su visión. Atravesó un corredor alfombrado en escombros, apenas iluminado por las farolas amarillentas de la calle, y luego ingresó a la habitación. Era grande y espaciosa; supo de inmediato que antaño había sido la sala de espera, aunque ahora sólo quedaban los azulejos blancos de las paredes y dos o tres bancos de madera despedazados. También se encontraba, milagrosamente aún en pie, un kiosco de chapa herrumbrada que había servido para la venta de revistas; allí creyó ver un movimiento que le llamó la atención. Se acercó al lugar.
      -¿Pame?- dijo, infinitamente sorprendido.
       La chica volvió la vista, sobresaltada.
       -¿Cómo me encontraste? No podés estar aquí- dijo la chica-. Andate. Ahora.
       -¿Qué estás haciendo? ¿Por qué estás acá? Es peligroso, Pame.
       La chica, por algún motivo, estaba sentada dentro del kiosco, como si se limitara a esperar unos clientes que habían desaparecido hacía décadas. Se incorporó con rapidez y lo empujó. No fue un empujón muy fuerte, pero encontró a Marce totalmente desprevenido. Trastabilló hacia atrás y cayó sobre algo muy duro, que le cortó la respiración. Lanzó un gemido de dolor y sorpresa. Miró a Pame, que tenía el rostro convertido en un rictus de miedo y furia.
         -Tenés que irte de acá, Marce. ¿Sos estúpido o qué?
        -Mi espalda- gimió el hombre-. Caí sobre una piedra, creo. Mierda, Pame, ¿qué carajo te está pasando?- volvió a observar, con mayor detenimiento, el rostro de la chica. Y creyó ver, a la débil luz proveniente de las calles, que algo en sus pómulos se movía, algo debajo de la piel, como si los huesos de la chica estuvieran cambiando de lugar, transformándose-. ¿Qué es eso?
       Pame se cubrió el rostro con la palma de sus manos y huyó del lugar. Marce se incorporó. El dolor en la espalda era espantoso; cuando giró la vista, vio que se había golpeado con un trozo de reloj de unos cincuenta centímetros de diámetro. Las agujas del reloj se habían perdido, pero aún podían verse los números romanos. Los engranajes y resortes asomaban como tripas oxidadas. Marce fue tras la chica, aferrándose la espalda con ambas manos.
     -¿Pame? ¿Qué mierda te pasa, Pame? ¿Dónde estás?
     Escuchó un ruido a su derecha y lo siguió. Provenía desde los baños. Parecía un sollozo. A través de los fragmentos del gran espejo, vio algo que lo preocupó: un trozo de vestido amarillo. Parecía desgarrado. El sollozo se repitió y Marce se acercó a los cubículos.
      -¿Pame?
      La encontró dentro del último cubículo, sentada sobre los restos de un inodoro. Tenía la cara cubierta con las manos, y era Pame, pero algo en ella estaba mal. Diferente. Marce sintió un crujido y la parte superior del vestido de la chica se abrió como si fuese una flor. Debajo apareció una masa de carne fláccida y pálida, surcada por venas azules. La chica lanzó un chillido y pataleó como si quisiera sacarse unas hormigas de encima. El vestido volvió a crujir. Marce retrocedió un paso, sabiendo que lo que veía era imposible.
        -Fue aquí donde hice el pacto- dijo la chica, con voz entrecortada. Bajó los brazos y levantó la vista en dirección a él. Sus ojos, sus chispeantes e inteligentes ojos, estaban allí, mirándolo, pero eso era lo único reconocible en ella. Todo lo demás –los pómulos, las mejillas, incluso la papada que colgaba como un pliegue bajo el mentón- pertenecía a otra chica, otra Pamela, que Marce no veía en años. Se escuchó otro crujido, y el vestido amarillo explotó hacia afuera, las costuras desgarradas. Debajo asomó un cuerpo enorme, blanco, fofo, que Pame señaló con ambas manos-. Quería ser flaca. Quería ser flaca para vos, para que me mirases de una vez por todas. Aunque sólo fuese por un día. Así que hice el pacto. Aquí mismo. Y funcionó. Esta mañana amanecí flaca, hermosa, como siempre lo soñé. Y fue el día más feliz de mi vida, Marce. Me miraste. Me dijiste que estaba hermosa. Me besaste. Pero ahora tiene que terminar. A la medianoche. Es parte del pacto, Marce.
      -Pame, no sé de qué estás hablando, pero…
      -Ahora me vendrá a buscar. Andate. Andate mientras puedas…
      -¿Pero quién, Pame? ¿Quién te vendrá a…
      No llegó a terminar la pregunta. De todas maneras, algo dentro de él sabía de quién se trataba. Sintió un ruido a sus espaldas, pasos que se acercaban lentamente. La chica exhaló un suspiro trémulo y miró por encima de sus hombros. Marce se dio vuelta.
      El hombre que se acercaba parecía hecho de brasas ardientes. Sus ojos eran dos agujeros negros, humeantes. Por cada paso que daba sobre el suelo inundado, se escuchaba un agudo fisssss y una voluta de humo se elevaba hacia el techo. Pese a la visión de pesadilla, Marce reconoció el sombrero de copa sobre su cabeza: ahora no le parecía tan ridículo, ahora pensaba que estaba en el lugar indicado, porque aquella vieja estación de trenes era el dominio natural de aquel ser. El hombre de brasas se detuvo a poca distancia; miraba a Pame con esos ojos de abismo y en ningún momento pareció reparar en la presencia de Marce, que se había replegado contra la pared, temblando al borde de la inconsciencia. Extendió su mano y dijo, con una voz que parecía un trueno lejano:
       -Es hora. Ya cumplí. Ahora vamos, Pame.
       La chica se incorporó. Estaba miserablemente desnuda y Marce no pudo evitar mirar sus excesos de carne, esos pliegues en su estómago y debajo de sus brazos que parecían desbordarse como enormes olas sobre una muralla vencida. ¿Cuántos kilos, por Dios? ¿Cuánto había aumentado desde la secundaria? Esa mujer debía pesar unos doscientos, doscientos cincuenta kilos. Apenas cabía en el cubículo de madera. Sus pechos enormes y colgantes se bamboleaban como bolas estremecidas. Se movía con mucha lentitud, jadeaba en busca de aire. Extendió un brazo en dirección al demonio, y entonces se escuchó un siseo, seguido de una llamarada de fuego que tiznó los azulejos del techo. El ser de brasas retrocedió y se pegó a la pared, gritando de miedo o de dolor. Marce sostenía la cruz con una mano temblorosa, y la alzaba en dirección a él.
      -¿De dónde sacaste esa cosa, hombrecito?- gritó el hombre del sombrero de copa-. No la quiero delante de mi vista, es una ofensa para mí. ¡Apártala, antes de que te mate!
      -Me la vendió hace mucho un viejo sabio. Dijo que serviría para ganar al amor de mi vida. Y pensé que se había equivocado… Hasta ahora.
       -No sabes en lo que te estás metiendo. Te doy una última oportunidad. Baja esa cosa, y juro que sólo te perseguiré en tus pesadillas.
        -Vení- le dijo Marce con voz segura, aunque acababa de mearse los pantalones y respiraba al borde de la hiperventilación-. Te estoy esperando, querido. ¡A ver si podés hacerle algo a este hombrecito!
      El demonio rugió. Y luego comenzó a crecer. Su sombra ocupaba gran parte del lugar, sus brazos eran como troncos largos y rugosos. Una oleada de calor surgió de su cuerpo y tornó el aire casi irrespirable. Los azulejos se desprendían de las paredes. Los charcos en el suelo comenzaron a burbujear.
       -Como quieras- dijo el demonio, echando volutas de humo por los orificios de su nariz.
      Y luego se abalanzó sobre ellos.



Marce despertó en la cama de un hospital, un mes después.
       Tenía el cuerpo quemado en un sesenta por ciento; había perdido la movilidad de su mano derecha y probablemente quedaría ciego de por vida. Pero los médicos le habían asegurado que tenía amplias chances de llevar una existencia razonablemente plena.
       "Razonablemente plena". No supo si agradecerles o echarse a llorar. A tientas, buscó la cruz en su cuello, pero ya no estaba allí, y supo que nunca más la recuperaría.
      -¿Saben qué fue lo que pasó con mi amiga?- fue lo primero que dijo.
      Una de las enfermeras lo tomó de la mano cubierta de vendas. Marce no podía verla, pero se imaginó que era vieja, y cargada de sabiduría.
      -Ella está bien, querido. Los bomberos la sacaron a tiempo, antes de que la estación se derrumbara por el fuego. Y te estuvo cuidando. Todo este tiempo. Mañana, tarde y noche. Pero se marchó esta mañana, cuando supo que te habías despertado del coma.
      -¿Se marchó?
      -Se marchó, sí. Pero dejó dicho una cosa.
      -¿Qué?
      -Que lo perdonaras. Que lamentaba haberte mentido y ocultado cosas. Y que te agradecía haberle salvado la vida, pero que no podía permanecer a tu lado. Dijo que vos sabrías por qué.
        -Pero… yo no sé por qué. No entiendo…
      La enfermera acercó su cara a la de él. Marce pudo percibir el olor de su colonia, que en alguna forma le hacía recordar a la que había utilizado su abuela cuando ésta estaba viva.
        -Creo que se siente avergonzada por su aspecto físico, joven. Pero creo que dejó una puerta abierta.
        -¿Por qué dice eso?
        -“Travis”. Eso fue lo que dijo. No sé qué significa, pero creo que es un lugar donde podrías encontrarla.



        ¿Qué habría pasado con el hombre del sombrero de copa?, se preguntó durante las interminables noches en el hospital. ¿Regresaría alguna vez? ¿O acaso lo habría matado?
       Lo dudaba. Algo dentro de él le decía que aún estaba por allí, esperando el momento para volver. Y él ya no tenía la cruz para defenderse.
       "Tampoco podré defender a Pame".
       Pero al menos podría hacer una cosa.




       Pasaron otros dos meses, y una noche cualquiera, Marce entró al bar que vendía la cerveza artesanal “Travis”, caminando ayudado por un bastón, y dirigiéndose, casi por instinto, al lugar donde Pame lo esperaba con su bella sonrisa.

      -Te estuve esperando- le dijo Pame, tomando su mano, la que aún servía-. Cada una de estas noches.
      -¿Tendrás que irte a la medianoche?
      La mujer emitió una risita.
      -Estoy segura que no.
     -Me alegro. Porque esta vez no te dejaré ir.
     -Yo tampoco- Pame pareció vacilar-. Aunque...
     -No importa. Ya nos enfrentaremos a él. Cuando sea el momento. Mientras tanto...
     -¿Qué?
     -Pasemos el momento.
     Quedaron en el bar hasta muy pasada la medianoche, charlando, bailando y riendo. Y en ningún instante se preocuparon por la figura sentada a la barra, de rostro ensombrecido bajo el sombrero de ala ancha, que bebía una copa y parecía aguardar, con paciencia apenas contenida, la mismísima eternidad.

48 comentarios:

  1. Al final el amor verdadero venció. Muy romántico. Es uno de pocos que he leído así. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedó más romántico de lo que me proponía jeje. Un saludo, Sharoll!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Joselin. Abrazos!

      Eliminar
  3. Precioso mauro me saco una sonrisa. Ya era que escribieras algo de amor y que no de tanto miedo. Saludos!
    Arte: alba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de vez en cuando algo de amor no viene mal. Por supuesto que mezclado con elementos sobrenaturales o fantásticos, sino se perdería la esencia del blog. Saludos!

      Eliminar
  4. Lindo cuento, aunque el demonio no haya desaparecido. Parece la típica historia en la que la maldición pasa de padres a hijos, y los nietos o bisnietos de Pamela y Marcelo tendrán que enfrentarse en una épica batalla contra el demonio para liberar a la familia y poder estar con sus amores platónicos sin temer... En fin, estoy divagando.
    Me apena la baja autoestima de Pamela. La obesidad es un problema grave y mina muchísimo la confianza en uno mismo, que unido a las dificultades físicas, resultan un problema muy grave y complicado de superar.
    La primera vez que hablas de Travis, has puesto Marvis. No sé si es un error o algún detalle de la historia que se me escapa (soy muy pesada con estos detallitos, lo sé).
    De todos modos, muy buena historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Belén. Siempre me pasa lo mismo, tengo un problema con los nombres, los cambio a mitad del relato y cosas así. Y cuando reviso la historia, también se me pasa por alto, y eso que la releo varias veces antes de publicarla. En fin, gracias por avisar, ya está corregido.
      El tema de la obesidad...mmm... muy complicado. Y no estamos hablando de un sobrepeso, o la clásica "pancita" que es una pavada, sino cuando la persona sufre de un aumento de peso descontrolado, ahí comienzan problemas que después son de difícil resolución.
      Un abrazo, gracias por escribirme!!

      Eliminar
  5. Lindo cuento, aunque el demonio no haya desaparecido. Parece la típica historia en la que la maldición pasa de padres a hijos, y los nietos o bisnietos de Pamela y Marcelo tendrán que enfrentarse en una épica batalla contra el demonio para liberar a la familia y poder estar con sus amores platónicos sin temer... En fin, estoy divagando.
    Me apena la baja autoestima de Pamela. La obesidad es un problema grave y mina muchísimo la confianza en uno mismo, que unido a las dificultades físicas, resultan un problema muy grave y complicado de superar.
    La primera vez que hablas de Travis, has puesto Marvis. No sé si es un error o algún detalle de la historia que se me escapa (soy muy pesada con estos detallitos, lo sé).
    De todos modos, muy buena historia.

    ResponderEliminar
  6. Hello c:
    la historia estaba genial, era como la cenicienta *-* aunque de una manera mas satánica claro xd
    Al final el hombre de sombrero se llevara a Pame? :(
    Me dio pena Marcelo, el pobre quedo ciego :( aunque así Pame no tendrá que preocuparse por su peso cuando vea a Marcelo xd
    La historia me gusto mucho :)
    espero con ansias la siguiente :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jo, gracias por comentar. Supongo que, pese a que Marcelo quedó ciego, él vio a la verdadera Pame y aún así decidió quedarse con ella, así que estamos hablando de un amor que va más allá de lo físico. Me alegra que te haya gustado la historia. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Mauro un saludo, está historia tiene ciertas mezclas Desde un poco de terror hasta un amor puro. Valió la pena la espera, escribes excelente. Saludos

    Osiel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Osiel, gracias por tus palabras. Espero publicar algo el próximo viernes para que no sea tan largo el tiempo entre publicación y publicación. Se me hace complicado por un montón de cosas que no vienen a cuento, pero yo lo considero un desafío. Abrazos!

      Eliminar
  8. Mauro ......que decirte,ufff me tocó la fibra este cuento......siendo adolescente tuve anorexia Mauro y lo pasé lan mal...hubiera sido capaz de hacer lo mismo que Pame,pero la vida enseña y me enseñó a quererme,y aceptar los defectos qué es lo que ella no aceptaba,me alegra que encontrara el amor.....enhorabuena Mauro!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manoli, yo tuve una amiga que tuvo ese mismo problema, y sé el infierno que se sufre para superarlo. Y como vos decís, la vida enseña, el tiempo no pasa en vano, de a poco vamos dejando las cosas que no importan de lado. Bueno, un abrazo y hasta la próxima.

      Eliminar
  9. Hola compatriota! Que buena esta historia sobre todo el final,muy romántico y prometedor de una segunda parte...
    La verdad me sentí un poco mal por Pame,es desesperante no reconocerte en tu propio cuerpo, y no encajar en el estereotipo obligado de esta sociedad. No al extremo de este cuento pero si quede con un par de kilos demás después de mi embarazo y acá estoy dándoles batalla.
    En fin nos vemos el próximo viernes,éxitos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sweet. Los kilitos demás que quedan después del embarazo son normales, como bien decís, no es algo para prestarle mucha atención. No sé si habrá segunda parte, quién sabe, a veces los personajes se niegan a morir y siguen contando su historia, como me pasó con "Un largo viaje a la oscuridad", que era un cuentito de dos páginas y terminó siendo una novela de 350. Bueno, un abrazo y hasta la próxima!!

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Una historia genial..... no recuerdo haber leido una historia tuya con tanto amor pero mucho misterio y suspenso con tu toque personal muy caracteristico felicidades.
    .
    Pd: gracias por la novela que enviaste a mi correo saludos y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo habia oido algo de eso de que quien enfrenta al diablo o a cualquier demonio si sobrevive queda ciego buen detalle al igual que el de la harina que te comente

      Eliminar
    2. Hola Alejandro. El detalle de la ceguera luego de enfrentar a las fuerzas del mal no sabía que andaba por ahí, pensé que lo había inventado yo jeje. Pero bueno, circulan tantas leyendas en torno a este tema que no creo que haya nada que no se haya dicho antes. Abrazos!!

      Eliminar
  12. Hola Mauro.
    Que buen relato. Romance y satanismo, muy buena mezcla.
    Como siempre tus finales abiertos que dejan a uno con ganas de saber mas, aunque tienen la ventaja de que nos permite usar la imaginación.
    Impecable.
    Un abrazo.
    P.D.: Sigo esperando el libro electrónico... :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo! Me parece que estoy abusando con los finales abiertos, si bien son mis preferidos, trataré de que la próxima historia tenga una conclusión más contundente. El libro electrónico todavía lo estoy preparando, sí, ya sé que estoy tardando demasiado, pero el resultado final todavía no me conforme y me estoy tomando mi tiempo para que quede como debería ser. Supongo que antes de fin de año habrá novedades al respecto.
      Abrazos.

      Eliminar
  13. excelente historia mauro, por favor podrias enviame historias al correo, (cloza784@gmail.com), que siempre quiero estar al tanto de las nuevas historias que subas, ya que me facinan tus historias y algunos dias me pierdo de las nuevas historias que subes
    gracias de antemano
    cristhian

    FELICITACIONES POR TAN EXCELENTES HISTORIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristhian, me alegro que te gusten mis historias. A las historias (salvo la que envié bajo modalidad de suscripción, llamada "Tres horas de terror") no las envío por email, por la sencilla razón de que prefiero que me visiten a esta página. Podés hacerte suscriptor siguiendo el enlace que está en la entrada principal, o arriba a la derecha (si usás la compu). Un abrazo, gracias por escribirme!

      Eliminar
    2. yo me referia a las historias antiguas, porque no puedo encontrar mAas que 10 o 11 historias en total y no se donde buscar, he intentado en los archivos de blog pero no puedo acceder a mas que 10 o 11 historias.


      gracias de antemano


      cristhian


      pdta: Eres un buen escritor

      Eliminar
  14. Al habla Eli:
    Hola, buenas... Por lo que veo, soy buena estudiante, me gusta sentarme en las primeras filas, vaya, vaya...
    Ha estado muy bien, supongo. En gran parte agradecida por no fijarme en ningún chico en particular. No soy enamoradiza, y, después de leer esto, es una verdadera suerte.
    Bien, hoy sí que tengo que hacer deberes importantes y estudiar e intentar adelantarlos. Si eso completo el comentario el fin de semana.
    De un 10, se lleva un 8 alto. No, más, un 9 como una catedral. Sí, pues eso....
    Terminando uno de mis escasísimos mensajes cortos....
    Saludos;
    humanos, zombies, extraterrestre, extra-zombies, zomberrestres, a todo el Universo.
    ¡Deseadme suerte con las materias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al habla Mauro:
      No sé si es una suerte que no seas enamoradiza. Bueno, por empezar deberíamos definir la palabra, yo creo que si "enamoradiza" significa que te quedas prendada de la primer persona que se te cruza en la calle, pues bien, sí, es una suerte no ser así, porque no tiene sentido y además te puede deparar muchos sufrimientos innecesarios. En cambio, si "enamoradiza" significa estar abierta al amor, ver qué es lo que pasa y no encerrarte en una armadura que repele los sentimientos... en ese caso, no creo que sea una suerte. No sé si se entiende la cosa. Bueno, de todas maneras, es sólo mi opinión, ¿y quién soy yo para intentar dar consejos?
      Suerte con las materias, aunque sé que no la necesitarás.
      Abrazos!

      Eliminar
    2. Al habla Eli:
      Agradezco de todo corazón esa fe en mis estudios. Bien, es verdad que la palabra enamoradiza lleva a confusión porque trata un poco los dos sentidos.
      Vale, no soy enamoradiza en el primer sentido.
      En el segundo, pues todavía no lo sé, tengo 14 años y no preocupo demasiado por eso. Aún así, mi ideal de felicidad es un poco extraño y no estoy muy segura respecto a lo del amor, porque a veces da la impresión de que está un poquito sobrevalorado. Si miro el futuro, al contraario que a muchas amigas y compañeras, no me veo casada ni con hijos, ni me apetece ni creo que lo "necesite". Hay gente que me llama rara, otros me llaman amargada, yo lo denomino ser práctica. Bueno, también supongo que es cosa de la edad.
      ------Eso sí, quedáis todos como testigos de que voy a conseguir ir a Rusia,a Egipto, a Canadá, a Australia y a Irlanda (mínimo y sin incluír la Polinesia) antes que cualquier otra cosa en mi vida. Que me parta un rayo si no. He dicho.

      Ok, sigo estudiando para mañana. Reservaré letras para el próximo relato.
      SOS

      Saludos,
      Elisa

      Eliminar
    3. Manda fotos de tus viajes por el mundo cuando las tengas, Eli! Si te lo propones lo haces (suena a libro de autoayuda, pero es totalmente cierto).

      Eliminar
    4. Al habla Eli:
      Sí, autoayuda... Suficiente ya, ehhhhhhhh...
      En realidad lo que hago es buscar imágenes de Internet de los sitio a los que quiero ir, las cosas que quiero tener...Ponerlas en una carpeta en el ordenador y cada vez que no me apetece mucho currar las veo y pienso: "algún día yo saldré en esas fotos" y ya tengo energía para hacer unos cuantos deberes más.
      Eso son técnicas de calidad referente a materia de autoayuda.
      Yo ya he dicho que aparte de escritora, tiro bastante por la psicología, ¿no?Sí, creo que sí, de todas maneras aún no lo he decidido. Depende de como vaya mi motivación...
      Saludos,
      Elisa

      Eliminar
  15. Ahora si sacaste tu lado romanticón!
    Yo siempre fui la gordita de mi clase, hasta ahora lo soy , joder! Espero no llegar a pesar tanto.
    Y dónde está el felices por siempre?? ok ... eso es muy trillado. Supongo que en algún momento salieron del bar y se enfrentaron a ese "hombre"... siempre dejándonos todo a la imaginación caray!
    En fin ... buen relato, me gustó que sacaras el lado enamoradizo de ti! Saludos pandosos para ti!! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que cuando la escribí estaba un poco romántico. Es más: al principio mi idea era que el protagonista, después de salvar a la chica, la abandonara y no volviera a verla, dando a entender que los hombres somos asquerosamente superficiales y sólo miramos el aspecto exterior. Pero finalmente mi lado sensible y humanamente superior triunfó, y tenemos el final que tenemos, que creo que quedó mucho mejor. Abrazos!

      Eliminar
  16. Hola Mauro, un favor: en espera de un nuevo relato me gusta pasar el tiempo leyendo los anteriores y existeuno k nomas no pude encontrar y marca que está disponible en la fanpage la cual no pude eencontrar. Aún está disponible? Saludos desde Mazatlán Sinaloa

    Osiel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El link es:
      https://www.facebook.com/666CuentosdeTerror
      La historia a la que te refieres fue publicada el año pasado, por lo que tendrás que bajar hasta encontrarla. Abrazos!!

      Eliminar
  17. Buenas. Genial historia Mauro, con un final feliz e inesperado, al menos para mi. Aunque no entiendo como es que el hombre con sombrero ya no los molestó, ¿o es qué acaso sólo esperaba para llevarse a ambos?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo supongo que estaba esperando el momento adecuado, o simplemente les concedió una última oportunidad o deseo (algo así como cuando dejan fumar un cigarrillo al condenado a muerte). Abrazos, Gillian!

      Eliminar
  18. que lindo volver a leerte... para que te des una idea no te leo desde "un largo viaje a la oscuridad" pero como extrañaba estas historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eeeh no Hernán, qué mal! No podés estar tanto tiempo sin leer estos cuentos jaja. Bueno, abrazos y bienvenido otra vez!!

      Eliminar
  19. Hola Mauro,

    Me gustó (pero como no soy del tipo romántica) no tanto como el cuento "El Perro del Infierno". Es gracioso, porque he estado escribiendo novelas románticas desde ya casi un año. También ya he escrito algunos cuentos de terror, pero bueno, no vine a hacerme promoción, sino dar mi opinión. Sentí un poco débil la parte en la que se menciona al hombre que acecha a Pamela, también la descripción en la que ella comienza a cambiar, creo que podría impactar más.
    Saludos, y espero los nuevos cuentos que estoy segura seguirán mejorando. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay problema si te haces promoción, para eso estamos! Y es común eso de que un escritor no es romántico y escribe novelas románticas, u otros que escriben sobre magia y fantasía y sólo creen en cosas terrenales y comprobables, así que no vas tan a contramano!! Un abrazo...

      Eliminar
  20. SOS UN GENIO MAURO! ME ENCANTAN TODAS TUS HISTORIAS!! SALUDOS :*

    ResponderEliminar
  21. Hola Mauro, espero estes bien... Pero x favooooor publica mas relatos, m tienes castigada, ya m los leí casi todos hace varias semanas a excepción d alguno q otro q ps no se xq, pero anda, no seas malito no tngas el blog y a tus seguidores en el olvido... :* Saludos

    ResponderEliminar
  22. Excelente,romance y terror,estuvo genial, aun que como siempre uno se queda preguntandose : que pasara?...buenisimo!!

    ResponderEliminar

Más Cuentos de Terror:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...